14 oct. 2018

"Gorod posee una virtud que pocas bandas pueden presumir... su renovación es sutil, ninguna de estas piezas suena igual a una anterior y se puede interpretar como un cierre de ciclo de la banda para mirar hacia otros horizontes, evolucionar su sonido".



  • Genre(s):
  • Progressive/Technical Death Metal
  • Release Date:
  • 19 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Inanimate Existence, Revocation,
    Necrophagist, First Fragment, The Faceless
  • Links:
Gorod, estandarte del género progressive technical death metal proveniente de Francia. Los lanzamientos del año en este rubro han sido variados y la mayoría de las veces sobresalientes, en mi perspectiva existen 2 vías a seguir, que son una constante con este tipo de bandas, por un lado reinventarse y seguir la corriente de la que por ejemplo Fallujah ha sido pionero; Rivers of Nihil e Irreversible Mechanism se presentaron este año con trabajos de 10 rotundo. La otra vía es la rectificación de tu propuesta y sonido, algunos con mejores resultados que otros, pero los más sobresalientes: Obscura, Æpoch e Inferi, por mencionar algunos de estos magistrales resultados. Con Æthra, Gorod encabeza la nomenclatura.

La carrera de Gorod podría dividirse en 2 etapas, la que esta antes y la que sigue después del EP Transcendence, el parteaguas que posee el himno por excelencia del género, a partir de aquí la forma de hacer música no fue la misma y eso queda completamente definido en su nueva producción.


Gorod posee una virtud que pocas bandas pueden presumir, su estilo en la composición es suprema a la de las demás, ya que las influencias jazzísticas y neoclásicas están presentes como en ninguna otra, además de la velocidad que por default abre punta. La melodía de está enfocada en ser intrincada entre compases largos que suelen ser difíciles de descifrar en pocas escuchas, la expresividad en los riffs que ofrecen por si solos parecen desarrollar un escenario y contar una historia por sí mismos.

“Wolfsmond” abre la puerta al trabajo, contundente cómo de costumbre, presenta riffs que navegan de arriba hacia abajo y con sutiles cambios entre transiciones, el trabajo vocal es perfecto, en ocasiones las voces no compaginan con todo el arreglo instrumental pero aquí Julien hace cátedra de su habilidad para manejar las sílabas a su antojo. “Bekhten” muestra el lado expresivo, la sutileza de sus habilidades en el primer riff, para inmediatamente después apelar a nuestros sentidos más primitivos y cambiar drásticamente el humor de la pieza, con detalles que en cada repetición allanan el terreno para el primer coro en voz épica. “Æthra” la pieza que da nombre al álbum baja la intensidad y ofrece una transición dónde las influencias de jazz se hacen presentes, el primer gran coro que se queda en la memoria está presente aquí, el solo rememora un poco de rock clásico.

“Sentry” y “Hina” son piezas en dualidades distintas, la primera violenta, oscura, intrincada y poco predecible, la segunda más expresiva y alegre, aquí presentan una línea con influencias de música clásica que no se detiene, también muestra evoluciones y modificaciones en los patrones rítmicos. “Moon” acelera y rememora al EP Kiss the Freak y esa experimentación thrash que tuvo la banda en ese momento, para después aterrizar con el riff más groove que el álbum posee. “Chandra” se presenta con ese lado prog que todos los fans de la banda adoramos, la batería posee una doctrina de coordinación y arreglos musicales que endulzan y satisfacen al oído, el feeling en el solo es magnífico y no tengo reparo en declararla mi favorita. “Light”, es eso, en esencia es la luz que muestra la salida de este excelente trabajo, se siente como la pieza final que en todo álbum debería sonar, a despedida; todos los elementos mostrados son explotados una vez más para ofrecer está retrospectiva de más de 40 minutos que siempre dejan con ganas de más.


Cómo de costumbre recomiendo la pieza física, el arte es sobresaliente, y dado que es un disco temático no puedo esperar a ver la historia que quieren contarnos estos viciosos de la teología y la historia. La grabación está a la altura, en este tipo de trabajos de no ser así seria una gala grave, por suerte no es el caso, todo está en perfecto volumen en el lugar correcto.

En general Æthra no supera a sus predecesores, los iguala, creo que para bandas de esta estirpe superarse disco a disco después de ese tipo de entregas es desafiante, sin embargo se percibe un trabajo igual de complejo al poseer una cuantiosa cantidad de coros y riffs pegadizos. Sobresaliente y digno de una calificación alta, su renovación es sutil, ninguna de estas piezas suena igual a una anterior y se puede interpretar como un cierre de ciclo de la banda para mirar hacia otros horizontes, evolucionar su sonido. La expectativa es alta. Gorod reafirma el ser una banda de enorme envergadura, músicos élite entregando música de élite, para escuchas exigentes.

9.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba