23 sep. 2018

Un insano viaje lleno de fantasías y mundos surrealistas, rodeados de auras ácidas que te llevan a surcar océanos alucinógenos.



  • Genre(s):
  • Jazz | Progressive Metal
  • Release Date:
  • 12 / Oct / 2018
  • For Fans Of:
  • Panzerballet, Combat Astronomy
  • Links:
La relación entre el jazz y la música extrema no es algo que se remita a épocas modernas. A pesar de que en los últimos años hemos tenido una serie de exponentes de distintas clases de subgéneros dentro del metal que abogan por instaurar las influencias del jazz en sus composiciones, ya sean por medio de instrumentación adicional o estructuras rítmicas y armónicas, no es una simbiosis novedosa, pero hay que aclarar que los precursores de esta mezcla, Cynic, Atheist y compañía, fueron tímidos en sus ideas, y no lograron definir una conjunción sólida, mientras que algunos lanzamientos recientes han llevado esta idea mucho más allá y lograron condensar muy bien estas influencias. Algunos de estos pueden ser Imperial Triumphant, con su sonido disonante y dinámico, pasando por las curiosidades sonoras de Potmos Hetoimos, hasta llegar a las crueles y sórdidas guaridas que presentó KEN mode. A la lista presente se le puede añadir el material debut de los franceses DRH, el cual será presentado bajo el sello, Apathia Records.

Thin Ice es el nombre que deciden darle a este insano viaje lleno de fantasías y mundos surrealistas, rodeados de auras ácidas que te llevan a surcar océanos alucinógenos. La propuesta sonora de los oriundos de Lyon se sostiene bajo el mando del saxofón tenor, que toma las riendas en gran parte de la obra, y es además el vínculo exacto que une a la perfección dos mundos tan difusos como lo pueden ser la música extrema y el jazz. La banda recurre a distintos artilugios musicales para hacer de su sonido algo fresco e impactante. Un ejemplo de esto es la inclusión de melodías no occidentales, como en el caso de "Fooled", donde los pequeños arreglos disonantes de las guitarras nos aterrizan en un marco hipnótico el cual es sostenido por las notas narcóticas que va emitiendo en su secuencia armónica, el instrumento líder. En "The Path" usan otra herramienta melódica llamativa, esta es el juego de voces entre la base rítmica y los arreglos de viento. Cada una tiene una identidad propia que es solventada por los requintos certeros que atacan en los momentos adecuados, aparte esos pequeños punteos agregados en la mezcla dotan al despilfarro de notas expuesto, de cierta lucidez, logrando así un tema robusto y lleno de buenos matices.


El conjunto no es estático, y también se atreve a explorar dentro de los terrenos pantanosos de la improvisación, se toman las libertades que consideran convenientes para seguir manteniendo al espectador en vilo a pesar de la duración del disco. Aquí es donde la solución de géneros se diluye mucho más y termina siendo un simple tramite el tratar de diferenciarlas. El tema homónimo es el que mejor perpetúa estas intenciones musicales, una canción que puede resumir perfectamente la esencia y las justificaciones que contiene esta banda. La producción es un apartado que no resalta mucho, pero que logra cumplir con creces su objetivo principal, y este es dopar a la música con una sonoridad limpia, sin mucha distorsión, que permita que los demás instrumentos hagan presencia, que los arreglos y detalles instrumentales se manifiesten sin interferir en el protagonismo del tenor. Es llamativo como emplean la mezcla para los momentos feroces, suena orgánico y caótico, contrastando con la faceta más predominante, durante toda la placa.

DRH ha sabido construir muy bien su propuesta y contenido, de forma sorprendente para ser un debut, presentando música divertida y exhibida con mucho cuidado. Ejecutan a la perfección una viñeta surrealista bastante peculiar y que haría tener una sonrisa a William S. Burroughs. Un álbum que sirve como cápsula para escapar a realidades construidas por una mente fuera de lo banal y cotidiano.

8.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba