5 nov. 2018

... se hace palpable la emoción y la entrega de los ejecutantes, se hace inesperado lo que pueda venir a continuación y es que, para ellos mismos, no todo es técnica y desborde, también existen los detalles, lo perpetuo.



  • Genre(s):
  • Math Rock | Jazz
  • Release Date:
  • 1 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • Tera Melos, Chon
  • Links:
El math rock es un género que desde su nacimiento se ha visto relegado, en términos de popularidad. A principios de siglo viviría su época dorada, donde los saldrían los discos que lo definirían como estilo musical dentro del vasto mundo del rock, pero desde aquellos años fue un tipo de música muy específico para cierto sector consumidor. A pesar de lo orgánico y refrescante que era en la escena, el público en general no lograba entender aquellas propuestas, quizá sea por lo poco ortodoxo de sus recursos rítmicos, siendo estos la base fundamental de las sonoridades populares, sobre todo en Latinoamérica. Lo más interesante del asunto es que la mayoría de personas que apoyaron este movimiento eran aquellos jóvenes alejados de los círculos de fanáticos del rock o el metal, y esto se evidencia a día de hoy con la influencia que ha tenido dentro de agrupaciones como Foals o Battles. La nueva década no le sentó demasiado bien a este subgénero, puesto que la mayoría de sus grandes exponentes dejaron de hacer música o llevan mucho tiempo sin manifestarse, pero aún existen atrevidos que se atreven a trabajar en él e incluso tratan de darle nuevas formas.

Una de esas agrupaciones es sin duda Monobody que en 2015 sorprendía al mundo con su música vivaz y atractiva, por su uso de las métricas musicales en conjunción con fuentes derivadas del jazz fusión o del post rock, pero tenían un condimento especial y ese era el dinamismo, la intensidad con la que ejecutaban sus piezas y también las distintas capas que ofrecían cada una de ellas. El debut fue un punto de partida y muchos esperábamos urgentemente un nuevo álbum, para ver si todo lo que habían conseguido se quedaba simplemente en una anécdota o podíamos estar ante una banda imponente dentro de su nicho.


Raytracing lo concibo como un disco bastante particular dentro del catálogo de la banda hasta el momento, esto es debido al tratamiento mucho menos radiante que presenta la banda, pero esto les otorgo un halo de madurez mucho más interesante, esto se plasma de forma eficiente en esos pequeños usos de la distorsión e incluso del noise en canciones como "Ilha verde", donde también las líneas de bajo determinan el nivel de vehemencia que quieren imprimirle a la pieza. Este tema marca una característica primordial de la obra, esta es la plena separación de los arreglos electrónicos con los orgánicos. El elemento transgresor y diferencial de este conjunto siempre ha sido el uso de los teclados y demás instrumentación que alimenta de influencias lo que producen las herramientas características del rock. El piano es el encargado de dirigir la orquestación, llevando la voz de mando, como lo hace en la canción homónima, mostrándose de forma evidente en ese swing intermedio y terminando en ese teclado synth ochentoso, muy disfrutable y que le otorga mucha más variedad a lo expuesto.

"Echophrasia" es una obra que contiene tantas capas que es difícil describir cada una de ellas. Es un cumulo de emociones disimiles y plenamente identificables, la melancolía, la inocencia, lo etéreo, lo fugaz, la belleza, todo hace parte de un engranaje perfectamente construido, alimentado por mentes que no tienen cadenas, las cuales nos invita a soñar y ser partícipes de mundos acogedores y lucidos, pero también de universos aurales e incluso psicodélicos, en los cuales las viñetas de lo mundano desaparecen.

En el final de este camino, todo es épico, sonoro, gigante, los crescendos mantienen el brío, se hace palpable la emoción y la entrega de los ejecutantes, se hace inesperado lo que pueda venir a continuación y es que, para ellos mismos, no todo es técnica y desborde, también existen los detalles, lo perpetuo, y de esa forma se despiden de nosotros.

Dentro del panorama del progresivo, del post-rock, del math rock e incluso del jazz fusión, no me he topado con una banda que trabaje de forma tan pura, divertida, amena y eficiente como lo hace Monobody. Son de esas joyas perdidas dentro de la avalancha de música que tenemos en la actualidad, pero siempre es un placer recomendar y rescatar el trabajo de artistas que, como ellos alguna vez mencionaron, sienten la pasión, la libertad y la capacidad de darle un nuevo rumbo a la música que aman.

9 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba