27 oct. 2018

"Desprende una sinceridad conmovedora que te hace sentirte conectado con cada nota y palabra ejecutada"



  • Genre(s):
  • Post-Black Metal | Ambient
  • Release Date:
  • 16 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • Avast, Fen, Archivist, Anomalie,
    Harakiri For The Sky, Ellende
  • Links:
Karg es uno de los proyectos más importantes que J.J tiene a la par de Harakiri For The Sky y Seagrave, y es a mi parecer, en donde mejor ha logrado exponer su talento como músico solista a lo largo de una larga década. El proyecto inicialmente se enfocaba en un sonido cercano al black metal tradicional, con algún toque atmosférico y moderno quizá, pero fiel a la esencia que en los años de sus primeros dos lanzamientos le parecía al austriaco el mejor canal para expresarse, sin embargo, a partir del lanzamiento de Apathi (2012) que vio la luz a la par del primer álbum de HFTS, fue muy notorio que las influencias del post-rock y demás estilos de corte ambiental comenzaron a invadir la esfera de creatividad y el concepto que hasta entonces no formaba parte del estilo de Karg, al grado de que en Malstrom (2014) se empezó a poner más atención a los pasajes instrumentales y oníricos característicos de dicho género, no de forma predominante pero sí notable, como también ocurrió con Weltenasche (2017), aunque sí hay que decir que aún se podía percibir una resistencia natural para mantener la raíz del sonido original.

Finalmente esa resistencia fue vencida, y con el nuevo lanzamiento titulado Dornenvögel, Karg nos regala hoy un sonido con una nueva identidad enfocada al cien por ciento en desarrollarse dentro de lo que hoy conocemos como post-black metal. Lleno de pasajes melódicos de ensueño, melancolía e histeria, el álbum desprende una sinceridad conmovedora que te hace sentirte conectado con cada nota ejecutada y con cada palabra expulsada a través de una voz rasposa que irradia una nostalgia inconmensurable.


Si hay algo digno de admirar de J.J., es el hecho de que a pesar de ser partícipe de los varios proyectos que mencioné, enfocados a un estilo con un origen en común (black metal), siempre ha sabido guardar la suficiente cautela para hacer de cada proyecto algo único. Dornenvögel no es la excepción aún y cuando es un trabajo que se dedica de lleno al mismo género que Harakiri For The Sky, y sería un error garrafal creer que puedes suplir a dicha banda con Karg o viceversa. Las diferencias estilísticas salen a flote de manera evidente empezando por los enfoques de la estructura compositiva que tienden a buscar fines distintos. En esta ocasión lo que el músico austriaco busca, es exaltar y mitificar la melancolía a través de pasajes que recurren a sonidos que invitan a la introspección, más hermosos y de ensueño que lo acostumbrado, además de que en esta ocasión la instrumentación opta por crear los mejores y más exquisitos pasajes con en el uso de un sonido acústico libre de distorsión, dignos de considerarse una joya dentro del post-rock, tomando inclusive elementos de corte folk que vuelven todo aún más interesante, como se puede notar en el bello intro de "Petrichor" y en la mayor parte de sus cortes intermedios.

La distorsión si bien gobierna la mayor parte del tiempo, se utiliza más como un apoyo rítmico que como un detalle que exacerba las emociones, y aunque claro que tiene sus buenos momentos, no es el elemento favorito de los reflectores en esta ocasión, salvo por el último tema titulado "Advent" en donde el apoyo de las cuerdas sucias sí ejerce un contrapeso notable en el estado anímico que se te busca generar la mayor parte del tiempo. También "La Tristesse Durera Tojours" y "L`apelle Du Vide hacen uso recurrente de la melodía de manera esquizofrenica y directa, fungiendo como una montaña rusa que te lleva de la calma de los bosques nevados a la rabia emanada de la condición humana. La totalidad de la instrumentación y la forma de ejecutarla me trae mucho a la memoria el estilo que manejó Ellende en su aclamado Todbringer (2016), principalmente por el brillo de las primeras cuerdas de la guitarra que le dan forma a una nostalgia sonora muy ambiental y que te logra remover las entrañas con el peculiar estilo europeo que se te permite saborear, aunque lo que hace Karg tiene un corte más melódico y álgido, que rabioso y veloz. Quizá por esa razón la participación de Lukas Gosch (Ellende) en el tema Petrichor fue uno de los mayores aciertos para el álbum como si se tratara de la cereza en el pastel. Aunque si nos vamos a referencias exactas, quizá el Mother Culture (2018) de Avast, es el mejor ejemplo que puede tomarse como analogía para darte una idea de qué es lo que puede esperarse de Dornenvögel en lo que se llega la fecha de lanzamiento.


A lo largo del álbum también sale a relucir el trabajo vocal de J.J. que se percibe lo suficientemente honesto como para conmoverte, el estilo de ejecución que utiliza es similar a lo que ha hecho en los últimos dos trabajos de Karg, dinámico cuando es necesario y sobretodo sentimental, y aunque no llega a ser cien por ciento rabioso como muchos se esperarían de un proyecto cuyo semblante sigue siendo el black metal, esa potencia no se encuentra totalmente oculta, porque se deja guardada para los momentos que lo requieren, como en varios de los pasajes de "Heimat Bist Du Tiefster Winter", especialmente durante los dos primeros minutos de reproducción, así como en el pasaje de conclusión de "F 19.5", en los que se raspa más la voz y se añade un nivel más agudo e intermedio para retrotraerte a las épocas en que para el austriaco era más recurrente usar este tipo de arreglos.

Dornenvögel se planta de cara a los últimos días del año como un acompañante digno del invierno que se avecina. La añoranza y aflicción que se desprende de su estilo, es capaz de inquietar a cualquier alma atormentada en búsqueda del alimento perfecto, y si lo que buscas en tus días oscuros es alguna clase de comprensión que vaya más allá de las palabras, ten por seguro que esta entrega es una de las más indicadas para tratarte con una dulce indulgencia.

8.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba