30 sep. 2018

"Han regresado, sin exageraciones, sin presunciones, pero eso sí, con una portada mala".



  • Genre(s):
  • Brutal Death Metal
  • Release Date:
  • 19 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Suffocation, Dying Fetus,
    Abnormality, Waking The Cadaver(late), Disgorge
  • Links:
Juzgar un disco por la portada es algo común hoy en día, las bandas incluso invierten más en una excelente portada que en una buena producción ¿Cuántas veces nos equivocamos al comprar un disco sólo por la portada? Afortunadamente las bandas optan por dar avances u otorgarnos primicias a revistas dedicadas a reseñar trabajos, justo para que trabajos como Corrupting Influence, no salgan a la sombra de una portada que, en honor a la verdad, para un servidor es malísima.

¿Por qué ahora defiendo un trabajo con una portada que no es tan agraciada? La respuesta es porque son un máximo exponente que reclama su trono nuevamente con un trabajo que sin duda es superior a sus antiguos trabajos como banda. Exponentes de un género que en los últimos años se ha hecho del gusto popular, pero con resultados ampliamente mediocres y que realmente he sentido pérdida de tiempo cuando he dedicado mi tiempo en escuchar algunos discos de slamming brutal death metal o similares. ¿Qué se necesitaba para nadar contracorriente y tener un trabajo que valiera la pena? Justo eso, el regreso de unos pioneros del género.


Las guitarras ahora gozan de una producción impecable, pulcra, equilibradas, muchos riffs ya se han escuchado con diferentes variaciones tanto en trabajos anteriores de Internal Bleeding e incluso de otras bandas del ramo, sin embargo es imposible no mover el pie, o mover la cabeza, son riffs altamente pegajosos y en exceso disfrutables. A diferencia de sus anteriores trabajos aquí hay gratísimas sorpresas, pasajes muchísimo más melódicos, mayor velocidad y podemos escuchar una evolución en cuanto a composición que se agradece en cada track, justo eso es lo delicioso de este trabajo, cada track tiene una sorpresa incluida.

El bajo es el punto más débil de todo el conjunto, en 4 años no se siente alguna mejora en cuanto a composición, pero no es malo, de hecho, esa fidelidad es lo que le da ese peso y esa densidad a los riffs más lentos y arrastrados, funge como un soporte de peso, pero nada más. La voz, es un gutural profundo, pero aquí otra sorpresa, definido, no importa la profundidad puedes saber qué es lo que está guturando, y al ser dos voces, los cambios se disfrutan muy similar a lo que hace Dying Fetus. Algo que particularmente me gusta es cómo va la voz obligada junto con los riffs de guitarra, con unas métricas muy similares al hip hop, queda muy bien, es una fórmula que han utilizado a lo largo de su carrera y como bien dicen, si no está roto no lo repares.

La batería es una máquina de grooves, pienso que no es tanto la verdadera base sobre la que descansa la instrumentación, se fusiona y es también algo que adorna y que da las intenciones correctas. La tarola alta en momentos te deja un sabor de boca (¿o de oídos?) excelente, brillante, perfectamente producida, no se pierde ningún adorno, ningún sonido, no se requiere de cierto fantochismo o de velocidad innecesaria, hace su trabajo y lo hace de una manera que no puede generar altibajos.

Los verdaderos reyes han regresado, sin exageraciones, sin presunciones, pero eso sí, con una portada mala.

7 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba