16 sep. 2018

... hay algo que no han perdido desde que decidieron dedicarse a esto, eso es, el amor fundamental por reflejar sus sentimientos, miedos y dudas más recónditas.



  • Genre(s):
  • Sludge | Noise rock
  • Release Date:
  • 21 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • Thou, The Body
  • Links:
Aaron Turner es uno de esos músicos que forman parte esencial dentro de los anales de la historia de este nicho musical. Su visión como artista y promotor fue un gran impulso para muchísimas bandas que en su momento buscaban llegar al público que estaba ahí afuera hambriento de nuevas propuestas. Fue uno de los grandes protagonistas de una generación dorada de conjuntos que promulgaban la pasión, la entrega, el trabajo, el sudor y hasta la sangre en cada una de las notas que se atrevían a explorar en sus composiciones. Como todo en la vida, muchas de ellas cambiaron de rumbo, sin perder su norte, pero con otras intenciones. Otros, sin embargo, como en el caso de Isis, decidieron colgar los guantes con la grandeza que siempre los caracterizo, pero Turner no podía detenerse en el camino musical, esto lo llevo a juntarse con otros veteranos conocidos para formar Sumac. Dos discos previos mostraban cual era la esencia y aptitud que querían mostrar ante la escena, en ambos muestran las herramientas que eventualmente desembocarían en lo que construyen en este lanzamiento.

2018 ha sido un año provechoso para ellos, hace algunos meses nos entregaron un ejercicio de noise demencial en simbiosis con una de las artistas más representativas de la música experimental oriental, Keiji Hano. Con esta hoja de vida, partícipes y precedentes, es menos osado decir, y más entendible, el por qué Love In Shadow es el mejor álbum de la banda hasta la fecha. The Deal fue un disco que abrió las puertas para ese sonido corrosivo, más técnico e incisivo, pero muchos echamos de menos esa parte pasional y emotiva, cosa que en What One Becomes quisieron demostrarnos dentro de esa amalgama exótica entre las melodías distorsionadas y la atmósfera profunda, pero en este último algo hacia falta para cerrar el círculo, quizá no fue tan atrevido en su parte narrativa o tan ambicioso en la musical. Todas estas ideas premeditadas desembocan aquí en esta nueva placa, sintetizándose de forma muy efectiva, con un hilo temático conductor que se encuentra perfectamente relacionado con la propuesta musical.


Estos músicos deciden hablarnos del amor sin ninguna conjetura, exhibiéndonos todos los matices que conlleva este estado del ser humano. Las consecuencias que trae consigo, las maravillosas acciones que cometemos, y a su vez, las más atroces. Es un discurso musical sobre el contraste de una emoción tan particular que logra definirnos como seres humanos. La escala de grises se plantea de manera magistral en cada una de las piezas que componen el material discográfico, sedimentándose principalmente en los cambios abruptos de velocidad de la base rítmica, compases intensos que acompañan esos momentos de gran barbarie y sufrimiento, y también saben llevarnos a terrenos baldíos, llenos de gran belleza. Esto encuentra un gran aliado en el trabajo de producción donde esas tesituras tan distintas entre sí, son apoyadas siempre por efectos de mezcla detallados; lucidos y brillantes en las fases más pulcras, abrasivos y estridentes en las partes más feroces.

Como era de esperarse, el grupo no trabaja en brechas convencionales, su ejercicio de composición en cierta parte se vio beneficiado en la influencia que la nipona llego a tener en su manera de entender este arte. Durante muchos pasajes de la obra van tomando ese monstruo complejo de la improvisación y le van dando la forma que consideran necesaria, largos intervalos puramente instrumentales donde el dolor y la expresión es lo fundamental, o esa descarga de furia e impotencia, segregadas en la vehemencia de los arreglos estruendosos, equilibrándolos perfectamente con partes minimalistas, esto se puede ejemplificar claramente en Attis’ Blade, una criatura magistralmente construida que señala las virtudes anteriormente expuestas y divaga entre los estribillos delirantes, la disonancia de riffs, el eco distorsionado del bajo y el sonido seco que promulga la batería.

A pesar del paso de los años y de las configuraciones o estructuras que vayan interesando a estos músicos, hay algo que no han perdido desde que decidieron dedicarse a esto, eso es, el amor fundamental por reflejar sus sentimientos, miedos y dudas más recónditas. Esto hace que se sienta genuino, que conecte fervorosamente con su oyente y que incluso para algunos llegue a ser transcendente, para otros puede significar una manifestación pretenciosa, esto dependerá de lo que oyente logre abstraer del caos incesante y del cosmos surrealista consumado por este trío

8 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba