25 ago. 2018

"Sonidos crudos y agresivos que aluden a nuestro próximo mañana, lleno de sombras que sólo por momentos se disipan con momentos fugaces de tranquilidad".



  • Genre(s):
  • Post-Metal | Post-Rock
  • Release Date:
  • 31 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • TRNA, AUSTEN, Sannhet, DDENT
  • Links:
A mí me gusta que el post-rock y el post-metal tengan un contenido rico en suspenso que vaya más allá del generado por el típico uso de crescendos interminables y de la inclusión a conveniencia de instrumentos emotivos como el piano, violín o cello. Me encanta que los exponentes de ambos géneros se deshagan mientras están tocando e irradiando sentimiento. Que a las guitarras casi les rompan las cuerdas en las partes agresivas de las canciones, y que a los tambores estén a punto de hacerles un agujero tras soportar las partes intensas. Todo ello mezclado con los indispensables momentos de calma que llaman la atención por sus notas afables. Por eso los últimos materiales de TRNA, de DDENT e inclusive el último de MONO, fueron para mí, discos dignos de un gran reconocimiento, por apartarse de la corriente monótona que de pronto envuelve a este par de géneros populares.

No es sencillo encontrarse con proyectos que muestren un sonido firme, digno de disfrutar con el corazón en la mano. Aunque difícil no es imposible, y para muestra de ello tenemos al trío texano Glasir y su nueva placa titulada New Dark Age, que saldrá oficialmente la próxima semana. El álbum, tal y como su nombre refleja, transmite un estilo pulverizador que evoca las épocas oscuras que estamos atravesando como personas que quisieron vencer a la naturaleza y que ahora nos hallamos ahogándonos entre el smog y la decadencia de la ciudad, dejando que la sombra de la muerte adquiera más poder día con día.


La primera vez que escuché completo New Dark Age, recorrió mi cuerpo una extraña sensación de pesadez, honestamente en un principio no creí que el álbum tuviera algo que ver con ello, a pesar de que cuando lo reproduje noté inmediatamente un estilo muy denso y crudo. Fue con la segunda vez que lo volví a disfrutar cuando confirmé que el material tiene el poder suficiente de alterar el estado anímico, muy probablemente de cualquiera y si no, al menos el mío. Lo que de verdad me sorprendió es que el trío no necesitó complicarse innecesariamente incluyendo complementos que aportan de manera más fácil ese sonido sombrío, sino que así sin más, la mayoría de los pasajes con más intensidad fueron creados únicamente con las clásicas guitarras, batería y bajo, aunque claro, ejecutadas magistralmente, sin dar pauta a que decaigan los ánimos tras las ráfagas emocionales irradiadas de una mezcla exquisita de post-rock melancólico y reflexivo que, aparece sólo cuando es estrictamente necesario, y de un post-metal poderoso y crítico que es el dominante de la obra.

Glasir no busca andarse con rodeos, y desde su primer tema entran con todo el vigor necesario para reventar tu burbuja de esperanzas de vivir en un mundo mejor. Lo hacen con apoyo en una temática de decadencia que se ve potenciada por una estructura musical que recurre inicialmente a la lentitud. El track en sí figura como una clase de introducción de larga duración que prepara el terreno para lo que viene, y con un sabor muy americanizado, su ruido desemboca de manera agresiva el cúmulo de rabia que se puede percibir con mucha facilidad en una clase de transición que nos lleva al segundo tema que entra en escena, llamado "Holy Chemistry". Lo interesante de este último es la manera en que nivelan el veneno con el antídoto. Los primeros 3 minutos son violencia pura, más allá el estilo de este lado del charco, en esos momentos impera la influencia del género en su corriente rusa, tanto así que se vino a mi mente la canción de TRNA titulada "Everywhere and Nowhere", una de las más agresivas de su último material. Sin embargo el resto de la obra cambia de manera radical. Entra al campo de juego una melodía acústica que evoca una clase de nostalgia que pareciera ser el llanto de la naturaleza tras aceptar la derrota en contra de la codicia del ser humano y así se la llevan hasta el final, acabando justo como empezó la parte serena, como si de lo que se tratara es de hacerte sentir que no se te lleva a ningún lugar.


Posteriormente el camino sigue una línea similar, el post-metal domina la mayor parte del tiempo, pero el post-rock llega a hacer justicia en el momento necesario para nivelar la emotividad. Te encuentras además diversas clases de sonidos que transmiten principalmente desesperanza e inclusive miedo, no por tratarse de un ruido negruzco, sino justamente por el impacto desesperanzador de los arreglos que hacen de la melancolía un elemento distinto a lo que estás acostumbrado a escuchar. Creo que esto último se debe principalmente a la manera muy bien lograda de intercalar escalas hermosas con aquellas que traen a la mente dolor, de alguna manera logra desconcertarte y crear una tormenta dentro de ti en la que converge la incomodidad por ser parte de la decadencia, y por otra parte, el sentimiento de depresión generado por el hecho de que realmente quisieras que las cosas fueran distintas de una vez por todas.

Muy a pesar de que sobresalen las partes llenas de rabia, y que estas son las que conmocionan en su mayoría, no pudiera olvidarme de resaltar la manera en que termina todo. Quienes se encargan de cerrar el telón mediante una gran actuación en que existe una complementación certera, son "Black Seas of Eternity" y "Hurt Us Again". Mientras el primero de ellos termina de la forma más cruda que te puedas imaginar haciendo alusión al vacío que le procede a la muerte, lleno de distorsión y golpes intensos a las percusiones, el último te tranquiliza de una manera muy diferente a los momentos de calma que hay a lo largo del disco. La inclusión única de violín en esta última canción en definitiva fue cerrar con broche de oro, y creo que por primera vez se crea un crescendo que finaliza irónicamente con detalles alegres que parece que pretenden devolverte las esperanzas que de inicio te fueron arrebatadas.

Glasir compuso un disco muy completo en el que se desencadenan sonidos crudos y agresivos que aluden a nuestro próximo mañana, lleno de sombras que sólo por momentos se disipan con momentos fugaces de tranquilidad. Es el soundtrack perfecto para la nueva era oscura en la que nos estamos sumergiendo por voluntad propia.

8 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba