17 jul. 2018

"La música en éste álbum goza de ser diversa, cándida y energética, con performances perfectamente competentes y una identidad muy propia y particular".



  • Genre(s):
  • Atmospheric Rock, Post-Punk, Black Metal
  • Release Date:
  • 1 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Amesoeurs, Vaura, Kayo Dot, Astronoid
  • Links:
Creo que la tarea más complicada que acompaña reseñar a All is Phantom de Ghostbound es intentar clasificar su sonido; el álbum tiene de todo, post-rock, prog-rock, rock gótico, post-punk, post-metal y hasta black metal, pero la forma en la que integra todos éstos elementos me da dolor de cabeza al tratar de descifrar en cuál de todos éstos géneros está más apoyado el sonido. Es una pesadilla como reseñista, pero completamente lo opuesto como escucha, ya que All is Phantom es un disco extremadamente placentero para todos aquellos que buscan música melancólica e inusual.

Ghostbound es una banda Neoyorkina de “rock” comandada por el compositor, vocalista y guitarrista Alec A. Head, acompañado como parte del line-up oficial del bajista Noah Shaul y un trío de músicos sesionistas: David Richman en la batería, Valeriya Sholokhova en el Cello, y Natalia Barnaby Steinbach en el violín.

Mi primer acercamiento a Ghostbound fue el año pasado con el EP debut 2-song EP, con el que prácticamente me topé por accidente mientras revisaba nuevos lanzamientos en la plataforma de bandcamp, las dos canciones contenidas en éste EP respectivamente eran “Roof and Wall”, y “Night Time Drowning”, ambas canciones ahora incluidas en All is Phantom en su forma original, por lo que no hace falta ahondar tanto en éste EP, más allá del hecho de que éstos dos tracks me cautivaron lo suficiente para poner un bookmark en el proyecto y mantenerlo bajo mi radar. Un año después, mi interés ha dado frutos y tenemos entre nosotros éste excelente álbum que desborda dramatismo teatral y melancolía, pero sin perder en ningún momento la chispa de energía que lo vuelve un álbum legítimamente emocionante de escuchar.

La música que nos trae Ghostbound en éste álbum es una que goza de ser diversa, cándida y energética, con performances musicales perfectamente competentes y una identidad muy propia y particular. Lo primero que resalta con fuerza cuando uno se abre paso a través de All is Phantom son las vocales de Alec que lleva la delantera en la mezcla, usando una voz limpia durante prácticamente todo el álbum (salvo un par de momentos de capas vocales de fondo) enfocada principalmente a un vibrato muy simpático y teatral; no suena “profesional” en el sentido clásico, pero la confianza que exuda su voz y su claro entendimiento de su rango compensa fácilmente ese sonido ligeramente “amateur”. Mi principal preocupación con éste enfoque vocal era que se volviera “viejo” muy pronto durante la duración del disco, sin embargo Alec logra mantener el interés del escucha con coros pegajosos y memorables, además de una excelente química entre la voz y el track instrumental, gracias a esto, la música de Ghostbound es una de esas en las que a uno le parece difícil imaginarla con la voz de cualquier otro cantante, a pesar de lo poco ortodoxa que sea la interpretación de Alec.

Instrumentalmente hablando también tenemos un disco bastante jugoso y entretenido, como fue mencionado anteriormente, además de la instrumentación clásica de guitarra, bajo y batería, All is Phantom cuenta con la presencia de Cello y Violín, que son prominentes y parte integral de las canciones durante casi todo el álbum, y no solo un aderezo que pusieron al final para tratar de compensar fallas y carencias; el violín juega un papel crucial en el dramatismo teatral y suele ser el elemento que hila la conexión entre las melodías de guitarra y las vocales.


El Cello realmente no destaca mucho a lo largo del disco, lo cual es una pena ya que es un instrumento que casi siempre es un deleite escuchar, pero éste álbum desafortunadamente se queda muy atrás, enterrado en la producción y generalmente funcionando como “engrose” de sonido como regularmente lo haría un bajo en una banda tradicional; entiendo que su uso dentro de la música orquestal es precisamente éste, pero no cambia el hecho de que la mayoría del tiempo durante el álbum es difícil separarlo de los demás instrumentos, además de que la instrumentación de la banda ya cuenta con un bajo tradicional para cumplir ese papel; es perfectamente válido usar ambos para complementarse el uno al otro en éste aspecto del sonido, pero creo que precisamente faltó eso, que se complementaran, era una mezcla instrumental con un potencial bueno pero no se termina haciendo gran cosa con ello.

Ya que entramos a hablar del bajo, en éste departamento no tengo quejas. El instrumento está muy presente y prominente en la mezcla del disco, tocado muy a la usanza clásica del post-punk, con buenos grooves y algunos pasajes donde se encarga de interludios e intros, en todos casos una ejecución perfectamente competente y una mezcla que entiende la importancia del instrumento en éste específico estilo de música que Ghostbound decidió crear. En cuanto a la batería respecta, solo tengo un par de observaciones, otra vez respecto a la producción; hay momentos en los que se pierde detrás de la mezcla pero afortunadamente son menos estos momentos de los que esperaba, la ejecución en sí de la batería es bastante creativa y dinámica, a veces entrando a terrenos de prog rock y en otros llevando el estandarte de los momentos más black-metaleros con lluvias de blastbeats bajo riffs algo más oscuros y disonantes. La guitarra afortunadamente no tiene detalles en los que me pueda quejar, tiene el protagonismo que merece, perfectamente bien tocada, con riffs igual de dinámicos y energéticos que el resto de la música, pero en éste caso considero precisamente son los riffs los que llevan la mayor parte de esa carga de energía explosiva y resplandeciente que irradia la música de Ghostbound.

En general la instrumentación está perfectamente bien construida como dije antes, no hay tantos “highlights” técnicos pero realmente no se necesitan en un disco que se enfoca tanto en crear algo más poderoso que la suma de sus partes. Finalmente, el álbum tiene un “pacing” muy bueno pero que puede ser algo engañoso con las primeras escuchadas, en las que la sección media del disco puede parecer algo sin sobresaltos, recomiendo escuchar por separado las canciones individualmente de ésta sección después de la primera vuelta con el álbum, y luego volver a tomarlo desde el principio ya con la familiaridad de los tracks centrales, la experiencia de algún modo se vuelve mucho más coherente y mantiene la atención y emoción del escucha hasta el final.

Definitivamente All is Phantom es uno de los discos más puramente disfrutables que han salido en éste 2018, y aunque tiene algunos detalles de producción desafortunados, es un álbum que tiene muchísimos más aciertos que errores gracias a músicos claramente comprometidos con la sinceridad del trabajo artístico que están publicando, y eso de verdad se agradece.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba