20 oct. 2018

"Se va encausando en un melodrama excepcional que alterna un cúmulo de rítmicas diversas que pasan del estruendo a la calma, y que hacen de tu experiencia algo único"



  • Genre(s):
  • Post-Black Metal
  • Release Date:
  • 25 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Vorágine, Numenorean, Falaise, Sorrow Plagues
  • Links:
Desde una pequeña trinchera ubicada en algún rincón de Santiago de Chile, el proyecto solista de Gabriel Hugo, llamado Lascar, ha estado haciendo lo propio desde hacer un par de años para aportar su granito de arena a un género que en latinoamérica sigue sin tener auge. Su álbum de 2016 titulado Abscence, que lo puso en el mapa de manera más loable, lo posicionó como una de las mejores propuestas en vía de desarrollo dentro del post-black metal latino, y hoy por hoy, junto a bandas como los mexicanos de Kill Yourself in Others o los colombianos de Vorágine, se está ocupando en moldear y sentar las bases que seguramente en un futuro impulsarán a un sinfín de proyectos latinos a animarse para entrar de lleno a un género prácticamente virgen en nuestro territorio.

Después del gran avance que para Lascar representó el lanzamiento de Saudade (2017), donde se notó una gran madurez musical y la mejoría de la producción de su trabajo, justo antes de finalizar el año en curso volvemos a sentarnos en la mesa para hablar de Wildlife, una nueva entrega que pone de relieve una experiencia distinta que se aparta de lo que se nos había ofrecido por parte del chileno hasta el día de hoy, pues el nuevo enfoque compositivo se avoca a un campo diverso de influencias que lo hace ser más evocativo gracias a la naturalidad de la instrumentación que en esta ocasión, como ya se veía venir tras el EP Cryptospores (2018), optó por dejar de lado totalmente el toque ambiental y atmosférico, para dar paso a un sonido envolvente compuesto de manera más orgánica.


Wildlife se aparta de los anteriores trabajos del proyecto en todo sentido, principalmente en la cuestión temática que hoy se enfrasca en aderezar la belleza de la naturaleza y el misticismo que la rodea, más que en exacerbar el tema de la condición humana. El contenido lírico es rico en poesía, y el sonido en que se apoya encaja a la perfección para transmitir las emociones que Gabriel buscó compartirnos a través de las seis canciones que componen el álbum. Cuando recién compartimos aquí en RTMB la noticia de la salida de esta nueva entrega, mi estimado amigo Alan, quizá sin saberlo en ese momento, dio a un punto clave cuando escribió que la nueva placa de Lascar presenta composiciones más lúcidas y evocadoras. La verdad no podría estar más de acuerdo, porque fue lo que más pude notar la primera vez que escuché el disco entero, ya que la limpieza y el dinamismo creativo resalta mucho.

Instrumentalmente, el material es una joya multifacética que me trae a la mente el mítico Funeral (2015) de Ghost Bath, por el dominio de la melodía que se va encausando en un melodrama excepcional que alterna un cúmulo de rítmicas diversas que pasan del estruendo a la calma, y que hacen de tu experiencia algo único. La explosión de sensaciones derivadas de las veloces notas que irradian una gran energía como las ejecutadas en "The Disdain" logran capturar tu atención por la profundidad que se permite saborear gracias al estilo de composición moderna que se asemeja más a los derivados actuales del black metal, que al sonido clásico del género, pudiera de hecho decir que el proceso creativo tuvo como resultado instrumentalmente hablando, un estilo muy asimilado al que Harakiri For The Sky plasmó en su aclamado Aokigahara (2014), con guitarras pesadas que no se enfrascan en un trémolo interminable, sino en una progresión constante de detalles en la que intervienen tanto power chords como punteos propios del post-rock, como los que se escuchan en "The Majestic Decay". Este último tema por cierto, junto a "Fatigue" son de los mejores ejemplos de la evolución compositiva de Lascar, principalmente por el inesperado jugueteo que a mitad del tema te saca una expresión de WTF cuando las guitarras empiezan a ejecutar un breve sonido de corte black'n roll que nadie se esperaría.

La mejoría en lo que refiere a la ejecución vocal es otro detalle que también llama la atención y que tiene que reconocerse. Anteriormente los trabajos del proyecto, a mi gusto, pecaban de una ejecución en la voz que no estaba tan cuidada como ahora; muchas veces sentí que los gritos se escuchaban ahogados y no lograban hacer justicia a la lírica por la falta de limpieza que los mantenía opacados. Ese problema se acabó en definitiva en este material al grado de que el sentimentalismo que irradia la garganta de Gabriel ahora sí se aprecia como debe de, en su estado más puro y sincero que logra estremecerte con unos agudos verdaderamente excepcionales.

Con esta nueva entrega, Lascar ha logrado dar un paso firme hacia un nivel profesional plausible y del que no hay vuelta atrás, ya nada tiene que envidiarle a las bandas europeas de la escena. Wildlife es un disco muy completo, electrizante y apabullante que muestra una relación romántica entre la naturaleza y la violencia que domina el espíritu humano al contemplarla en su actual decadencia.
8.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba