17 jul. 2018


Siempre es un gusto para mi el poder ofrecer un contenido diferente al habitual, me resulta un ejercicio sano y bastante reconfortante, dado que la monotonía suele ser un fuerte obstáculo a superar. Es por eso que la invitación a que conozcan música distinta es parte esencial de lo que quiero conseguir como creador de contenido. No soy el mayor experto en el tema, pero eso no quita que alguno de estos álbumes les pueda llamar la atención por cualquier motivo que ustedes los lectores encuentren, y por supuesto la idea central es que logren adentrarse en cosas que normalmente no están en su radar. Sin más preámbulos, aquí la segunda parte de esta sección.

Kaidi Tatham – It's A World Before You
El nuevo proyecto de este músico británico conocido por sus diferentes colaboraciones a lo largo de los años con artistas de la talla de Amy Winehouse, es uno de los materiales de jazz más divertidos con los que me he topado en este año. Esto se debe a la gran paleta de influencias que contiene su música, mostrándonos terrenos tales como el afro beat, en canciones como "Joyous" o esos samples de hip-hop incluidos en "Bien", hasta incluso llegar pisar las playas del caribe en temas como "Outta Audah". Estos son sólo algunos ejemplos de la gran cantidad de guiños musicales que nos ofrece este material, el hilo conductor sen encuentra en esa pasión por la composición orgánica y fluida del jazz, manteniendo esos ejercicios de ejecución siempre en lo alto de sus capacidades, dando como resultado un disco que te ayuda a pasar un rato bastante agradable.




Kamaal Williams – The Return
Kamaal Williams es uno de esos románticos absolutos por mantener viva la llama original del jazz. En esta nueva obra presenta una faceta diversificada y mucho más consolidada que he en trabajos anteriores. Las texturas con las que se permite jugar siempre están marcadas por esos grooves maquiavélicos, que son adornados por diferentes matices, tales como arreglos electrónicos, o de cuerda, como en el caso de unos de mis temas favoritos, "High Rolle". Pero no sólo de melodías vivimos, y es que se atreven a esparcirse en compases de forma deliciosa, haciendo transiciones rápidas y directas, tales como el arranque de "Catch The Loop", para después aterrizarnos sobre tonalidades tenues y sensuales como las de "Medina", dando así una demostración de las distintas facetas que pueden promulgar en este músico y sus acompañantes. Si te gustan las grandes ejecuciones, los discos introspectivos, o la música, esto es algo que vale la pena escuchar.




The 8-Bit Big Band - Press Start!
Son muchos los proyectos que han surgido a lo largo de los años comunicando ese amor a la generación de los 8 bits. Y es que la nostalgia siempre será un recurso muy emotivo y poderoso a la hora de conseguir la aprobación del público, pero me alegra que este ensamble no haya optado solamente por el recurso fácil. Nos encontramos ante versiones estupendas de temas legendarios de aquellas bandas sonoras formidables y carismáticas de los videojuegos de los años ochenta. Cada una de las canciones tiene algo que ofrecer musicalmente, regalándonos un recorrido maravilloso por los subgéneros del jazz, cada uno con un cariño y especial cuidado, pero sin duda para mí el pináculo de este proyecto lo alcanzaron con ese latin jazz adornado con el tema central de Super Mario Bro’s. Una delicia de principio a fin, que resume a la perfección lo que querían alcanzar. Sin duda alguna, esto es algo que hay que recomendar.




SWARVY – Anti​-​Anxiety
En el primer especial que hice no pude incluir algún proyecto que combinara el hip-hop con el jazz, esto debido a que encontrar proyectos que gusten de ambos mundos no es tan común cómo parece. El productor y beatmaker SWARVY construye samples apoyados sobre esas dinámicas rítmicas propias de estilos como el cool jazz, y las junta con arreglos que van desde acordes de funk o soul, hasta sonidos electrónicos, esto logra generar una potencia armónica y una identidad propia de autor, y cuando el flow de los distintos raperos que participan en las piezas arriban, el puzzle se completa y caemos ante unos de los discos más deliciosos que he escuchado en el transcurso del año. Denle una oportunidad, no se arrepentirán.




Idris Ackamoor and the Pyramids – An Angel Fell
El sabor y la pasión llega a esta lista gracias al ensamble californiano liderado por el sensual saxofón tenor de Idris Ackamoor. Su principal arma es la atmósfera, con la cual logran articular de forma bastante interesante sus diferentes mensajes sociales, todos evidentemente apoyados en un grupo de timbres sonoros que rinden tributo a sus raíces más lejanas. Estos sin embargo se encuentran bastante ligados a la base rítmica, pero hay un elemento muy particular que por su uso y sonido se hace extraño en esta amalgama, y es el violín. Su uso es una herramienta que valida esa añoranza por el folclor, y el respeto hacia la música americana. Una obra espiritual, cósmica y mágica. Propia de personas convencidas de su cariño hacia este medio.




Kamasi Washington - Heaven And Earth
Creo que no hace falta agregar algo más a todos los análisis que existen en la red sobre Kamasi Washington, hay canales de información más apropiados para hablar con mayor profundidad sobre lo que hace tan grandioso a este músico. Solo quiero decir que me alegra muchísimo que una figura de este estilo musical este siendo apreciada por un gran público, y que además él este logrando romper con los estigmas y miedos que muchos tienen con este universo sonoro. Sin duda alguna con Heaven And Earth sigue en la cima de su creatividad, y su espacio como representante contemporáneo del jazz, sigue siendo completamente suyo. Si por alguna razón aún no has surcado las costas estelares de este fabuloso artista, no dudes en hacerlo.




Binker And Moses - Alive In The East?
La dosis de improvisación y libertad creativa viene de la mano de este dúo de talentosos. A pesar de sus limitaciones tímbricas, logran siempre dejarnos a la expectativa de sus ocurrencias sonoras. La dinámica es el elemento en el que sostienen todo su arsenal, atacándonos con su sordidez desmedida, sus ejecuciones infernales y sus lapidarios grooves, nos motivan a seguir a la expectativa. Enteramente grabado de una presentación en vivo, la producción logra captar toda la espontaneidad y magia que contiene este conjunto, que nunca deja cabos sueltos y nos alimenta a la perfección con notas sorpresivas y delirantes. Un material que sirve como una puerta de entrada a aquellos que quieran conocer más a fondo los estilos más caóticos del jazz.





¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba