18 oct. 2018

Este último lanzamiento es un álbum sólido con amplio repertorio de tonalidades donde el balance de canticos pasivos se compensa con un buen ritmo musical.



  • Genre(s):
  • Stoner Rock | Doom Metal
  • Release Date:
  • 7 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • 1000mods, Naxatras, Wo Fat
  • Links:
Stoned Jesus es de esas bandas tocadas por una varita mágica desde el momento que acertaron con su mejor disco hasta el momento que porta el nombre de Seven Thunders Roar, desde esa serie de composiciones dieron paso a una etapa que los transformó en un pilar importante en su escena. En particular han mostrado un buen talento capaz de crear canciones memorables dentro del mundo del stoner, al decir esto y concentrar el peso en sus más recientes trabajos, no despreciamos el valor de su discografía. Su debut de 2012 (First Communion) tiene hoy un valor impórtate en su irreverente estilo de hacer música, lo cual no es poco. Como tal se les exige y espera de ellos una obra que los consagre.

Sin embargo, después de más de un mes de su último lanzamiento con el título de Pilgrims, los ucranianos han presenciado un cisma entre las filas de sus seguidores, ya que los cambios radicales siempre llevan consigo grandes sorpresas. Esta nueva entrega muestra una grata innovación en su parte armónica, con un significativo e importante cambio de rumbo, intercambiando el rol de los arquetipos que ejecutan en sus composiciones, ahora siendo el stoner el subgénero de apoyo al dar brillo e inyectar adrenalina al show, en donde las nuevas ideas del señor Igor (guitarra y vocales) fluyen con gran sinfonía dejando entre ver el gran progreso en el dominio de su técnica. Tal como era de esperar, es imposible decepcionarse con una fábrica de música como la suya, repleta de quintas, punteos y arpegios que rezuman un puro, rechoncho, flemoso y distorsionado doom metal. Asimismo, su par de compañeros muestran gran fortaleza en sus intervenciones con sus respectivos instrumentos, pisando el acelerador o poniendo el freno como lo desee su líder que marca el matiz con su canto que contiene otro tipo de destreza llena de texturas sosiegas. Esta nueva imagen llega de forma repentina, pero bien planificada por la agrupación, es una transformación estética y sonora que busca cambiar de aires al implementar nuevas características como el uso de grooves y pequeños elementos de noise rock. Incluso la banda misma ha dicho que el performance es una gran mezcla de influencias. Una de las grandes razones para buscar otro tipo de gama en las vocales para que encaje a la perfección en la melodía.


El espectáculo empieza por su estridente arranque llamado “Excited” ya sabes que tendrás que sumirte a sus monstruosos juegos de notas, bestiales riffs y una atmósfera cargante que se hará omnipresente en todo el disco. Básicamente esta es la pauta a seguir en el próximo tiempo. “Thessalia” trae esos aires muy característicos de Naxatras, la melodía es más oscura a tal grado que se pierde en un inmenso abismo por las pausas, los largos intervalos entre un rasgueo y otro además de unos gritos que parecen el último estruendo de un eco despavorido. La siguiente parte del álbum tampoco deja lugar a dudas que esta propuesta es un buen cambio, desde el lodo por el que conduce la propia “Distant Light”, hasta el final de “Feel”, dota de una musculatura abismal bajo un clímax muy Wo Fat, con algo de materia prima atmosférica similar. Todas esas ondas sonoras se fragmentan en mil partículas y se mueve a través de una cruzada por las estrellas de la galaxia que te llevará a años luz de distancia perdiéndote entre lóbregas melodías. La quinta pieza es el ejemplo perfecto que demuestra que estos músicos no son una banda más, “Hands Resist Him” es un corte arrasador con la factura de cualquier glorificado del género, en unos cuantos minutos pinta desolados paisajes llegados del más allá, un planeta desterrado por descubrir. “Water Me” se describe como una inmensa humareda que te ciega bajo la penumbra asfixiante de sus monolíticos riffs, muchos incluso pueden creer que pequen de valientes al emplear de forma uniforme muchos arreglos en la guitarra, en lo personal, les diría que prueben con “Apathy”, las habilidades de estos músicos chocan contra su potencia, resultando una mezcla magnífica llena de grooves bien combinados con unos machacones estruendos en los tambores, incluso el tema es precisamente uno de los cortes más largos del disco dónde el power trío plasma su mejor cara, evitando la pérdida de originalidad.

En términos generales, el disco es el primero en su especie dentro de la trayectoria del conjunto y aun así llega a presentar gran madurez en su producción, todo se va amontonando entre masas instrumentales de lo más fangosas hasta su éxtasis definitivo que van dejando los continuos ecos de guitarra liderando gran parte de la armonía. Pilgrims es un álbum sólido con amplio repertorio de tonalidades donde el balance de canticos pasivos se compensa con un buen ritmo musical. Todas estas características son completamente distintas a lo que han presentado en el pasado.

Este último lanzamiento del trío de Ucrania es un proverbio musical para aquellos públicos umbrosos, aquellos que aman el sonido pesado. Otra manifestación de cambio más para este año, donde un grupo característico intenta aventurarse a otros terrenos que en el pasado solo había bordeado. Todo es cuestión de gustos y perspectivas.

8 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba