18 ago. 2018

Esa postura de contrarrestar lo bello con lo feo y volverse alguna especie de grotesco, es lo que hace de Slow Motion Death Sequence un trabajo único, opuesto y muy correcto.



  • Genre(s):
  • Art Rock, Dark Pop, Electronic, Experimental
  • Release Date:
  • 24 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Lethe, Område, Lux Occulta
  • Links:
Un grupo cuyo sonido marcó la década pasada en el garaje del avant-garde teñido de negro es Manes. Tras lanzar el icónico Vilosophe (2003), su esencia impregnó fuertemente en la cultura de las vanguardias europeas, con un álbum que en su tiempo irrumpió para unificar las ideas de lo que ofrecían In The Woods... y Ulver, y revolucionar cuando lo conocido era poco y lo mejor del black metal refugiado en otros mundos estaba aún por venir, convirtiéndose así en una figura simbólica importante y una influencia clave para lo que ya conocemos.

En esa poca actividad que sostuvo el grupo al anunciar su retiro en 2011, el lanzamiento de despedida Be All End All (2014) y cuatro años hasta el día de hoy, estuvo detrás la esencia de sus manifestaciones artísticas entre grupos como Lethe (proyecto alterno de Tor-Helge con Anna Murphy) y el trabajo del dueto francés Område, quienes estuvieron para proponer y a la vez satisfacer en este nicho del eclecticismo, así de paso hacer que al menos la familiaridad personal que sostienes con el sonido de Manes se mantenga fresca y relevante.

Nunca han comprometido su genuinidad creativa, pero se desviaron un poco en el álbum que los vio retirarse, ahora Slow Motion Death Sequence marcará el retorno a esas viejas costumbres con 9 canciones que en pocas palabras consagran sus virtudes musicales y la doctrina que han impuesto.


La presencia del black metal ha desaparecido, pero, a diferencia de otras bandas que también emigraron del black, con Manes reconoces esa fetidez a muerte, sabes que hay algo negro en el lugar de donde llegan las ideas, pues justo como en The First Corpse on the Moon de Lethe (donde estuvieron involucrados varios otros miembros del grupo y compartieron músicos invitados), no desaparecen esa cualidad de mantenerte alerta y al borde del asiento, ya sea a través de la producción electrónica, lo volátiles que son los arreglos y en general la ambigüedad de la dirección musical que decidan tomar.

Esa personalidad agitada y peligrosa les da la libertad de poderse inmiscuir en todo, de ser melancólicos sin perder la sustancia de extrañeza, de llevarse al límite y darle forma a su propia clase de belleza. Es una obra pasiva-inmersiva y la integración del rock sombrío al ambiente de misterio que cubren las canciones eventualmente se torna bastante atractiva, al grado que sea difícil escapar de las emociones que conjuran. En contraparte los creadores repetidamente se empeñan en demostrarte lo diferente que es y el ambiente fuera de lo convencional en el que las bondades del disco florecen. Esa postura de contrarrestar lo bello con lo feo y, en el sentido de juzgar en base a los fundamentos de la estética, volverse alguna especie de grotesco, es lo que hace de Slow Motion Death Sequence un trabajo único, opuesto y muy correcto.

No puedes evitar notar que es la voz de Anna Murphy en el primer tema y de inmediato navegar alrededor de la estela vocal con las memorias que despiertan sus armonias, el parecido de Manes con el proyecto de Tor-Helge es innegable, y así como con ella, la variedad de cantantes que aparecen son una parte fundamental de este álbum, hacen que el espectro lirico y vocal en general no tenga una personalidad reconocible, para contrarrestar que las imponentes voces masculinas de Manes dominen encima de la nube musical en las primeras cuatro canciones, gracias a ello los protagonismos se pierden y hacen a la instrumentación el personaje principal.

La expresión “puedes esperar de todo” pocas veces cobra tanto sentido, y es que cada canción es de reponerte con una historia diferente, tienden a comenzar desde lo más bajo e irse por distintas ramificaciones que de alguna u otra manera encuentran su salida en la añoranza y sentimientos afines, son piezas que resuenan y presentan un carácter individual, pero todas se despliegan de la misma gama gris y decadente que fluye a lo largo y ancho de una secuencia de muerte en cámara lenta. Ese aspecto de Manes como colectivo artístico es el que han perfeccionado y era necesario que regresaran a compartirlo.

9.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba