19 sep. 2018

"Incluso para el oído entrenado, el lado brutal del death metal puede ser una tarea difícil de digerir y apreciar, aunque con este re-lanzamiento, permite al oyente captar o apreciar más la música y la composición. Tal vez para algunos seguirá siendo un "ruido" incoherente."



  • Genre(s):
  • Brutal Death Metal
  • Release Date:
  • 14 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • Defeated Sanity, Disgorge, Cerebral Effusion
  • Links:
Los dioses de la brutalidad degenerativa fueron creados y unificados como Putridity, una banda de Italia que se forma en 2005 a partir de las cenizas de Obscene Perversion y en 2007 lanzaron su álbum debut Mental Prolapse Induces Necrophilism.

Es así como regresan, golpean y descuartizan durante veinte minutos con su re-lanzamiento, a más de 10 años de este álbum a cargo de One Black Sock y lanzado en Willowtip Records, ¿pero está bien?

Haciendo una comparación con el primer lanzamiento de este álbum, lo primero que noté sobre esta banda es que el baterista Davide "Brutal Dave", actualmente no es miembro de Putridity, pero su velocidad y precisión son increíbles. Él es bastante alto en la mezcla y sus bombos son extremadamente prominentes (aunque no tan carnosos como me gustaría), así que en ese entonces estabas seguro de escuchar lo duro que estaba abusando de esos pobres pedales. El tambor también está bastante expuesto, por lo que en general el efecto resulta que estas secciones ahoguen a todos los demás instrumentos. Sin embargo, la batería es uno de los puntos fuertes de este álbum, ya que los ritmos cambian constantemente y siempre son bastante complejos, no disminuye la complejidad o la locura de las malditas canciones, sino que les da una consistencia completamente lograda. En este re-lanzamiento con Cédric Malebolgia (ex ChokingOnBile) en la batería presenta la misma gran variación en los patrones así como en los cambios de tempo que se relajan y tensan con ultra-brutalidad. En esta producción hacen un gran trabajo al nivelar los sonidos tanto de la batería como de los demás instrumentos, claramente puedes disfrutar de cada maldito riff y línea de bajo presentes en las canciones. Tiene una producción de calidad con una muy buena mezcla, un sonido más fornido que sin duda complementa esto muy bien, dejándolo llevar hacia un golpe mucho más grande.


A diferencia de muchas bandas de technical brutal death, Putridity no se siente obligado a golpearte en la cabeza con la tecnicidad de sus guitarristas Paolo y por supuesto Putrid Ciccio. Las pocas instancias de garabatos de guitarra innecesarios se compensan con los pesados riffs que dominan las canciones. Los slams aplastantes se usan con un poco más de moderación de lo que cabría esperar, lo que significa que tienen más impacto cuando llegan a los oídos. Los guturales de Ettore Iacomuzio (también en Daemusinem, Infected) deben estar entre los más viciosos que puedas encontrar, y los patrones vocales que eligió en este álbum funcionan muy bien. Los pig squeal no son su fuerte, supongo, por lo que simplemente gorgotea y regurgita con death growls en su camino a través del álbum. Tiene un problema con la enunciación como cualquier otro vocalista brutal de death metal, pero está bien; de todos modos, no vale la pena escuchar las letras, a menos que apenas hayas descubierto el death metal hace cuatro minutos y aún no te hayas dado cuenta de que Cannibal Corpse estaba explorando los temas de "gore y zombies" desde hace dos décadas. Sin embargo puedes echar un vistazo a los títulos de las canciones sin sentido (que generalmente solo combinan tres palabras "brutales" no relacionadas) esto funciona bastante bien con la receta general, aunque no puedo decir que siempre sea tan fácil de leer junto con la letra.

La revisión de la obra de arte original ha sido realizada por Roberto Toderico, este maníaco trata de seguir la misma línea que la edición de hace 10 años, pero dando un toque más sádico y sangriento lo cual funciona perfectamente para lo que estás escuchando, la portada es digna de toda esa mierda macabra.

En general, este es un buen álbum y un clásico dentro del género imprescindible para cualquier fan de brutal death metal. Incluso si este no es uno de tus géneros favoritos, te recomiendo encarecidamente que le des una oportunidad, porque en realidad es simplemente lo mejor de lo mejor en brutalidad. Putridity en su tiempo sincronizó perfectamente este lanzamiento cuando el género estaba despegando, por lo que no suena tan derivado como la ola de álbumes similares que hemos visto en el último año. Este re-lanzamiento registra alrededor de veinte minutos, lo cual es suficiente para aplastar tu cráneo sin aburrirse al final. La mayoría de la música de Putridity sonará como una grabación caótica del infierno capturada y colocada en un CD. Incluso para el oído entrenado, el lado brutal del death metal puede ser una tarea difícil de digerir y apreciar, aunque con esta versión, permite al oyente captar o apreciar más la música y la composición. Tal vez para algunos seguirá siendo un "ruido" incoherente. De nuevo, es mucho para digerir, pero bien vale la pena el esfuerzo, hay una notable mejora.

8 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba