29 sep. 2018

"Fluido y con un mayor dinamismo en su composición, recupera lo que se creía perdido".



  • Genre(s):
  • Blackgaze | Synth
  • Release Date:
  • 14 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • Mesarthim, Cold Body Radiation, Violet Cold, Sorrow Plagues
  • Links:
Personalmente creo que An Autumn For Crippled Children alcanzó su pico creativo con el lanzamiento de Try Not To Destroy Everything You Love (2013) y The Long Goodbye (2015), álbumes que a mi gusto, resultan insuperables y son el epítome de una banda anónima que quizá sin saberlo, ha logrado aportar muchísimo a la escena underground de los géneros a que se dedica. Después de esos trabajos, y considerando que lanzan material año tras año, me surgieron dudas sobre si podrían seguir manteniendo la consistencia que los había caracterizado siempre, pues es casi una regla general que a mayor producción, menor es la calidad. Eternal (2016) respondió mi pregunta de una manera un poco incómoda, pues si bien es un disco que a primeras oídas consideré muy bueno, posterior a un repaso total de su discografía y en análisis comparativo, pude comprender que la realidad es que con él nada nuevo se nos ofreció, y que inclusive, no podía quedar lugar a duda de que era su trabajo más insípido a la fecha.

Tras esa auto-revelación, obviamente ya no esperé de ellos algo más allá de lo que hicieron en mis discos favoritos, aunque no puedo mentir, la curiosidad sobre su futuro siempre se mantuvo latente en mí hasta hace dos semanas que decidieron lanzar su nuevo trabajo de estudio, The Light of September, con el que me hicieron recuperar la confianza en ellos, pues retomaron la línea de calidad que habían logrado mantener hasta hacía dos años.


Llama mucho la atención desde un principio que la agrupación pudo identificar y corregir sabiamente los errores que tuvieron con Eternal (2016). Por ejemplo, en aquél trabajo creo que incurrieron en una falta de originalidad en la parte de las guitarras, porque el uso constante de un trémolo genérico acompañado de un sintetizador que se dedicaba a ambientar la estructura fue la base de todas y cada una las canciones en las que no hubo ni un solo momento en que las dejaran brillar por sí mismas, la instrumentación en sí la dejaron ser más que monótona. Ahora en esta nueva entrega eso dejó de ser un inconveniente, siendo muy notorio que existe un mayor dinamismo en las cuerdas, y si bien las ideas se sienten un poco limitadas, eso no implica reconocer que hay una variación más notoria en los riffs y en los pasajes en que se deja brillar al instrumento que corresponda, ya sea sintetizador, piano, guitarra o el característico bajo profundo que siempre han sido amantes de utilizar. Creo que los mejores ejemplos de esto último son los temas titulados "Fragility" y "The silence inside", dos de los tracks más fluidos del disco en donde se le dio el espacio correspondiente a cada elemento compositivo, intercalando además diversas rítmicas que los vuelven aún más interesantes de lo que ya son.

La ejecución vocal también es algo que se pulió de nueva cuenta. En el anterior álbum hubo momentos en que la voz se sintió un poco ahogada, muy probablemente porque las ideas estáticas ejecutadas por la instrumentación no dejaba mucho lugar a una voz que se expresara de mejor manera, con más pasión como siempre había sido. Sin embargo ahora la garganta del vocalista vuelve a sentirse más natural y orgánica, y creo firmemente que "The golden years" es uno de los temas en que mejor logró desenvolverse, intercalando inclusive en diversos tonos que se adecuaron a la perfección a los momentos más pasionales del track.


Por otra parte, llama la atención también que el estilo y esencia del disco, no trae en esta ocasión a la mente aquella nostalgia que nos transmitieron en los álbumes anteriores, curiosamente las notas ejecutadas develan un sonido más animado y positivo, inclusive me atrevo a decir que es esperanzador. Considerando que An Autumn For Crippled Childen desde un inicio se ha dedicado a experimentar con las raíces del black metal y el shoegaze, resulta bastante interesante ser testigo de cómo hacen de estos géneros algo que suene feliz. Porque, a pesar de que ese black sigue presente, lo utilizan de una manera tan propia al restarle la crudeza que lo caracteriza y te hacen sentirte rodeado de un ambiente de seguridad y paz. En el momento en que escuchen "Still dreaming" y "Lovelorn", el único tema instrumental del disco que es el reflejo perfecto de ese sentimiento del que hablo, estoy seguro de que podrán comprender a lo que me refiero.

Claro está que The Light of September dista mucho de lo que el conjunto logró componer en sus mejores años, sin embargo, es un disco que resulta satisfactorio de escuchar. Fluido y con un mayor dinamismo en su composición, recupera lo que se creía perdido.

7.5 / 10





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba