5 oct. 2018

Esta vez tenemos un disco con una rítmica fluida que se apega se en demasía a la clásica mezcla de riffs pegajosos y transiciones enérgicas.



  • Genre(s):
  • Rock
  • Release Date:
  • 31 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • 1000mods, Greenleaf, Kadavar
  • Links:
En nuestro afán de seguir buscando y descubriendo nuevos trabajos, encontramos proyectos musicales que no llegaron a tener una cierta repercusión mediática por indistintos motivos. Aunque esto último no deja de ser algo muy secundario, lo que en realidad importa son las características positivas en cierto álbum que muestre un buen nivel para su disfrute y por ende que despierte el interés y asombro del público a quien va dirigido. Respecto a este tipo de situación aparece The Vintage Caravan una agrupación que radica en Islandia y con menos de un quinteto de discos ha demostrado gran calidad para crear un rock vanguardista que les ha abierto la posibilidad de formar parte de Nuclear Blast Records.

The Vintage Caravan exhibió su mejor faceta en su disco anterior al de este año (Arrival), sin embargo, la banda intenta cambiar su aura al alegarse de ese estilo muy apegado a lo lúgubre y grisáceo donde los gritos y los rasgueos de cuerda gruesa representan los mejores momentos llenos de adrenalina en la manufactura de sus temas, dejando a un lado la escuela que ha sembrado a lo largo del mundo Kadavar, inclusive la imagen de los islandeses parecía una pequeña copia moderna de los germanos. Para ser justos durante esta nueva presentación estos músicos traen aires frescos en todos los ámbitos. Comenzando con el sonido, el cual hablando a grades rasgo tiene rítmicas con vibras más alegres que poseen una mejor química con el hard rock, inclusive cortes como “Reset” tienen cierta naturaleza similar a las obras de Graveyard donde busca un ruido más convencional en algunos aspectos, pero sin dejar a un lado esa conjugación de notas viscosas y estribillos fácil de memorizar.

Esta vez tenemos un disco con una rítmica fluida que se apega se en demasía a la clásica mezcla de riffs pegajosos y transiciones enérgicas, además de desarrollar distintos ajustes prominentes de las cuerdas gruesas del bajo acompañado de una voz cálida y grave que no teme en gritar, donde los ambientes frenéticos y despavoridos se disuelven por medio de una soberbia ejecución de rock moderno y diverso.


Gateways se llega a dividir en diez canciones que muestran gran variedad de tonos. Si algo caracterizaba a la banda era ese matiz añejado del siglo pasado y de forma repentina es sustituido por un modo más multifacético. La banda deja de ser antipática al evitar el uso excesivo de los coros y se esmera en decorar su melodía con el fin de volverla más estética. Estas intenciones se hacen notorias desde los primeros temas introductorios que traen un poderío rítmico en la guitarra que brilla por un distintivo aire heavy. Canciones en las que esa estructura donde el riff principal predomina todo el tiempo se omite y da paso a un juego de tonalidades e interacciones entre los tres instrumentos, da paso a juego principal de notas que se hacen presentes por distintos segmentos y se combinan con otros acordes, por ende esta diversificación de secciones se trastorna más interesantes. Ya en el cuarto tema titulado “On The Run” nos encontramos con un primer cambio de matiz en que la melodía se transforma en una expresión más acoplada al hard rock al tener un rasgueo de acordes constante en la parte de las cuerdas además de mostrar una mejor interacción por parte del vocalista al intentar cantar de forma más armoniosa. Con esa misma naturaleza nos encontraremos otras cuatro canciones en donde sobresale “Reset”, la cual fue uno de los temas promocionales del disco en poseer hasta su propio videoclip, tipo de multimedia que la banda recurrió muy pocas veces en el pasado. Dentro del trabajo disfrutamos un corte totalmente distinto de los demás, “Nebula” con un intro espaciado por medio de sonidos serenos y distorsionados que dan paso a un ciclón de ecos tipo stoner que eliminan ese pequeño oasis de paz. Para terminar, las últimas dos canciones se nos exhibe un ambiente más retro, incluso nos llegan a recordar parte de su trabajo pasado, aunque la manufactura de los temas presenta mayor calidad en la producción y mezcla de la música, esto hace que los temas se escuchen flamantes, un acierto si la intención es un cambio en de imagen sin dejar de utilizar las tradicionales formulas del rock.

Sin duda, esta nueva faceta del conjunto ha aprobado la prueba de superar el disco anterior. Es probable que Gateways no sea tan aclamada como sus los lanzamientos más innovadores de The Vintage Caravan. Los días de sus primeros trabajos y Arrival se han ido, a pesar de tener un sonido distintivo actualmente, el trío muestra mucho interés en cambiar de faceta continuamente, ofreciendo algo diferente cada vez, ya sea dentro de la esfera de su estética y/o composición. No obstante, y para nuestra fortuna, The Vintage Caravan sigue sonando entretenido. Este nuevo trabajo no decepcionará a los fans del grupo, así como a todos los devotos seguidores del rock en general.

7.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba