23 jun. 2018

Un lanzamiento relevante para la escena nipona que satisface la necesidad de un sonido iracundo y dramático que todo amante del post-black ansía.



  • Genre(s):
  • Post-Black Metal
  • Release Date:
  • 15 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Tanpopo Crisis, Marunata, Underling,
    Deafheaven, Heaven in Her Arms
  • Links:
No es secreto que todos esperamos calidad cuando hablamos de algún producto proveniente de la tierra del sol naciente, incluyendo la música. Porque gracias a su cultura y disciplina se han podido permitir hacer cosas grandiosas que para nuestra fortuna, son gustosos de compartir al resto del mundo. Por ejemplo, si nos sumergimos específicamente a la escena japonesa del post-rock y los derivados de este género como lo es el post-black metal, vamos a poder encontrar bandas que son excelentes voceras de dichos estilos en ese país tan bello. Tenemos por ejemplo a MONO, uno de los bastiones elementales de la música instrumental japonesa, a Heaven in Her Arms y su inconfundible sonido melancólico y desgarrador; recientemente también ha tomado presencia 明日の叙景 (Asunojokei) y su proyecto que mezcla un blackgaze bien moldeado con elementos de depressive black y hasta algo de screamo. Y si bien es cierto la escena no es tan amplia como lo es en Estados Unidos o en países europeos como Francia, lo cierto es que los exponentes que ya están consolidados, logran imponer respeto por lo que hasta ahora han hecho, y la realidad es que han sido capaces de inspirar a más connacionales, invitándolos a hacer crecer su escena nacional.

Ejemplo de esto último lo es Pale, un conjunto oriundo de Tokyo que hace una semana lanzó el EP que les ha dado la bienvenida de manera oficial a la escena oriental. Hablamos de un material corto en duración pero no en sabor, pues con los cinco temas que lo componen han sabido dar una gran cátedra de cómo se debe cocinar y sazonar el post-black metal, para tener como resultado un platillo que deja muy satisfecho.


Pale llega a mis oídos tras hacer caso omiso al viejo dicho de no juzgar un libro por su portada, pues apenas y vi el cover art de su trabajo y el país del que provenía la banda, e inmediatamente relacioné ambos elementos prejuzgando que se trataría de algo que debía escuchar y que sería bueno, y como lo pensé, no estaba equivocado. La portada del EP evidentemente es algo sencilla, pero lo que la hace llamativa es que es muy expresiva, justo como la música que se encuentra detrás de ella. Imagina tan solo que la rabia, la melancolía y el frenesí son pequeñas porciones de pintura en el lienzo de un pintor, y el resultado de mezclar esa tercia es justamente el contenido de lo que Pale logró plasmar no solo de manera gráfica, sino de forma sonora.

Esta entrega contiene una conglomeración de influencias que es lo que termina por hacer de ella algo relevante dentro de la escena japonesa, porque más allá de enfrascarse en los ritmos ya preestablecidos del post-black metal, buscan adentrarse un poco más a diversas vertientes rítmicas que provienen de géneros como el screamo o el blackened hardcore, e inclusive en algunos lapsos cortos se logran saborear matices de math metal y math rock con un par de riffs que no respetan tempos ya fabricados. En pocas palabras, se puede disfrutar de una fresca y dinámica mezcolanza de toques rabiosos que te catapultan a una catarsis que desvanece todo evento trágico de tu vida mientras te hundes en una travesía sonora en la que reina la pesadez furiosa propia del black metal, que se embellece con un profundo y refinado manto de shoegaze y post-rock, aunque he de insistir en que no podemos encajonar todos los matices del disco únicamente en estos géneros.


Yéndonos por partes, la instrumentación es el pilar elemental de esta placa, ya que es la encargada de marcar la pauta que la voz se encarga de robustecer de manera solemne. Dándoles un ejemplo muy concreto y certero de a qué suena la estructura de este EP para entrar más en contexto, puedo decir que existe una similitud muy grata con el último trabajo que lanzó la banda rusa TRNA este mismo año titulado Earthcult, porque los rasgueos y la ambientación oscura que rodea el sonido que expulsan los amplificadores es simplemente irrestricta, las guitarras tienen un toque muy potente y poderoso que intercala escalas mayores y menores dependiendo del sentimiento que buscan causar, uno de los temas que más reflejan esta semejanza es "Hortus Sanitatis", en donde prevalece un ruido muy duro que no te da tregua ni un solo segundo, y en donde por cierto predomina a cada momento una percusión veloz, robusta y cruda que sólo descansa en un pequeño lapso en que el post-rock aparece en escena.

La ejecución vocal es otra parte importante aquí, es pulcra y no se limita a exacerbar el impacto que los gritos agudos generan por su propia naturaleza, sino que también se adapta a las necesidades crecientes de los temas en donde a veces se requiere de una voz profunda y grave, cuyo nivel si bien no es el fuerte del vocalista a diferencia de los highs, no lo hace mal en lo absoluto. Por momentos tanto en el trabajo vocalista como en la estructura instrumental, también se le hacen guiños a un sonido californiano como el que Deafheaven le infundió a New Bermuda (2015), con riffs profundos y algún par de solos irónicamente alegres que enaltecen el sentimiento y te hacen hervir la sangre, "Turquoise" y "Zodiac" es en donde más se pueden notar, aunque en este último también le puedes saborear toques que te hacen recordar a aquél Envy que manejaba un post-hardcore rabioso y crudo, y si seguimos en el plano de los toques sutiles, en "Juvenile" y "Gossamer" uno se topa con riffs enérgicos que te hacen remembrar a un Totorro y Toe, pero con la diferencia de que aquí se trata de un estilo al que le inyectaron testosterona pura y ensombrecida, y de hecho es con esta clase de rítmica con que el material termina de manera triunfal. Es claro que en su totalidad, todos los temas del EP convergen de manera victoriosa y se complementan entre sí con todas las influencias y ritmos que cada uno contiene, sin que se hubieren dejado cabos sueltos en el potencial que guarda cada uno de los integrantes de este proyecto.

Como ya lo decía, los músicos de Pale supieron dar cátedra de cómo es que se tiene que debutar. Con paso firme y sin dejar nada a la imaginación, crearon un lanzamiento relevante para la escena nipona que satisface la necesidad de un sonido iracundo y dramático que todo amante del post-black ansía.

8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba