12 jun. 2018

Un disco que no pierde la línea tradicional del creador, pero tampoco es excesivamente continuista, sigue mostrando su faceta más emotiva, sin dejar de lado sus influencias más poderosas.



  • Genre(s):
  • Progressive Metal | Post-Rock
  • Release Date:
  • 9 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Sithu Aye, Distant Dream
  • Links:
A la hora de acércame a una obra normalmente lo hago de forma crítica, con recelo, sin importar quién esté detrás de ella. No negaré que siento en muchas ocasiones hype por ciertos trabajos debido a sus autores, pero tiendo a no dejarme llevar por mis expectativas, siento que eso es algo que se logra con el pasar de los años y la madurez suficiente. Es por eso que al afrontar la obra del señor Dawidek iba con ciertos prejuicios. El primero era la calidad de músico y de autor que es este polaco, algo que nos demostró a lo largo de su trayectoria musical, pero precisamente esto último me llevaba a pensar que podría haberse estancado en su nicho y no salir de él, pero he de decir, muy en su favor, que estos miedos han sido exiliados por el gran carisma de este artista. Dream Reflection es un disco que no pierde la línea tradicional del creador, pero tampoco es excesivamente continuista, sigue mostrando esa faceta emotiva tan peculiar, sin dejar de lado sus influencias más poderosas.

La placa es todo un despliegue amplio de melodías memorables, es algo muy curioso que casi todas las bandas que se me vienen a la mente que son oriundas de esas tierras, manejan un muy alto nivel de sensibilidad compositiva. Su trabajo armónico es cuidado con un mimo y un cariño que se transmiten a través de las notas, esta característica es demostrada por el multi instrumentista nada más iniciar el primer track titulado "Skybridges", nos invita a dejarnos caer en sus mantos de estelas y supernovas acogedoras que se asientan en esos terrenos baldíos de nuestra imaginación. El crescendo es formidable, es una explosión de sentimientos, de pasión, de amor por lo que haces, y para mí eso es algo muy valioso.


El elemento distintivo y particular que contiene este material se lo dan muchas de las colaboraciones que ayudan a conjugar algo mucho más épico y grande. En muchas ocasiones esto suele ser un factor que no genera confianza en los fans, pero Widek nunca pierde el hilo conductor de su visión, esto se puede ver claramente en dos canciones, "Daydreamer" y "Adventurer", en la primera la guitarra de Adam Rafowitz nos adentra en un mundo mucho más pesimista que el tradicional, pero los arreglos que le imprimen a la obra hace que ambos intérpretes den un duelo armónico bastante interesante, pero esta tesis es reafirmada y mucho más enriquecida en el segundo titulo mencionado, en el cual Sithu Aye no deja concesión alguna y desde el primer segundo nos ataca con sus riffs tajantes e incisivos, hasta que van apareciendo esos acordes y punteos melodiosos que le impregnan esa dosis melancólica que se contrapone perfectamente a la aplastante inmersión del escocés, terminando en un duelo apasionante y técnico, que nos presentan en una exhibición de notas, las guitarras.

Otro apartado que quisiera destacar como factor diferencial, es la inclusión de géneros alternativos, que parecen todavía reacios para algunos sectores del progresivo moderno, estos son el post-rock y el math-rock. El más es usado, y que otorga una identidad fascinante a todo ese mar de detalles compositivos es el post, debido a que es una constante, sobre todo en los temas no colaborativos. El famoso trémulo pick es un punto de algidez bastante aplicado en "Fading Memories", la cual contiene uno de los finales más alucinantes del álbum, con esos beats fusionados con voces angelicales que te vuelan al espacio sideral de forma directa, y la pieza que continua, la cual abre de forma similar a ese cierre. "False Paradise" contiene un arreglo de piano sutil y maravilloso que se ve interrumpido por un cambio de ritmo fluctuante que refleja esos toques math que mencioné al principio del párrafo.

El único “pero” que le puedo poner a esta obra es sin duda su cierre. No lo considero como algo malo, pero no creo que fuera necesario agregar un cantante, el cual muestra una perfomance no muy destacable, y aunque el intervalo final mejore, dado que esa producción oscura y las muestras de hasta un blast beat me agradan mucho, sigue un producto muy común dentro del género, además de que ese tema me saca de la experiencia que he vivido hasta ahora, no quiero escuchar growls y extremidad en algo que me ha llevado por espacios y momentos tan especiales, pero esto no logra lastrar una pieza digna de elogios. Pienso que el talento de este autor está en el fondo, no en sus formas, y lo ha reafirmado una vez más, mostrándose como uno de los músicos más interesante de su generación, y quizá muchos lo recordaremos con mucho cariño en el futuro.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba