19 oct. 2018

"As The Kingdom Drowns es la continuidad al linaje consolidado 10 años atrás y el patrimonio que iniciaron en 2012 para las nuevas generaciones".



  • Genre(s):
  • Technical Death Metal
  • Release Date:
  • 9 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • Exterminatus, Gorod
  • Links:
He visto opiniones de gente hecha a la idea de que en el 2018 ya quedó todo dicho en el technical death metal (prometo ya pronto cansarme de escribir esa palabra), con comentarios de que no habrá más sorpresas, si tú eres de esas personas entonces vergüenza, detén tus malditos caballos que todavía falta noviembre con el nuevo álbum de Psycroptic, junto a otros de los que ya iremos hablando a su tiempo. A diciembre lo mencionamos en la siguiente.

Psycroptic tiene ya bastantes años de artesano en el oficio, mientras el resto de fanáticos ha decidido voltear la mirada al carácter más admirado de este género, ellos han persistido aislados, literalmente allá en su tierra natal y artísticamente dedicados a las ideas que son de ellos, un nicho dentro del death técnico que conforme el tiempo pasa más les pertenece y más distancia gana sobre lo que aparentemente el resto del mundo quiere que se produzca en la respectiva vena, lo cual en un sentido es genial porque hoy les da libertad de ser los amos y señores de nadar su propia corriente en el rio, y vamos, con prácticamente dos décadas dedicados a mantener la vara recta y ser constantes en sus lanzamientos, no es que no lo tengan merecido.

As The Kingdom Drowns es el séptimo álbum en una lista que incluye a pesos pesados, de los cuales los dos lanzados esta década replantearon la importancia de que esta banda continúe sacando materiales, ¿qué nos pueden ofertar en este que realmente sorprenda? Bueno, quizá te sorprenda leer que les queda una que otra cosa en su repertorio que varias bandas les pueden aprender (y no hablo de un sonido que se puedan copiar), esa es la declaración que pronuncian los 9 temas de este disco, la que su estatus de veteranos les permite llevar a cabo.


En estándares actuales su música podría no ser la primera opción de muchos, y eso está bien, aunque el death metal técnico no se traduce únicamente en carros deportivos y velocidades de película; en naves espaciales y planetas sin oxígeno, para tal aseveración estos... tasma-nienses? ...ejem, para tal aseveración estos TASMANIACOS son uno de los mejores ejemplos que te puedes encontrar. Llevan tanto metidos en este rollo que pertenecen a la época en qué el subgénero se difinió a lo que hoy conocemos, se entendía de otro modo en sus dinámicas y la forma en que interactuaba con el oyente era simplemente otra, pero dejemos eso de lado que ellos han pagado los derechos de seguir sonando vigentes. Lo pondré sencillo, As The Kingdom Drowns es el claro recordatorio de que Psycroptic es de las pocas bandas con dirección lineal donde las guitarras inmortalizan riffs que no son exageradamente complejos y en cambio son exageradamente entretenidos de escuchar; donde el ritmo no es dependiente del blast-beat para marcar suspensos y frenesí; el bajo no debe ser tocado por un virtuoso para imponer su presencia en la mezcla/instrumentación y el vocalista no tiene que fusionarse con un demonio para hacerse temer, aun así rebasan los límites de exigencia normal para quedar encima de lo que se entiende por un death metal común y producirlo al nivel en que todavía corre sangre caliente en las venas y no aceite de motor.


Continúan compitiendo con el espejo, hay que decirlo, no hay otra que en el 2018 y años recientes les esté haciendo sombra, aunque razones parecidas son el porqué de que cayera enamorado del álbum que sacó Exterminatus en septiembre, así que ya veremos. En fin, en su discografía existe una congruencia en la que percibes cronológicamente cual estuvo antes y después, este álbum no es la excepción. De The Inherited Repression (2012) al Psycroptic (2015) renovaron su modelo, sin gran diferencia en el cascarón excepto en la producción que dejaba atrás los 2000 y ya los incluía al carácter estético de esta década, el Psycroptic incorporó la progresión a su estructura y en menor medida el thrash, un éxito rotundo de crítica y aceptación, ahora ATKD los enfila nuevamente en ese lugar de carácter especial, es fácil darte cuenta que en comparación, aquél trabajo engrosaba tu atención con apoyo de las estructuras progresivas y en cambio lo próximo a salir es un carnaval de lo que mejor saben hacer, tendrán sus diferencias y las vas a reconocer, pero, importante es resaltar que no se siente que algo esté haciendo falta o se haya perdido, hay espacio con todo lo que te gusta de sus temas. Psycroptic es un capitulo en su carrera donde se dieron el permiso de ver cómo les iba, mientras que As The Kingdom Drowns es la continuidad al linaje consolidado 10 años atrás y el patrimonio que iniciaron en 2012 para las nuevas generaciones.

La canción homónima y “Upon These Stones” son las del sentido fuerte de progresión, una acomodada a la mitad del tracklist con la intención de que tengas un respiro, apenas porque no disminuye gran cosa y ya te embiste, la otra con arreglos acústicos para que no extrañes. Pero básicamente, con subidas y bajadas te mantienen sometido con el agua al cuello, desde el segundo uno de “We Were the Keepers” hasta que “You Belong Here, Below” baja el telón hay una pila imparable de ritmos intensos, bueno no, te estoy mintiendo, hay 4 segundos de silencio al final. Las guitarras tienen el “tic” de una escala melódica que se repite y es la que le da una identidad redonda a este disco, en la canción cuatro ya la estás esperando para jugar con tus dedos. Y por supuesto, la maestría artesanal de los tasmaniacos, con el cuidado de que las ideas se aprecien correctamente; atascadas, intercaladas, jamás encimadas. ¿Producción? Hay una rayita más de definición. ¿Propuesta? No hay qué deban proponer, ya lo hicieron en el 2015 e intentar algo diferente sería faltarle a lo que son, deja que otras bandas se encarguen de innovar, ellos están dándole profundidad al zanjón donde están parados, un pisotón a la vez. Queda esperar a ver hasta dónde llegarán.

Solo mira el gigantesco personaje de la portada, el título de “Mientras el reino se ahoga” y dime que no es un statement dedicado al género que ayudaron a cimentar, ok ok, tal vez no lo sea. Lo que sí, es honesto y por ende fiel a sus orígenes, aquí se les ve lo dispuestos que están a seguir exprimiéndose la cabeza con composiciones creativas que replican la calidad de su estampa y te obligan a renovar tu contrato con ellos.

9 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba