4 ago. 2018

"Una protesta musical feroz y violenta llena de vivas melodías, expresada en contra de una sociedad decadente que pareciera comportarse sorda y ciega ante las injusticias."



  • Genre(s):
  • Melodic Hardcore | Screamo | Post-Punk
  • Release Date:
  • 13 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Loma Prieta, Touché Amore, Viva Belgrado, Tenue
  • Links:
La manera en que conocí a Birds in Row fue muy curiosa, vagando por Facebook me topé con una imagen en la que un colega hacía una clase de comparación entre la atención a su parecer inmerecida que estaba recibiendo el nuevo disco de Deafheaven (que también trabajó en su momento de la mano de Deathwish Inc.) y la menor inclinación de la mayoría sobre hablar de lo nuevo que este conjunto oriundo de francia acababa de sacar justo el mismo día que los californianos. Llamó mi atención su descontento personal así que decidí saber de qué hablaba e inmediatamente acudí a YouTube. Para mi sorpresa me encontré con un grupo que terminó por gustarme bastante. Lo primero que pensé al escuchar completo uno de sus tracks fue que se trataba de una banda con un toque fresco y lleno de una clase de juventud eterna, pero no de cualquiera, sino de esa juventud rebelde que hace muchos años se atrevió a levantar la voz en contra de la injusticia social de la que ya muchos estaban hartos.

Este trío francés, es sin duda uno de esos exponentes que a uno le da un gusto enorme conocer por primera vez. Su música de corte abrasivo está llena de momentos tan coléricos y sustanciosos que uno simplemente se deja llevar dentro de esa ola de rabia sonora, contemplando además una grandiosa lírica llena de metáforas políticas, de crítica social y de una clase de melancolía que hacen sentir a uno que de verdad, ya hemos perdido al mundo.


We Already Lost The World, título de su nueva placa, es un nombre perfecto que refleja el contenido de todo el material hablando en amplios términos. El sentimiento de descontento es obvio no solamente por la lírica que grita con profunda rabia frases como "Who the fuck defines the justice in a land of cheatery?", sino porque la instrumentación es igual de corrosiva que su mensaje. Pudiera decirse en cierta manera que la fórmula principal de este conjunto es el melodic hardcore, aunque sería un error encasquetarlos tan de tajo con ese semblante. Tanto el screamo como una gran cantidad de toques de post-punk y post-hardcore clásico se hacen presentes en infinidad de momentos, así como la inclusión de una influencia del punk ochentero y del más moderno, lo que le da a su estilo un aire de belleza y delicadeza con una inclinación a transformarse en algo lleno de caos y epicidad cuando se requiere, llegando al grado de traerte a la memoria a exponentes como Converge por una parte y a Touché Amore por otra, probando así que la rabia puede ir de la mano de la melodía logrando un resultado digno de atención.

Lo que más me gusta es la gran facilidad con la que uno puede saborear las diversas texturas y capas que se van desplegando conforme avanza el disco. El primer tema "We Count So We Don't Have To Listen" es uno de mis favoritos precisamente por eso. En su inicio se asemeja a una banda de indie rock por los rasgueos a las guitarras que evocan una melodía que no te esperarías a que rompiera de pronto con un sonido caótico en el que se vomita una agonía auténtica. Pero lo mejor no es sólo eso, sino que tras esta intemperie retorna una línea melódica brillante con una progresión armónica grandiosa que sin necesidad de apoyarse en un sonido sucio lleno de distorsión, evoca extrañamente una atmósfera densa y pesada que registra una clase de alivio tras escuchar tanto desquicio liberador. También por ejemplo en "15-38" la canción que más se aparta de la línea del álbum, puedes degustar de un estilo cercano al post-punk prácticamente durante la primera mitad de la canción, en donde una voz limpia muy bien ejecutada canta al son de una guitarra eléctrica con apenas un poco de gain que actúa más que nada como apoyo a la rítmica impuesta por una percusión inmaculada, viéndose interrumpida la evolución del tema con gritos y destiempos similares a lo que el post-hardcore llegó a hacer en sus inicios antes de convertirse en un género más suave.


Además la producción es muy pulcra, lo que de entrada ya da puntos muy positivos al trabajo porque puedes apreciar los instrumentos en su totalidad y con ello conectas más con los riffs exquisitos que se ejecutan por parte de las guitarras. Esa limpieza por cierto es muy notable por el grandioso brillo que se le dio al sonido del bajo, instrumento que le inyecta un toque esencial a la fórmula por plantear la base rítmica sobre la que se actúa. En temas como "Love is political", "Morning" y "I Don't Dance es muy fácil detectarlo por ese contraste tan efectivo en el que interactúa una voz sumamente aguda y el instrumento con sus vibraciones bajas, al que a veces lo dejan resaltar todavía más en pedazos pesados en donde le echan los reflectores de lleno en los break de estilo hardcore, lo que en conjunto permite a uno como escucha sentir aún más el poderío derivado del talento que cada uno de los integrantes suman en el proyecto.

Lo destacado de Birds in Row en este álbum fue la honestidad con la que compusieron sus temas buscando ir más allá en su sonido para ampliar la gama de impacto en el estado anímico de sus fans. Quizá es por ello que uno logra crear un lazo fuerte con la melodía y el mensaje. Lo mejor de todo como lo dije, es que We Already Lost The World es una protesta musical feroz y violenta llena de vivas melodías, expresada en contra de una sociedad decadente en la que pareciera que todos se comportan como sordos y ciegos ante las injusticias.

8.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba