22 jun. 2018

"Se siente energizante, a diferencia de algunos discos instrumentales que planean impresionar, pero solo redundan en sus composiciones, éste brilla al carecer de planicie creativa musical"




  • Genre(s):
  • Instrumental | Progressive Metal
  • Release Date:
  • 14 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Eternity´s End, Devin Townsend Project
  • Links:
Por escoger una palabra personal, tengo una relación muy "linda" con el proyecto de The Fractured Dimension, ya que fue éste el que impulsó a un grado muy fuerte mi amor por esta clase de proyectos multi instrumentalistas; cuando los conocí en el 2015 con Galaxy Mechanics, amé por completo su propuesta, una impresionante ejecución de once guitarras que daban forma a una conglomeración auditiva, tomando fuertes elementos neoclásicos, jazzistas y hasta djent para su muy bien pulida base progresiva. Claro, esto fue en ese entonces, pero investigando más sobre el proyecto me topé con sus titulos anteriores y sus creadores: un trío liderado por Jimmy Pitts, el cual ha diversificado en sus composiciones para demostrarnos una amplia perspectiva de lo que es capaz, fungiendo como un genio musical al que se le deben las composiciones anteriormente mencionadas y hasta proyectos meramente hechos a base de jazz con hermosas fusiones, tanto de world music, avant-garde, etcétera, dominando en su totalidad demasiados géneros; las expectativas de cualquier producto suyo son muy altas (al menos para quienes lo conocemos) y francamente On the Precipice of Many Infinities no me decepcionó.

Digamos que este puñado de músicos tienen una actitud/vibra muy similar a la de Devin Townsend, inquieto y proporcionalmente deseoso por entregar algo diferente y presumir que dominan la música en general, los sonidos de cada uno son muy diferentes al otro, pero siempre está la posibilidad de un escape musical en forma de caballo troyano de un proyecto al otro, véanlo como un desliz o accidente, pero para mí es solo otra excusa para lanzarle rosas a los chicos. Con esto quiero llegar a que toma identidades de todo lo que se ha creado a manos de estos músicos norteamericanos.


"Foreground of a Wonder" lubrica la introducción con buenas ideas de presentación, explayándose con un hermoso violín y percusiones étnicas que toman de la mano a nuestra alma en pocos segundos, pintando el camino con coros sintetizados que conectan con "Nights of Somber Frost", los cuales parecen más una clase de compás para marcar las primeras bases de la batería; estos tiempos se mantienen después en segundo plano de la canción ya que muchos esperan escuchar la feroz técnica musical que dio fama al proyecto, aquí se expresa más con un sabor progresivo neoclásico con ambientaciones espaciales, permaneciendo en una acelerada ejecución para mantenernos despiertos e interesados. "Lights Defiance" se contagia con la misma ambientación coral, pero promueve mucho más la versatilidad instrumental y la excelente ejecución de la misma, otorgada por los increíbles guitarristas invitados y el resto de los músicos, siendo constantes en los cambios y las velocidades, sumergiéndonos en una poderosa tormenta donde las guitarras resplandecen en forma de relámpagos y escabrosas luces, mientras que el teclado, aunque de velocidad media, se siente más como suave agua que refresca y complementa al ojo del huracán.

Para sorpresa de muchos, "Towards the Mysterium" y "Mathematics of Divinity" regresan remasterizados y con más metal, para los que no sepan, dichos temas fueron creados hace diez años, con una producción moderadamente suave, pero al traerlos de regreso con nuevos rostros, de verdad que se siente como un regalo nostálgico. Para no profundizar en lo que se hizo hace años, solo digamos que fueron de las canciones más atractivas del Towards the Mysterium, principalmente por cómo se desenvolvían y tomaban la forma de diversos géneros, desde jazz, hasta flamenco.


Hay dos canciones que consideraría fuera de lugar, pero son las de menor duración que tal vez pretendan actuar como preludio ambiental, pero no se sienten como tal. Aun con esto, no es ni si quiera un pequeño "pero", ya que no toman ni diez minutos escucharlas; desde el momento en que se reproducen son algo predecibles, entonces al quitarlas no se sienten como una pérdida. El disco se mantiene fuerte, veloz y se siente energizante, a diferencia de algunos discos instrumentales que planean impresionar, pero solo redundan en sus composiciones, éste brilla al carecer de planicie creativa musical, cada canción se siente muy cuidada y pulida, retomando de nuevo el tema de las canciones de hace diez años, se nota un gran trabajo de cambio hacia éstas para que pudiesen entablarse en la época moderna dentro de este disco, incluso un trabajo más personal como el de "Triumphant Descent" permanece intacto en esencia pero en producción tuvo una increíble mejoría. Jimmy Pitts y sus músicos son el claro ejemplo que decir "menos es más" no aplica en términos de conocimiento musical y lo podemos escuchar claramente con On the Precipice of Many Infinities donde el continuo clímax mantiene nuestras cabezas al borde de una explosión mental.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba