6 jul. 2018



Siendo fan del sonido del death metal, considero que en ocasiones se torna cansado escuchar tantos discos exageradamente demandantes o cuyas composiciones sean complicadisimas, inclusive dejando de lado ese sentido brutal base del género; a veces lo único que necesitamos es algo que simplemente nos haga soltar un “fuck… ese sí fue un buen putazo” mientras caemos a la lona. Carnal Decay, provenientes de Suiza, caen de lleno en esta descripción y con un corto material vuelven a la escena del slam con exagerada violencia.

La propuesta de los suizos se basa en un brutal death que se apoya en una batería veloz de mucho poder y en los instrumentos de cuerda que a pesar de su grave entonación, suenan con gran claridad. Encargándose de agregar a la fórmula los tan explotados slams que cada vez toman más terreno dentro del juego, el cuarteto se interesa por golpear primero y preguntar después, colocándolos correctamente en puntos clave para no tornarse tediosos. Agradablemente la cosa no se queda ahí debido a la inclusión dentro de su fórmula de tintes de beatdown y hardcore con un feeling muy europeo que refuerza correctamente sus ideas, dándole mayor aire de frescura a sus composiciones, punto reflejado sobre todo en el aspecto vocal. Es gracias a ello que los tres cortes que conforman a When Push Comes To Shove se diferencian entre sí y a la vez se sienten cargados de mucha energía, sobresaliendo sin ningún problema a los clichés típicos.

Fácilmente comparable con Real-Life Death de Waking The Cadaver o A Monument To Violence de Vasculitis, este álbum se une a la lista de materiales que conjugan inteligentemente las bases más primitivas dando vida a un slamming beatdwn delicioso. Su corta duración no permite afirmar una evolución o regresión en su sonido, convirtiéndose en un material que apacigua las ganas de sus fanáticos por escucharles algo este 2018. El inicio a un nuevo capítulo.

Concluyo agregando que estos tres cortes son fácilmente de lo mejor en su repertorio, siendo su forma de expresarle al público que los años no han cobrado factura y que por el contrario les ha permitido mejorar según es lanzada nueva música. Con ello, reafirman su vocación por la escena donde la brutalidad es verbo y sustantivo.



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba