26 sep. 2018




Considero al doom una de las ramas clave para educar a los consumidores del metal, sobre todo en cuanto a forjar paciencia se refiere. Muchos de los que escuchan o empiezan a adentrarse en él, toman como base las composiciones fáciles de digerir y que vayan al grano casi al instante para entretenerse, por lo que comenzar su viaje con el género de la perdición no es una buena idea, sobre todo por su forma tan pasiva de entregar el sonido, que al final es su esencia, la creación de una atmósfera triste a base de percusiones y guitarras lentas y mucho sentimiento lúgubre. Dicho esto, los que han ido y venido en este sendero, aprecian al doom como lo que es, viéndolo diferente gracias a los ojos de la experiencia auditiva.

Con UN la cosa no es muy diferente, a pesar de caer en la tendencia de combinar su género principal con otros más que comparten los mismos elementos, se siente un fuerte dominio de la base sobre los demás, y con altos niveles sentimentales. Al fin y al cabo, el disco no se llama Sentiment por nada. Un título dedicado a los exigentes de la ambientación y la perpetua tristeza.

De únicamente cuatro temas, cada uno superando los diez minutos de duración, el disco es de tomarse muy en serio y, sobre todo, dejarlo tomarse su propio tiempo, que al final es de lo que se trata el género. Aunque estos sonidos son conocidos por no ser tan dinámicos, todas las canciones de este disco rebosan de una versátil composición, plagándose de distintos matices sonoros, cortesía de esporádicos momentos sludge en los riffs, dándole un toque torcido a su sonido, sin perder mucho el camino de lo perturbador, elemento el cual es favorecido y enriquecido por los diversos elementos de post-rock/post-metal y cambios vocales de guturales a femeninos suaves, relajando aún más la atmósfera y aumentando la variedad dentro del molde musical.

Con claras influencias de bandas como Ahab, pero manteniéndose en los terrenos de un funeral doom más moderno, como el sonido que entrega Worm Ouroboros en cuanto a la relajación y sentimentalismo. Altamente sustancioso y muy bien elaborado, perfecto para visualizar los espectros de lo bello y lo hórrido, así como los terrenos de lo estruendoso y lo calmado. Aunque Sentiment no trae muchas cosas nuevas a la mesa, es un claro ejemplo de cómo el doom se mantiene elegantemente relevante dentro del metal.

FFO: Ahab, Worm Ouroboros

El vocalista y guitarrista Monte McCleery comenta:
"Sentiment es una acumulación de momentos, experiencias y emociones: Sentiment sirve como muestra de nuestra gratitud por todos los que luchan contra el peso de su propia existencia. Para nosotros, la preparación de este álbum fue un ejercicio en introspección, la realización y la renovación final del yo".




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba