1 nov. 2018

"Conmovedor y electrizante, es la prueba perfecta de su resiliencia".



  • Genre(s):
  • Progressive Metalcore
  • Release Date:
  • 9 / Nov / 2018
  • For Fans Of:
  • Polaris, Northlane, Erra, Napoleón
  • Links:
Architects no necesita una presentación rebuscada, basta mencionar que se han convertido en una de las bandas honestas de mejor calidad en los terrenos del metalcore progresivo y no temo afirmar que más de uno leyéndome ha creado un fuerte lazo con su música, más allá de una relación banda-seguidor. Si alguna vez te han gustado, a la fecha no dan lugar a la decepción.

Personalmente considero a sus últimos dos trabajos los que encapsulan el potencial que eran capaces de explotar. Tanto Lost Forever // Lost Together como All Our Gods Have Abandoned Us definieron lo que hoy identificamos como la identidad madura de Architects, convertidos en joyas representativas de una musicalidad cruda llena de emociones, el último de ellos es un diario íntimo a través del cual Tom Searle y el resto de sus compañeros mostraron el lado incómodo de la existencia desde su perspectiva. Por estas razones creo que las expectativas que se generaron sobre Holy Hell están más que justificadas, por ello es un honor para mí, como seguidor y entusiasta de la sentimentalidad que imprimen, indagar y compartirles lo que pueden esperar de esta nueva entrega.


Diría que la primera sensación que me invadió al escucharlo fue una clase de bienestar que raramente ocurre en bandas de mi interés. Mis expectativas eran muy altas como para quedar sin preocupaciones tan pronto pero si te lo preguntas, sí, en definitiva se cumplieron. No es que represente un parte-aguas en Architects porque la realidad es que en sonido guardan semejanzas, es la estupenda manera de responderse al fallecimiento de Tom Searle con un sonido catártico que cierra el ciclo. Holy Hell es un homenaje a su amigo, sin embargo cuando toque su turno de escucharlo estaremos de acuerdo en que ve más allá, se vuelven a definir como banda.

Lo que más me gusta del álbum es que existe una independencia entre canciones, librándose de su principal motivo de crítica relacionado a la similitud entre el estilo y arreglos del tracklist. A diferencia de antes, ahora todas sus obras se centran en lo suyo como si cada una fuera un pequeño álbum que debe dar todo de sí durante no más de 5 minutos. Cada track le hizo el amor a mis tímpanos de una forma especial, a veces dulce, a veces dura, pero siempre bajo un común denominador que logró conmoverme. El caso de "Death is not Defeat" debo decir, se aparta del resto por la relación directa que guarda con "Memento Mori". Las referencias a la canción más íntima que Searle escribió me enternecieron por el significado que sé que guardan las últimas líneas escritas por él. "The flame must decay, now I'm finally complete, I will see you where oceans meets" es una de las alusiones más notables, y escuchar esa línea fue sin duda uno de los mejores momentos del disco hablando del rollo nostálgico, además que la instrumentación es pulcra y llena de arreglos convenientes cuyo resultado es excitante, y que su breakdown pega duro como puñetazo.


Más allá del impacto creado por el aspecto emocional, tengo que insistir que las canciones destacan en lo musical por lo que son, gracias a los exquisitos arreglos que les integraron. Después de escuchar temas como "Mortal After All" y "Dying to Heal", me di cuenta de que el procedimiento de composición fue muy refinado y que se le inyectó una gran creatividad que se refleja en un mayor dinamismo. Mucho tuvo que ver la inclusión de Josh Middleton (Sylosis) como nuevo guitarrista para haber concebido esa clase de arreglos que resultan muy agradables al paladar. Reconozco que durante dos años consideré a AOGHAU lo más pesado de Architects, un nivel difícil de superar, para mi sorpresa Holy Hell resultó ser un trabajo aún más denso, tan sólo por el montón de riffs despampanantes, destiempados y low tone que invaden cada segundo. Las partes pesadas de "Holly Hell", "Royal Beggars" y "Modern Misery" figuran como ganchos al hígado que me llevaron directamente a la lona como no lo habían hecho antes.

La excelente ejecución de Sam Carter en el campo vocal es algo que no pudiera dejar pasar por alto. Su inigualable característico permanece intacto, sus harsh vocals continúan con la misma potencia que antes, así como sus gritos combinados armonías de una voz semi-limpia que perfeccionó para esta entrega. Su habilidad de acoplarse a la intensidad de cada tema hace un desempeño digno de reconocimiento, aun si no parece esforzarse en cambiar de patron vocal entre track y track, sabe aplicar los coros adecuadamente al momento oportuno. "Royal Beggars" y en "Damnation" son el mejor ejemplo donde cristaliza su talento y logra consagrarse como uno de los mejores vocalistas en el metalcore progresivo con un amplio y envidiable rango vocal.

Holy Hell cumple eficazmente con la función de cerrar un ciclo e iniciar uno nuevo que augura grandes cosas para estos colosos. Conmovedor y electrizante, es la prueba perfecta de su resiliencia.

9 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba