19 jun. 2018

Spurv regresan impregnados de la esencia escandinava, otorgándonos un álbum atmosférico y hasta cierto punto cinemático, que deja en claro las ambiciones de la banda de concebir un sonido lúgubre y lleno de suspenso



  • Genre(s):
  • Post-rock | Post-metal
  • Release Date:
  • 31 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Blak, A Swarm Of The Sun,
    Kokomo, Set Fire To Flames
  • Links:
Ser un adolescente que recién descubre que hay música más allá de los mismos vinilos viejos del tío buena onda es algo increíble, y es que específicamente el post-rock se siente tan familiar y cercano, tan propio, que se vuelve inevitable irse de lleno a ese agujero que parece no tener fin. Lo he visto ocurrir con un montón de amigos y aún más claramente lo veo hoy en la web. Siempre es grato ver la emoción de alguien que escucha por primera vez a esas bandas referenciales (ya saben cuáles) y que sucumben ante su remembranza melancólica. Sin embargo, la popularidad que ha gozado el género en esta década sigue debiéndose en gran parte a esos mismos grupos que lo consagraron hace quince o veinte años, ¿y el resto dónde queda? Escondidas como ajugas en un pajar, existen propuestas interesantes y muy solidas que la mayor parte del tiempo pasan desapercibidas por la audiencia general. Lo que preocupa no es la cantidad de la competencia, sino la calidad de esta. Las agrupaciones neonatas, en su afán de formular una esplendidez emocional equiparable a la de sus ídolos, se pierden en un juego de emulación, muchas veces sin ser conscientes de ello, cuyo devenir no es otro que el de una copia genérica más.


Aferrarse a cierta normatividad no tiene nada de malo, la decisión de no ir más allá de las fronteras estilísticas es algo respetable, pues eventualmente decae en la refinación de un sonido. Las personas detrás de Spurv entienden esto; sin pretensiones detrás, ni perseguir la gloria en ridículos intentos de descomposición de la materia prima con la que trabajan, han dejado bien demostrado el talento que poseen y su gran aptitud para no estancarse. Debutando en el 2012 con un EP llamado Blader som faller til jorden og blir til nye trær, y después del exitoso LP con el que debutaron hace tres años, Skarntyde, el conjunto oriundo de Noruega regresa con algunos cambios en su alineación, que se vio reducida a un núcleo de cuatro personas: Gustav Jørgen Pedersen (guitarra), Herman Otterlei (guitarra), Hans-Jakob Jeremiassen (bajo) y Simon Ljung (percusiones); además de la colaboración en el estudio y los hows en vivo de Eirik Ørevik Aadland (guitarra) y Simen Eifring (trombón).

Ya desde el intro, con el agua de un río corriendo, inmediatamente acompañada de un trombón similar al que escucharíamos en un tráiler de algun sombrío thriller independiente, nos damos cuenta del no tan sutil cambio de estilo que Myra trae consigo. “Og ny skog bæres frem” y “Fra dypet under stenen” dan relato de ello, con el dramatismo de esos trémolos diluidos en un sustancioso tremoleo post-blacker, además del ajetreo de recurrentes explosiones de frenetismo, similares a las del post-metal de Russian Circles.

La duración de los tracks me hace pensar que, en medio del proceso creativo, decidieron dejar el típico relleno apaciguado (que es tan inherente para algunas de las instituciones post-rockeras más suaves en la construcción de sus crescendos), para ir directo al punto de lo que desean transmitir. Claro, "Hviler bekkenes sang” y “Fra myrtempelet” podrían parecer una distracción en la primera instancia, pero una vez que se está por llegar a la parte final del álbum se cae en cuenta de que su contenido es tan importante como el del resto de los temas, cada uno elaborando un motivo cinemático distinto dentro del objeto sonoro: el primero, con un progresivo juego de atmósferas simulando una batalla entre las cuerdas y el trombón, que desencadena una expedición introspectiva que posteriormente desbaratará la fantasía perenne, llena de sopor, forzando el despertar en medio de una tempestad desapacible; el segundo, haciendo uso de la distorsión de las guitarras como féretro de la inocencia.


Den gamles stemme brister” es una estampa de las auroras boreales del círculo polar ártico, que sigue la estructura clásica que bandas como Mono y This Will Destroy You popularizaron, pero evitando caer en el error del que hablaba al principio, pues en ningún momento se olvidan de que es su propia sustancia lo que debe permanecer en la melodía. Como crónica de una muerte anunciada, el último tema no otra cosa que una narración de toda la destrucción provocada por la condición humana, una verdadera hecatombe. Dejándonos de distinciones entre rock y metal, “Allting får sin ende, også natten” es post en su máxima expresión, la signatura personal del gorrión noruego, y uno de los puntos más altos en su propio parámetro de medición emocional.

Spurv regresan impregnados de la esencia escandinava, otorgándonos un álbum atmosférico y hasta cierto punto cinemático, que deja en claro las ambiciones de la banda por concebir un sonido lúgubre y lleno de suspenso, que transmita todo el sentir de todas las personas involucradas. Ese sentimiento de progresión y evolución a lo largo del disco, aunado al coqueteo que la banda tiene con el post-black y provocación desgarradora del post-metal, más presente que nunca en su catálogo deja bien demostrado que Myra lo tiene todo para colocarse en las listas de lo mejor del post-rock en el 2018, y personalmente me ha conducido a una reconciliación con el género.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba