2 jun. 2018

Es un disco que tiene más de bueno que de malo, tiene momentos tanto pesados como pegajosos y encaja muy bien en su discografía




  • Genre(s):
  • Classic Rock | Heavy Metal | Occult Rock
  • Release Date:
  • 1 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Blood Ceremony, Year of the Goat,
    Jess and the Ancient Ones
  • Links:
Desde su primera puesta en escena Ghost siempre ha dado mucho de que hablar, es claro que el misterio sobre sus identidades que los rodeó durante muchos años fue una pieza clave para hacerlos crecer, pues el morbo y las especulaciones sobre quiénes podrían estar detrás de las máscaras hacían que la banda fuera objeto de charlas recurrentes entre la gente que poco a poco comenzó a otorgarles la popularidad que hoy tienen. Aunque no solamente fue su show teatral y el misterio lo que los hizo crecer tanto en poco tiempo, mucho tuvo que ver la música que compusieron que desde un inicio fue del agrado de miles de escuchas que sentían una gran satisfacción al escuchar un montón de riffs setenteros con una vibra ocultista que sea por nostalgia, curiosidad o por otras razones, les terminó por satisfacer más de la cuenta.

Al día de hoy, las identidades de quienes conformaban originalmente el conjunto ya no son objeto de discusión, se disipó toda incógnita y ya todos sabemos que la mente maestra detrás de la agrupación es Tobias Forge, quien hoy es el único integrante perteneciente a la alineación original. Para su fortuna, el sigilo y discreción de su identidad terminó por ser un elemento del cual no tuvo qué preocuparse por prescindir de él y al final, sin importar los inconvenientes que han rodeado a Ghost a lo largo de los últimos años, estamos al fin en presencia de Prequelle, su cuarto álbum en el que por primera vez, no vemos a un mítico Papa Emeritus al mando.


De entrada hay que establecer que Prequelle dista mucho de ser una entrega que busque trascender más allá de la cuenta, y esto es algo que se tiene que tomar mucho en cuenta para poder disfrutar del material. No se le puede exigir demasiado a un trabajo que no busca algo más allá que entretenerte y hacerte pasar un buen rato mientras conduces o estás en la oficina, por lo que no se le debe de negar la oportunidad de reconocerle los aciertos y puntos positivos que lo rodea.

Lo cierto es que Prequelle, tiene sus puntos a favor y logra satisfacer en la medida de lo necesario las expectativas que se tenían sobre la agrupación desde que lanzaron su primer sencillo titulado "Rats". Como era de esperarse, una vibra clásica rodea todas las canciones con un sonido que destila los mejores ritmos ochenteros que solían abarrotar las radios de los automóviles en aquellas épocas. A diferencia de sus anteriores lanzamientos, el occult rock no es la piedra angular de su fórmula como en su momento lo fue en temas como "Elizabeth" (2010), sino que en esta ocasión buscaron darle a su sonido un toque más resplandeciente y lúcido. Más allá del ocultismo, buscaron llevar sus cimientos a un plano sonoro que se apega más a un rock clásico puro y simple, aunque sin dejar de lado los toques particulares que los hace ser lo que son, como la inclusión de riffs pesados y rítmicos que le siguen incluyendo ciertos acentos de modernidad.


Esta nueva entrega pone de relieve la visión que se tiene para el futuro de Ghost de ser una banda que quiere seguir sonando como un clásico de décadas atrás, visión que si bien no difiere de lo que uno ya podría esperar, eso no le resta efectos de satisfacción a las maniobras que han hecho para capturar la atención de muchos con un infeccioso sonido plagado de pasajes catchy. Los mejores momentos corren a cargo de los temas "Rats", "Faith", "Dance Macabre", "Witch Image" y "Miasma". En los primeros dos pregona la malicia que sostuvieron en la mayoría de los tracks de Infestissumam y Meliora, con riffs altisonantes y sintetizadores pesados caracterizados por un carisma hipnótico liderado por la icónica voz de Forge, la rítmica en ellos incita emocionarse como en su momento lo llegó a hacer "Cirice", mientras que en los otros dos temas, uno se puede dejar llevar por un estilo muy asimilado a la música disco que fue arrastrado hasta el campo del rock; escuchar "Dance Macabre" es prácticamente traer a tu mente a las chicas de ABBA, poniéndolas a colaborar con aquél Scorpions que compuso temas tan memorables como "No One Like You", su rítmica pegajosa es simplemente imposible de no disfrutar y gracias a ello puedes corroborar que Prequelle es una placa que resulta suficiente para satisfacerte por un buen rato, y en el caso de "Miasma" lo interesante es el gran trabajo instrumental que realizó el conjunto al crear un tema en el que se consolida su esencia sin la necesidad de una voz de fondo que la guíe, el track empieza con pasajes simples que poco a poco van acumulando energía y velocidad hasta que llega a desembocar todo el vigor con solos de guitarra y sintetizador, y un muy bien logrado solo de saxofón que uno jamás hubiera esperado escuchar de algo proveniente de ellos.

Sin embargo, no todas las hojuelas pueden tener miel, y lamentablemente se incurrió en varios errores que no se pasan por alto, el primero de ellos fue la inclusión de dos temas instrumentales sin haber necesidad de ello. Como lo dije, "Miasma", es un gran tema en el que incluso tomó por sorpresa el uso de un sax muy enérgico, sin embargo el segundo tema instrumental "Helvetesfonster" no aporta nada en lo absoluto, es un tema superfluo e intrascendente que simplemente no tendría razón de estar ahí. Por otra parte "Pro Memoria" termina por entorpecer la fluidez que hasta "Dance Macabre" llevaba el disco, el tema simplemente falla y no logra conectar contigo de alguna manera, ni por rítmica ni por estilo, el estribillo es algo chocante y suena como algo que en búsqueda de materializar un sonido en particular, se quedó a medias sin terminar por llegar a ser algo en concreto.

A pesar de ello y para fortuna de todos, el álbum concluye con un tema poético que refleja muy bien la capacidad de Ghost de utilizar el drama de manera beneficiosa, "Life Eternal" termina por ser un buen cierre a manera de balada que logra levantar los ánimos tras los errores, y ya si nos vamos a la edición deluxe, los covers que hicieron de Pet Shop Boys y de Leonard Cohen acaban por ser un buen complemento que rellena un poco los huecos que quedaron a la vista en esta cuarta entrega. Como sea, Prequelle es un disco que tiene más de bueno que de malo, tiene momentos tanto pesados como pegajosos y encaja muy bien en su discografía.

7 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba