6 ago. 2018

"...una seriedad impresionante, su agudeza a la hora de elegir los componentes de sus obras está rindiendo frutos de manera plausible..."



  • Genre(s):
  • Progressive | Alternative Rock
  • Release Date:
  • 3 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • A Lot Like Birds, Circa Survive, Eidola
  • Links:
Como toda persona, en ocasiones yo también suelo ser presa del ocio y no me da pena decir (tal vez sí) que más o menos un 80% de ese tiempo lo desperdicio en hacer o ver cosas sin sentido. Por el lado del porcentaje más bajo, he de reconocer que esos tiempos libres me han hecho saber, conocer o disfrutar otros asuntos que me han dejado sorprendido y satisfecho de haber curioseado por dichos lares.

Así fue como conocí a un tal Andy Cizek, un muy joven cantante estadounidense que tomó cierta notoriedad en YouTube al demostrar una increíble capacidad vocal, subiendo temas propios y sobre todo covers que muchas veces hizo sonar mejor que los originales, un talento innato que en ese entonces no logró explotar más allá de los videos, ya que un par de proyectos que tuvo no lograron el alcance suficiente para poder convertirlos en su profesión.

También en aquellos tiempos salió a la luz Elegies, tras haber firmado con InVogue Records y contando por primera vez con Spencer Pearson (ex Decoder, VersaImage) en el mic, Makari por fin dejaría de ser solamente una banda prometedora para convertirse en un hecho sobresaliente, dejando un poco atrás su origen post-hardcore para enfocarse en un sonido más apegado al rock alternativo rico en envolturas ambientales y progresivas.

Aquella sorpresa repercutió tanto en mí que no pude más que reseñar el EP con una nota de 10 contundente, ganándose un lugar en el podio de mis álbumes top del 2016 y por supuesto en mi lista imaginaria de grupos con potencial para poder nombrarlo uno de mis favoritos en un futuro, claro, no teniendo idea de lo que pasó hace alrededor de un año: Spencer, quien a mi gusto sumaba por ahí de la mitad de lo que fue Elegies, decidió abandonar la banda. Ese suceso me dejó un poco contrariado por lo que dije anteriormente, mi mira estaba clavada en todo lo que hicieran después de ese increíble EP y estaba claro que un cambio de vocalista dejaría de nuevo esa expectativa de cuando se espera algo de una alineación renovada por primera vez. Fue ahí cuando me enteré de que Andy sería el reemplazo y pues bueno, una nueva y muy confiable persona se dispondría a darnos junto a Makari lo que habíamos estado esperando, un debut de larga duración que confirmara su arduo trabajo a lo largo de los años.


Este material lanzado el 3 de agosto lleva por nombre Hyperreal y puedo presumir que este fin de semana tuve la oportunidad de escucharlo alrededor de unas 10 veces, la primera vez con la esperanza de que fuera algo acorde a lo que antes me cautivó y en efecto, contiene la misma esencia de su EP pasado. Luego de eso llegué a digerirlo más y más con cada escuchada, llegando a a algunas conclusiones que les comento a continuación.

Si bien es cierto que intentaron serle fiel a aquel estilo que los lanzó a los oídos de miles de personas, también es evidente que sí le movieron mínimos pero notorios detalles a su fórmula. De entrada, aunque los riffs atractivos y con un feeling experimental siguen siendo parte fundamental en los diez tracks que conforman el disco, se puede escuchar una leve disminución en los elementos más progresivos y sorpresivos en la instrumental que tanto poder les daban en un pasado. Nombrar esto por si solo sin duda denotaría una pérdida en sus formas que hacen de su música algo especial, claramente, por eso mismo los chicos no quisieron dejar ese pormenor en el aire y lo trabajaron desde otros ángulos. Si de por si las melodías con las que nos empapan (sin exagerar) ya eran atrayentes y agradables al oído, sin precisamente hundirse en la monotonía de lo ya masticado, simple, todavía pudieron dar un paso más al frente en ese ámbito, convirtiendo cada verso y cada coro en algo que no se puede dejar de tararear mientras nuestro cuerpo acepta sus canciones como un catarsis que fluye dentro de nosotros como caudal de río tras días de tormenta montaña arriba. El buen Cizek se presta demasiado para poner su parte y no podemos decir que le cueste trabajo, cayó como anillo al dedo y su desenvolvimiento es tan natural que no hace extrañar para nada al buen señor Pearson, interpretando de forma precisa unas letras profundas que se sienten con el alma.

Quizá por el momento que pasaba hace un par de años no puedo decir que Hyperreal me llegó tantísimo como sus trabajos anteriores, pero considerando las situaciones por las que ha pasado Makari y la expectativa que habían dejado, se debe reconocer la madurez que han venido obteniendo en un proyecto que ya está cimentado con una seriedad impresionante, su agudeza a la hora de elegir los componentes de sus obras está rindiendo frutos de manera plausible y solo queda desearles prosperidad para lo que se venga para ellos, algo demasiado grande muy probablemente, lo merecen.

9 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba