26 ago. 2018

"...una maravilla de una agrupación que merece la atención de los seguidores de la buena música, alta calidad musical ideal para armonizar las entrañas."



  • Genre(s):
  • Progressive Metal
  • Release Date:
  • 31 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Devin Townsend, Threshold, Opeth
  • Links:

Si este proyecto australiano hubiera continuado con el mismo sonido con el que empezó, muy difícilmente les estuviera dedicando un escrito en este o en cualquier otro momento. Que no se malinterprete, estos camaradas han hecho las cosas de buena manera desde siempre y eso les ha conseguido un módico reconocimiento, el cual seguramente aumentará después de este monumental giro que han decidido darle a su carrera musical. La razón por la que haría a un lado su pasado es por cuestiones de gustos meramente personales, ya que a pesar de que puedo reconocer su talento y una energía increíble manifestada en un EP (2008) y un larga duración (2012) cuando se hacían llamar Knightmare, tomando recursos de diferentes géneros de la música extrema y haciéndolos algo por demás interesante, la clara prominencia de power metal hace volcar mi atención hacia otra parte.

Aunque la banda ya tenía pensado hacer una pequeña variación a su estilo, la decisión pareció tomar un curso más extremo y acelerado a causa de la salida de su ahora exvocalista, Mick Simpson, una pieza fundamental en todas sus historias fantásticas que le brindaba esa sensación aventurera a sus temas. El resto de ellos estuvieron inactivos un buen rato analizando la situación, nunca tomando en cuenta la opción de renunciar, las pláticas resultaron en que Knightmare pasaría a llamarse Great Leap Skyward, con una nueva mentalidad y las pilas recargadas al cien por ciento.

Lo que pasó en estos últimos dos años fue un arduo trabajo en todos los sentidos, ya que mientras desarrollaban las ideas para Map Of Broken Dreams, su guitarrista Luke Besley, que tenía también el puesto de corista casual, se embarcó en la misión de capacitarse para fungir ahora como el frontman de la banda. Entre lo poco que perdieron con esta importante variación en sus integrantes se encuentra el dinamismo y energía que su anterior líder ejercía, y digo, es bien sabido que la ocupación de un cantante clásico de power se basa en un gran porcentaje en el cómo se desenvuelven en sus presentaciones, lo cual se dificulta un poco ahora con Luke cargando su instrumento al frente de todos.


Eso únicamente por el lado de los shows y la proyección de su imagen, porque sin duda lo que han ganado vale mil veces más que lo que dejaron atrás. La mística envolvente que ha adoptado la banda desde ahora va más enfocada a la introspectiva personal, tanto en el concepto de sus letras como en la remodelación de sus estructuras musicales. La mayor virtud en este nuevo disco es su capacidad para abarcar una enorme extensión de lo que el metal progresivo ofrece, equilibrando el lado instrumental suave de bandas como Dream Theater o lo más reciente de Fates Warning, con un empuje brutal hacia algo que bien podría etiquetarse como prog extremo, muy cerca de algunas melodías rápidas y brutales del lado death de esta rama, donde entre melodía y melodía introducen pasajes ambientales con una cantidad considerable de arreglos muy variados, razón más que justificada para hacer valer su nueva autodenominación como banda de progressive cinematic metal. Otro elemento destacable es el trabajo de Luke al micrófono, con un aire a lo Devin Townsend (con quien casualmente también comparten un gran productor, Ermin Hamidovic, parte fundamental en el sonido de lanzamientos de Periphery, Architects, Animals As Leaders, entre otras), donde en el momento de la aceleración adquiere un sonido rasposo muy clave en la marca actual de GLS, tomando turnos con una entonación más clara principalmente en los coros y puntuales arranques frenéticos de harsh vocals, como cereza del multifacético coctel. Las composiciones en los instrumentos varían entre lapsos veloces y agresivos, ritmos con un imponente groove profundo e intermedios melódicos más atmosféricos y templados, teniendo como piedra angular un sonido progresivo a más no poder, detonando todo lo que se les pone enfrente.

Great Leap Skyward ha superado las especulaciones sobre su futuro y las dudas que el cambio generó, era imposible poder estar seguros de que las consecuencias fueran positivas pero aquí estamos con Map Of Broken Dreams, una maravilla de una agrupación que merece la atención de los seguidores de la buena música, alta calidad musical ideal para armonizar las entrañas.

9 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba