15 oct. 2018

"Exhiben un nivel de producción en bruto, pesado, abrasivo, con un constante bombardeo de cambios de tempo que te mantienen alerta evitando que los riffs caigan en algo monótono".



  • Genre(s):
  • Brutal Technical Death Metal
  • Release Date:
  • 26 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Spawn of Possession, Wormed,
    Cryptopsy, Gorguts, Severed Savior
  • Links:
Cuando hablamos de Serocs, tenemos que mencionar obligatoriamente a Antonio Freyre. Hace ya varios años desde que se lanzó el álbum completo Oneirology con algo de apoyo internacional, Freyre tenía algo en mente: ser una de las bandas de brutal death metal técnico de élite del momento, desde ese entonces ha sido capaz de mostrarnos su capacidad para sostenerse en futuras entregas manteniendo toda esa energía sin darse por vencido.

En sus inicios, esta banda parecía tener un poco de problemas para determinar si podía elegir entre uno de los dos estilos diferentes que los representa. Antes, en lugar de unir los estilos, había un tema coherente dentro de sus álbumes para poder favorecer un estilo sobre otro, pero la mayoría eran pistas técnicas exageradas o partes cargadas de brutalidad que se exhiben en otros lugares, que les dejaba sin un toque distintivo. Con esto no quiero decir que no eran buenos, pero me dejaban un poco incrédula a sabiendas de que ahí había potencial, es así que desde que conozco a esta banda, es fácil hacer una referencia a Cryptopsy como una de sus principales influencias. En cada uno de los lanzamientos, Serocs ha superado mis expectativas, la banda aceleró para no pasar desapercibida ¡y vaya que no lo hizo! Este nuevo álbum del que les voy a hablar exploto las ventanas de mi casa.

Actualmente Serocs nos presenta a un nuevo bebé monstruo, compuesto con nuevos integrantes internacionales como se ha manejado a través de un largo camino. Estos son Laurent Bellemare (voz), Antonio Freyre (guitarra), Phil Tougas (guitarra), Antoine Daigneault (bajo, baglama, guitarra acústica y sintetizadores) y Kevin Paradis (en la batería), es así como se da forma a una alianza brutal entre México, Canadá y Francia. ¿Qué más se puede esperar cuando estos integrantes son también miembros de First Fragment, Chthe’ilist, Funebrarum, Benighted y Sutrah? ¡Bien! The Phobos / Deimos Suite, es el nuevo álbum que nos presentan golpeándonos de una manera inesperada a sus predecesores, un álbum con mucho carácter y mayor disposición en el rango insano del brutal/technical death metal, con un sonido fluido que hace que las pistas sean difíciles de distinguir pero lo suficientemente bien definido y enérgico, para encajar y hacer que todos los instrumentos destaquen de manera única.


La composición musical es complicada, es imposible de digerir en un instante, desde que inicia "Being" sabes que el álbum está cargado de energía con cambios de tempo abruptos, toda esa áspera y excelente mezcla hace que la guitarra suene bastante feroz. Mi gran problema con las guitarras es que aunque se ejecutan con precisión, hay una tendencia a realizar ciclos continuos de riffs más rápido de lo que realmente puedas comprender y de lo que está sucediendo, pero aceptémoslo; ese es uno de los sellos personales de Serocs.

Las voces por supuesto se mantienen en vanguardia en las siguientes canciones. "Thanatopobia" muestra que no puedes evitar pasar mucho tiempo concentrándote en la impresionante sección de ritmos: las líneas de bajo son increíblemente potentes y cambian constantemente, mientras que la batería se atasca a un ritmo acelerado en los contrabajos y un tecnicismo extremo en su trabajo manual, también tiene esa sección de riffs como pellizcos y pausas que te vuelven loco y recargan de energía cada vez que regresan con toda esa demencia endemoniada, como arreglo final nos presentan unas guitarras acústicas que regresan todo a la normalidad dando un balance único a la pista.

Si no estás concentrado en discernir la composición en cada pista, es difícil incluso diferenciar entre una y otra, ya que exhiben un nivel de producción en bruto, pesado, abrasivo, con un constante bombardeo de cambios de tempo que te mantienen alerta evitando que los riffs caigan en algo monótono y duradero. ¿Escuchaste ese cambio en esa sección? ¡No lo sé, porque ya cambió y se transformó en un nuevo riff desde antes de que pudiera identificar por completo lo que realmente paso!... a esto me refiero.

Sin duda alguna, muchos que hayan escuchado antes a Serocs, sabemos que no es una novedad relacionar a Cryptopsy o Spawn of Possession como referencias e influencias de paso obligatorias (por cierto otras de mis bandas favoritas de la rama) así es como en "Oneirology" y "Revenants" pueden dar una muestra de este tecnicismo bruto endemoniado como bien lo hacían en décadas pasadas. Hasta este punto todo mantenía una línea de locura de demonios que poseían a cada integrante de la banda y para calmar un poco las aguas continúan con "Lethe", con una serie de arreglos acústicos y sintetizadores con coros siniestros y misteriosos, como si estos chicos tratasen de darse un descanso.


Por si no fuera suficiente el furioso inicio de "SCP-106" llega para explotar tus oídos, recupera toda esa fuerza que se venía manejando, así es como Freyre evita los movimientos típicos del género casi en su totalidad, y rara vez toma solos; no hay riffs de tapping ridículos, ni arpegios barridos, nada de esa mierda tiene lugar. El sonido en "Nonbeing" es pesado en guitarras desde su introducción, lo cual es grandioso pero viene a expensas de los otros instrumentos, al poco rato se recupera pues todos obtienen un reconocimiento y protagonismo por igual. Para cerrar con broche de oro "Deimos" es más melódica desde su inicio, sin dejar de lado esa tremenda brutalidad en la voz que constantemente ataca para ser escuchada; también me encantó el arreglo de baglama y acústicas en una pequeña pausa de ritmos en esta pista que es la más larga del álbum. A lo largo de su duración, los tiempos cambian y caminan destellantes para no ser una estructura musical mortal y aun siendo un trabajo duro con efectos positivos, esta última pista es más bien como un mismísimo personaje sonoro.

Desde que ves el arte del álbum realizado por Nicola Samorì, te advierte con mucha clase la representación de nuestro propio infierno con la cara fundida... después de recibir toda esta demostración aventurera de mutilación de cuerdas a velocidad y composiciones técnicas brutales extraordinarias de todos los elementos aquí expuestos. Gran parte del mérito es justo eso, la capacidad de conservar el efecto sorpresa de la rítmica trepidante, es sumamente difícil encontrar un lanzamiento que mantenga esta línea y al final sea de lo más entretenido que vas a escuchar, es la joya en la corona que le corresponde a Serocs, el aporte que hacen para el 2018 y años por venir. En fin, este colectivo internacional hecho banda ha logrado ese punto de distinción y paso obligado dentro del género.

9.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba