4 ago. 2018

"Es evidente que Bloodguilt trae cero contemplaciones y si no sabes a qué te atienes es tu problema".



  • Genre(s):
  • Deathcore, Death Metal
  • Release Date:
  • 20 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Boris The Blade, I Declare War, Carnifex
  • Links:
Ya conocía el trabajo de Depths of Hatred, a quienes llevaba rato sin escuchar o ver activos pero mantengo presente que se dedican al deathcore técnico con una justa porción de death metal vertida en la cadencia desquiciada del estilo que portan, y eso a cualquier hora me alborota la hormona.

Dicen que los años no pasan en vano y a ellos les ha tomado cuatro volver exponiendo nuevo material, si como banda te ausentaste y no fue para regresar con buen impulso, lo mejor sería que ni te molestaras. En el caso de estos canadienses parece que ha funcionado pues reaparecieron derrochando combustible y reventando expectativas al anunciar la firma con Prosthetic Records, para incluirse en el reducido número de grupos con los que el sello representa estos sonidos.

Es la portada de Bloodguilt la que hace el mejor trabajo de relaciones públicas, saliéndose del molde estético acostumbrado con un arte que grita por atención y al menos de mi parte la tuvo sin condiciones. Más brutalidad o más melodía era la intriga, dos factores que la banda manipuló con determinación en Hellborn (2014), el arte no anunciaba claramente hacia donde iban pero ahí tenía que orientarse la dirección de esta clase de banda, así es como sin tener mucho entusiasmo por Depths of Hatred decidí escucharlo con la intención de reseñarlo.


Un siniestro minuto te recibe con “My Penance Beheld”, ahumando una atmósfera oscura con aromas de sinfonía fúnebre, apenas comienzas a sentirte cómodo con tan pomposa bienvenida el redoble de la batería entra en acción inyectando profundidad a la mezcla, para de inmediato hacer corte a “An Infidel's Dissent”. Llevo más escuchadas al EP de las que quise contar y hasta hoy no sé si esta canción me encanta o simplemente me atrae por ser el que pone la escalera a un lugar del que no bajas el resto del tracklist, repleto de blasts y carnicería de cuerdas cercenadas. Entrado “Covenant Curse” es evidente que Bloodguilt trae cero contemplaciones y si no sabes a qué te atienes es tu problema. La dinámica continúa con “The Nail Remains” pero ahora el rasgueo inicial de las guitarras es más clásico, como un sutil descanso de medio tiempo antes de continuar azotándote con una fila de golpes a la que no se le ve fin.

A diferencia del resto, “Throes Of Desperation” sí se preocupa de darte unos segundos de respiro antes del torrente blastbeatero que cae, son pocos segundos que fueron esenciales para discernir un cambio sobre un trabajo que se repite con riesgo de volverse aburrido, y esto no porque la calidad del ensamble carezca de matices seductores al oído que sabe apreciar, sino porque tampoco es un trabajo perfecto, o personalmente no me lo parece ya que le identifico debilidades, la que más me apaga es que el uso de breakdowns termina disminuyendo la dureza de la canción en los momentos que aparecen, aflojando cuando lo que necesitaba era volverse más pesado; un chasquido de dedos que te hiciera parpadear, un aumento en la intensidad de la flama para recordarte que el infierno no es algo a lo que puedas acostumbrarte, desafortunadamente la rigidez le ganó a la creatividad. En total son cinco temas en forma y si esto durara una canción más seguramente el tedio también me habría ganado.


Cada integrante suma para que la experiencia se vuelva incandescente, especial si eres junkie de la misantropía insana que el género cosecha, pero al final nada extraordinario en los instrumentos, si algo vale destacar es al vocalista, justo como lo harías si se tratara de Carnifex pues aunque estés inundado de referencias vocales, pocos te hacen pensar dos veces la exigencia y técnica que se requiere. La producción se encarga de engrosar el impacto, que lo plano se distinga en capas y que el aplastamiento tome figura, en otras palabras mejorada en su presentación, pero eso es de esperarse perteneciendo a una disquera grande. El primer punto de inflexión respecto a todo lo que han hecho (y el único a decir verdad) es que sacrifican gran porcentaje de esa melodía que es obvia remplazándola por otra que no resta protagonismo, a favor de una ejecución directa y mucho más revolucionada que nunca antes, pero eso sí, la sinfonía es un personaje que existe detrás ayudando a que el disco adquiera significado y la brutalidad no suene bruta sino intencionada y articulada. Bloodguilt tiene encanto y de eso no cabe duda.

7.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba