9 jul. 2018



1877 es un año ciertamente «importante» en la historia de Estados Unidos, debido a que ocurrieron sucesos complicados que marcaron un antes y un después en lo que la sociedad norteamericana es hoy en día, habiendo dejado atrás la Guerra Civil y la Guerra de Secesión. En este año en cuestión fueron ahorcados diez hombres de ascendencia irlandesa por mantener relaciones con la sociedad secreta de Molly Maguires, conocidos por su activismo entre los mineros de carbón inmigrantes que residían en Pensilvania siendo estos actos una manera de hacerle saber al pueblo lo que sucedía al relacionarse con este grupo. Este brutal suceso que ha manchado las páginas en su historia es la base lírica del material que revisamos en esta ocasión.

The Hopewell Furnace, provenientes de Pennsylvania, regresan a este rodeo con 1877, su nuevo EP, corto en duración pero efectivo en contenido, el cual demuestra una evolución positiva en cada aspecto que compone su propuesta. El grupo sigue una marcada línea de technical deathcore fusionado correctamente con elementos más puros de death metal que los vuelven inseparables por sí mismos, reforzando la creación de temas que se debaten entre seguir una u otra línea con resultados más que satisfactorios, manteniendo salvajemente su propuesta. La producción que manejan ha venido mejorando con el paso de los años y en esta ocasión su disco trae una pulcritud digna de elogios.

Contado con un intro y cuatro cortes hechos y derechos, los estadounidenses atacan caóticamente, con construcciones técnicas impregnadas de melodías exquisitas. Agregar breakdowns rítmicos que logran dar mayor movimiento al asunto en puntos clave donde la batería junto a los instrumentos de cuerda van a mil por hora es una de las decisiones más acertadas ya que marcan el territorio para los golpes secos venideros, convirtiendo el ambiente en un campo de guerra. A su vez, el uso inteligente de los sintetizadores, pianos y órganos dentro del mismo supuso crear ambientes fúnebres profundos que ponen la cereza sobre el pastel dejando una feeling teatral al EP. Finalmente, el tener dos vocalistas les permite explorar puntos vocales diferentes, con constantes cambios y rangos que resaltan por su potencia, su fuerza y su forma de comandar a los demás instrumentos.

De esta manera, The Hopewell Furnace componen uno de los álbumes que personalmente no dejaré de escuchar por muy buen rato. El ser compacto, tanto en duración como en cantidad de temas, el presentar algo limpio, pesado, maduro y trabajado correctamente y sobre todo, el exhibir esa brutal técnica los convierten sin lugar a dudas en uno de las bandas norteamericanas con más potencial dentro de la escena. Un ambicioso material que entre el ruido que han generado producciones de alto calibre, pasa con muchos méritos, convirtiéndose en una de las placas más sobresalientes de uno de los lados más extremos del metal.



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba