20 jul. 2018

"Con The Sacrament of Sin nos percatamos que están bastante cómodos donde están parados"




  • Genre(s):
  • Symphonic | Power Metal
  • Release Date:
  • 20 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Sabaton, Civil War
  • Links:
Es (poco) probable que no conozcan el nombre de Powerwolf ya que el concepto temático de esta agrupación llama demasiado la atención por su buen manejo de mercadotecnia visual, algo parecido a lo que aplica Ghost pero en un molde completamente eclesiástico, licántropo y con corpse paint. Desde que nacieron dieron la impresión que habían dado un giro muy interesante al power ya que explotaban elementos que no se habían escuchado mucho en el género, principalmente los excesivos sonidos de órgano que simulan atmósfera de iglesia, en la mayoría de sus canciones dando coros en segundo plano (aumentando la fuerza del factor "catchy" y "sing along") y la voz de Attila Dorn que no entona agudos intensos como lo hemos escuchado mucho en este rubro musical.

Viendo crecer su fama a ritmo acelerado debido a lo dicho anteriormente, la realidad es que su sonido ha evolucionado poco pero en los momentos indicados. Después de tres discos haciendo un tanto de lo mismo, algunos ya se habían cansado de escucharlos hasta que lanzaron Blood of the Saints con temas memorables como "We Drink your Blood" o "Sanctified with Dynamite" que impulsaron aún más lo épico de estos alemanes. Bueno, después de eso han tratado de "alternar" en sus facetas, pretendiendo dar un sonido relativamente variado, regresando a la fórmula de antes más la nueva en cada disco. Ahora con The Sacrament of Sin nos percatamos que están bastante cómodos donde están parados.

Para los que conocen a la banda podrán intuir lo obvio, escucharemos lo que hemos estado consumiendo en los años anteriores y creo que los que gusten de su sonido estarán contentos con lo que están dando, pero personalmente prefiero dejar atrás el snobismo para ser concreto. Sí, otra vez han logrado hacer de su nuevo título algo entretenido, pero a base de sobresaturar una propuesta que empezó hace más de diez años, y vaya, si la fórmula funciona para un género que tiene dificultades por sonar diferente a la competencia musical no está tan mal, pero hacer constantemente lo mismo puede ser un arma de doble filo si no tiene una importante cantidad de versatilidad.


Al igual que Sabaton, tienen el mal de variar solo un poco en lo que ejecutan dejando muy pocos temas rescatables, ya que a comparación, el resto del disco se siente más como un relleno para justificar un trabajo completo. Algo fácilmente perceptible entre el primer y segundo tema, la introducción "Fire & Forgive" que no hace más que simplemente estar ahí, con pasajes sosos y poco interesantes, ni siquiera alentando a cantar nada, un anfitrión de naturaleza floja y desinteresada que nos da una "merecida" bienvenida. La vibra cambia cuando "Demons are a Girl's Best Friend" entra en escena, honestamente no es lo más increíble, pero para estándares del corto camino que llevamos, opaca por mucho a lo que se presenció en el primer tema. Lo mejor de esta canción es definitivamente el coro "cheesy", los arreglos melódicos con tonalidad alienígena y la letra que va a la misma dirección del título pop, que de hecho tiene similitud sonora con él.

"Where the Wolves Have Gone" es otro de esos temas que salvan un poco al disco, es la clásica balada power con cuerdas y lentas percusiones que se presta para el sentimiento (menos por la letra) y para dar una atmósfera tranquila. Y mi par favorito: "Stossgebet" y "Nightside of Siberia" poseen mucha fuerza dentro de su composición musical, sin mencionar que son el clásico platillo que Powerwolf da en cada disco, completamente pegajosas y épicas al lado de acompañamientos sinfónicos ligeramente sutiles y guitarras medianas en el segundo plano, lo suficientemente buenas para ser digeribles y no sumar "peros" en la cuenta al final de la comida.

Fuera de todo lo que pienso que pudo ser algo rescatable, The Sacrament of Sin es otro lanzamiento que puede gustar a los que consuman en exceso este género y morían por escuchar algo de estos alemanes porque son lo que más se acercan a algo "diferente" en cuanto a este sector, pero sigue siendo un título flojo que pretende dar un calibre alto pero se queda muy bajo en pólvora. Tiene sus buenos momentos, y como siempre, canciones memorables que quedan plasmadas en el obelisco del power, pero si buscas algo más que un simple bocadillo de poco sabor y textura, te recomendamos probar algo diferente, o bien escuchar lo más pegajoso de los licántropos.

7 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba