11 jul. 2018

"Es un collage de luces, formas y colores que no dicen nada, aunque esté bien recortado y empastado por la habilidad inmaculada de sus hacedores".



  • Genre(s):
  • Progressive Metal
  • Release Date:
  • 13 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Caligula's Horse, Trepalium, Devin Townsend
  • Links:
¿Qué tan bueno puede ser un disco si luego de escucharse para poder comentarlo queda en el olvido? Me tomó pocas reproducciones después de que saliera Automata I y haberlo reseñado, entender su irrelevancia a la par de lo que estoy recibiendo de otros lados, aunque eso no viene al caso.

En su momento, la expectativa por este nuevo producto de Between The Buried And Me y en general el buen desempeño hecho, se vio manchado por la aparente necesidad de dividirlo en dos. Pocos meses después ya está a disposición Automata II (en formato de EP) y puedo conocer el desenlace de este doble lanzamiento conceptual.

Ahora otra pregunta, ¿qué tan bueno puede ser un disco “conceptual” que tiene que dividir su presentación en dos partes para desenvolverse a plenitud, o como el grupo lo planteó, para disfrutarse mejor? El problema de dejar esa incógnita no es tanto el resultado en cualidad compositiva, es que la mayoría esperaría obtener una segunda parte respondiendo mejor la historia escrita en el primer capítulo, en especial cuando no resuelve intenciones con claridad. Contrario a esto, termina sin dejar un entendimiento discernible de lo que se trató. Lo que es peor, hablando de los cambios de sonido y las decisiones creativas que se tomaron, la confusión acaba perjudicando todo el ensamble. Me habría gustado abrir el comentario con palabras más positivas acerca del material pero tras escucharlo cinco veces, honestamente no veo por donde justificarlo ni para que seguir, tal vez no lo estoy entendiendo en lo absoluto pero cada reproducción convence más de lo malo del material que lanza BTBAM, un producto de mercadotecnia más que el esfuerzo de una banda con todos los trofeos al mérito del metal progresivo y el talento de sus músicos.

Ya hablé pestes y no he mencionado nada en concreto de la música en Automata II. La realidad es que siendo fanático al sonido melódico de Caligula’s Horse, esa entrada que hace “The Proverbial Bellow” me es agradable, el desenvolvimiento crece bien en la intensidad conectándose con el estilo rítmico usual en ellos, es un tema largo pero ninguno es extraño a esto con la banda, los errores llegan después cuando en sus otras tres canciones la falta de congruencia comienza a ganar terreno sobre pistas alargadas innecesariamente. De pronto y sin que haya aviso de ello, entra “Glide” con un acordeón y la actitud cambiada, de melancolía con piano a una actitud cirquera de acordeón, casi visualizando los malabares de un payaso en lágrimas. Al instante siguiente es el jazz y el swing quien toma las riendas de “Voice of Trespass”, recordándome exageradamente al corte estilístico de Trepalium o Cyborg Octopus, con los instrumentos de viento resonando sobre el redoble rítmico y la explosión del tema a la par. Claro que pueden enganchar y sonar bien en papel y en la práctica, pero al menos a criterio personal son una clase de intervenciones sin razón de ser, faltantes de inspiración, poniendo de cabeza la dinámica y el desarrollo de esto no como algo memorable sino perfectamente olvidable. Es un collage de luces, formas y colores que no dicen nada, aunque esté bien recortado y empastado por la habilidad inmaculada de sus hacedores.

No se trata de que me niegue a los cambios ni que los prefiera haciendo lo mismo, desde siempre y en cualquiera de sus proyectos alternos se ha sabido que son capaces de hacerlo todo con cierto grado de atracción, son las ideas carentes de consistencia las que dejan un trabajo fuera de identidad y fuera de compatibilidad. Normalmente no pienso en las letras hasta que la relación que llevo con la instrumentación me permite intentar discernir el contenido lírico, pero esto no deja ganas de seguir. Si te suena a reclamo tal vez lo sea, es bueno que no dejen de intentarlo, penetrar en otras formas de expresión con la personalidad de la banda siempre se agradece, lo malo es querer hacerlas pasar por algo que no es; quizá sí un intento fallido a la Devin Townsend.

Un buen cuadro de pintura no necesita entenderse para provocar explicaciones en tu cabeza, aun si tu razonamiento no tiene nada que ver con el autor, y en ese sentido un álbum doble que fue anunciado y justificado como obra conceptual debería dejarte con el sabor de algo resuelto, lo que sea menos la amargura de la confusión. Si no hay single disponible a dos días de ser publicado oficialmente es porque darte muestras es más perjudicial que promocional.

6 / 10


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba