7 ago. 2018

"Olvídate de intros largos, de interludios que existen con la intención de alargar la duración del trabajo, aquí todo va duro y directo a la cabeza".



  • Genre(s):
  • Death Metal
  • Release Date:
  • 14 / Sep / 2018
  • For Fans Of:
  • Napalm Death, Suffocation,
    Man Must Die, Broken Hope
  • Links:
Hablar de brutalidad musical cada vez es más complejo hoy en día, ya no solo evoca rapidez y un sonido distorsionado, salvaje e incomprensible, nos dirigimos a productos que no son digeribles por todos, incluso trabajos que no se mastican fácil por los amantes de lo indescifrable.

¿Pero qué pasa cuando la brutalidad puede ser encontrada en un sonido propio, en su accesibilidad y en una calidad altamente competente? Suceden trabajos como este. Quinto trabajo de esta banda oriunda de Nueva York y puedo decirles que recoge lo mejor de sus anteriores trabajos, un disco contundente, poderoso y que no se anda con rodeo alguno.

Olvídate de intros largos, de interludios que existen con la intención de alargar la duración del trabajo, aquí todo va duro y directo a la cabeza.

Las guitarras, sorprendentes, si bien no se desvían de lo que en anteriores trabajos se venía haciendo, definitivamente es un momento cúspide para ellas, todos los riffs son pegajosos y te hacen querer ser parte del moshpit que seguro generan en vivo. No hay solos (en realidad existen pocos adornos que podrían fungir como solos, pero definitivamente no lo son), ni alguna parte lo suficientemente lenta para permitirte un descanso, estos riffs quieren hacer que pierdas la cabeza con movimientos clásicos que tal vez ya escuchaste en algún lado o te suenan familiares, pero aun así tienen la suficiente originalidad para que las sientas frescas y muy intensas. La punta de lanza de este larga duración se encuentra aquí.

El punto más flojo sin duda es el bajo, puedo decir que solamente en un momento pude definirlo y fue solo durante un slide, sé que está ahí porque, de lo contrario, el sonido no sería tan profundo ni tan intenso, pero va tan pegado a las figuras de la guitarra que no brilla en ningún momento. La voz se cocina aparte, es un gutural muy característico, sabe a grindcore, en otros a hardcore y en su mayoría tiene una vibra ultraviolenta y desgarradora, pero lo necesariamente profunda para saber que estamos frente a un trabajo de death metal, lo interesante es que a pesar de ser gutural se entiende perfectamente. En cuanto a producción la voz no pareciera estar dentro del disco, tiene diferente volumen, parece estar encima de todo el trabajo, pareciera agregada al final pero sin tener (tal vez) el cuidado de poder fusionar todo en un solo sentido. En muchos momentos vas a percibir que no tiene el mismo sabor y la misma intensidad que el resto del larga duración y esa situación permite escuchar algunos errores naturales del gutural.

La batería tiene una producción con sabor a vieja escuela, el microfoneado perfecto para escuchar cada golpe y la producción necesaria para que sea cómodamente escuchable, no necesitó de mucho maquillaje y eso se debe a la perfecta coordinación de Alex Cohen, que sabe perfectamente como acompañar a la guitarra, sin desperdicio y totalmente salvaje, rápido, pero totalmente descifrable. Sin desperdicio, creo que en 2018 este trabajo puede definirse como brutal y comprensible, un equilibrio casi imposible de existir hoy en día.

7.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba