1 oct. 2018

Infestus no tendrá la singularidad o la inventiva de otros contemporáneos, pero tiene carácter, tripas, alma, algo que no muchos pueden presumir hoy en día



  • Genre(s):
  • Black Metal
  • Release Date:
  • 5 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Funeral Mist, Mgla
  • Links:
Algo que me resulta interesante del black metal son la gran cantidad de proyectos solistas que residen en el mismo. El público y la crítica decidió darles el nombre de one-man-projects o one-man-bands. Desde la consolidación y fundación de este subgénero se viene presentando este fenómeno, siendo poco considerado en otros ámbitos de música estridente. No existen estilos en la música extrema que contenga tantos adeptos a esta forma de hacer música, como el antes mencionado. Puede que esto tenga que ver con la razón intimista y catártica que contiene este tipo de metal, con esa característica incesante de llevar todo al límite, de manifestarse de forma certera ante la inconformidad emocional, social o cultural, o puede obedecer a que muchos de los fanáticos de esta música suelen ser personas introvertidas que prefieren permanecer ensimismados, fuera de los focos de atención del mundo moderno. Podemos seguir especulando al respecto, pero me resulta más interesante la coincidencia que he podido encontrar en la mayoría de exponentes que cumplen estas características.

Esta sincronía es la calidad y propuesta que generan en el subgénero. Podemos poner ejemplos que van desde Burzum, pasando por Thy Catafalque, Funeral Mist o Panopticon, todos ellos en algún punto han realizado obras que marcaron a una generación de fanáticos, y quizá Infestus no esté muy lejos de esas latitudes.Inicialmente presentado como un trío, Infestus era una vía de escape para Dagon, miembro y líder de Inquisition, pero desde E x | I s t, Andras tomó las riendas, dedicándose enteramente a consolidar su trabajo. Thrypsis, nombre que recibe la placa, es el tercer álbum que lanza de forma solitaria, y a su vez, el más ambicioso en la historia de la banda, arriesgándose a perder adeptos más tradicionalistas, en pro de una musicalidad mayor. Este músico no quiere pasar desapercibido para las personas más exigentes, en cada una sus notas, manifestadas a lo largo del material, pone su corazón y carisma.



El mecanismo que mejor sabe efectuar para transmitir toda esa maraña de emociones es la melodía. En ella construye distintos escenarios desde que arranca la primera canción, estos varían según la intención del autor, siendo la guitarra la clave para descifrar esos círculos espeluznantes o esos pequeños valles de calidez. Estos paisajes son dibujados con mucha dedicación, como aquel escultor que precisa el cincel sobre el mármol. Son viñetas que presentan panoramas atroces o lapidarios como en gran parte del tema "Thron aus Trümmern", donde exhibe intervalos progresivos ejecutados de forma magistral, donde los blats beats atacan sin cesar en los momentos más épicos y siniestros, acompañados por riffs simples, pero eficaces, que ayudan a construir esa espesa neblina funesta que la voz afirma con un performance formidable lleno de distintas clases de fraseos, parece casi recitar su dolor ante nosotros, referencia que se promulga mucho más en "Seed Of Agony", promulgando esa indignación y odio hacia lo puritano. Todo contiene el objetivo de mantener esa intensidad y perpetuidad sentimental que logra construir a través de los solos y los punteos de la guitarra, en conjunción con esas galopantes entradas rápidas de la base rítmica.

"Night" es una canción bastante peculiar, sirve como puente a la segunda parte del álbum, marcando quizá la pauta de que esta no será tan agresiva como esperamos, pero esto es desmentido con la joya de esta obra. "Pulse of Annihilation" refuta cualquier precepto que podamos tener con el material previo. Esta pieza es la más rica en recursos sonoros, pianos que sentencian el final de una barbarie, en la cual no hay honor, solo sufrimiento, dolor, acordes y arpegios sin distorsión que profundizan esa sensación de melancolía y un juego de voces entre el riff principal y una guitarra que se pone en un segundo plano dando sus aportes a ese vórtice de desdicha. Todo esto es acompañado por una estructura compositiva muy bien edificada. Siete minutos de desasosiego, incertidumbre y tormento. Todo tiene que terminar y "Separatist" lo hace, sin mucho brillo, dejándonos a la deriva, entre las cenizas de lo ocurrido.

Infestus no tendrá la singularidad o la inventiva de otros contemporáneos, pero tiene carácter, tripas, alma, algo que no muchos pueden presumir hoy en día. Su mayor merito está ahí, en las virtudes que usa para expresarse, a los lugares comunes que recurre, sin llegar a repetirlos, pero integrando nuevas formas de entender este aclamado y blasfemo género musical.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba