31 jul. 2018

La imposibilidad de sorprenderse con la aberrante condición de The Eternal, pero sí con su capacidad de salvaguardar la inocencia en una vorágine de miseria es lo que verdaderamente se les debe aplaudir en Waiting for the Endless Dawn.



  • Genre(s):
  • Melodic Death | Gothic Metal | Progressive Doom
  • Release Date:
  • 17 / Aug / 2018
  • For Fans Of:
  • Swallow The Sun, Trees Of Eternity,
    Mar De Grises, October Tide
  • Links:
El calor es fatal y el sol igualmente insoportable, la fatiga del calor urbano se vuelve desagradable y si no tuviese puestos los audífonos hace mucho que me habría rendido con el paseo por el centro histórico. Suena “Rise From Agony” una vez más y nuevamente y una refriega de escalofríos azota mi cuerpo. ¿Cuántas veces he escuchado esta pieza durante la última hora? El verano aún está lejos de terminar, mi piel y la deshidratación lo saben, pero mis oídos me convencen de lo contrario. Me encuentro perdido en la ciudad de los muertos y la decadencia, el aire es tan gélido que los huesos no lo soportan y la agonía me agobia manifestándose en lágrimas sin razón de ser.

La institución australiana de metal gótico por excelencia, The Eternal, regresa este 2018 con su sexto álbum de larga duración, el cual me tomó por sorpresa, dejándome en completa vulnerabilidad ante su guadaña, no solamente por los cinco años de ausencia en el estudio, sino porque por primera vez desde sus inicios, la banda ha decidido regresar a lo más esencial del doom metal, dándole un giro de ciento ochenta grados al estilo oscuro y progresivo que han venido trabajando desde entonces.


Waiting for the Endless Dawn adopta esa coreografía de ritmo lento y transgresivo, punto de concentración de pesadumbre y malestar, que en determinado momento se libera de tal forma que no se pueda sino caer rendido ante su imponente presencia. En contraste con los distintos matices de sus trabajos previos, aquí estamos ante un álbum más rígido, que lo que pierde en dinamismo, lo compensa con la sólida majestuosidad de sus distintas construcciones, que a pesar de ser pocas (siete en total), abarcan uno de los tiempos de reproducción más largos de toda su discografía, alcanzando los setenta y cinco minutos en total.

La pimera canción, “The Wound”, es una las más complejas en toda su carrera, debido a sus esfuerzos por conciliar la lobreguez con la tecnicidad;declaración de la gran ambición que ha florecido tras quince años de trayectoria. Los primeros minutos me hicieron pensar que se trataba de una adaptación estructural del funeral doom al romanticismo de su estili previo, sin embargo, poco antes de la mitad me di cuenta de que se asemejaba más a una épica con elementos cinemáticos, que tomaba más del metal progresivo que de cualquier otra cosa. El tema incluso cuenta con un increíble filme de corta duración dirigido por el talentoso Guilherme Henriques, fotógrafo portugués que se ha encargado de la dirección y producción de vieoclips para bandas como Belphegor, Noctem, Hideous Divinity entre muchas otras.

Rise From Agony” como mencionaba al principio, nos sitúa en un contexto alterno, donde todo se ha reducido a cenizas, sumiendo en la desesperación a los pocos que continúan con vida. Los coros son el punto fuerte y cumplen su cometido de mantener despierto el interés del escucha; aunque el trabajo de producción tiene mucho que ver con la limpieza de las voces, no se le puede restar merito a Mark Kelson por su increíble registro vocal, pasando de los bajos sosegados a la pulcritud de las notas altas. “A Cold Day To Face My Failure” y “I Lie In Wait” suponen una notable evolución en la composición de sus baladas sinfónicas, sumándole ese carácter de death melódico finés por el que se inclinan tanto a su propia sustancia.

A estas alturas es notorio que los solos juegan un papel muy importante, dotando de una buena variedad estilística a cada pieza, pero sin llegar a ser impertinentes, pues sus apariciones fungen más como un puente entre las distintas secciones y sus motivos, que como motivos per se. Los guturales no podían hacer acto de ausencia en la renovada dirección de la banda, y es por ello que “In The Lilac Dusk” tiene como invitado al magnánimo Mikko Kotamäki, vocalista de Swallow The Sun, quien dota de una penumbra inquietante a un tema que ya de por sí es bastante aspero en la instrumentalización.

La imposibilidad de sorprenderse con la aberrante condición de The Eternal, pero sí con su capacidad de salvaguardar la inocencia en una vorágine de miseria es lo que verdaderamente se les debe aplaudir en Waiting for the Endless Dawn. Más allá de ser su material más oscuro y pesado hasta la fecha, son todos esos momentos de alivio lo que hacen de este un álbum que se puede disfrutar incluso si se es ajeno al género, guardando asimismo detalles que los más exigentes sabrán apreciar, como si se tratase de un aquelarre en donde hay que cerrar los ojos y bailar con la muerte siguiendo el compás de la agonía, para intentar que el mundo se pierda antes que la conciencia. Si bien esta no es una reinvención de la rueda, sí lo es de los propios estándares de una banda que ha sabido salir de su zona de confort exitosamente.

8.5 / 10




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba