24 jun. 2018

"Es posible escuchar un material con un sentido conciso de identidad, aún no siendo exactamente la cosa más original".



  • Genre(s):
  • Progressive Rock, Post-Metal, Sludge
  • Release Date:
  • 20 / Jul / 2018
  • For Fans Of:
  • Sólstafir, Katla, Baroness, Elder
  • Links:
La caída del legendario acto americano Agalloch en 2016 marcó uno de los momentos más impactantes y tristes de la escena del black metal de vanguardia en la última década, dejando a gran parte de la comunidad preguntándose qué es lo que vendría después, y si en algún momento alguien llenaría el vacío en la escena que dejó la banda. Hasta donde se sabe, la ruptura de la banda no fue exactamente en términos placenteros, por lo que los músicos que solían conformarla se dividieron de manera acorde a como se había generado la separación originalmente, es decir, John Haughm por un lado, y el resto de los integrantes, Don Anderson, Jason William Walton, y Aesop Dekker por otro.

Mientras que Haughm por su parte nos entregó a Pillorian, banda de black metal que parece pretender retomar la vena musical de Agalloch, que además tuvo una recepción relativamente positiva tanto para críticos como escuchas promedio, Anderson, Dekker y Walton por su parte nos entregan ahora éste nuevo proyecto llamado KHôRADA, con la colaboración de Aaron John Gregory de Giant Squid.

Algo que no se puede negar de Salt, título del álbum que se nos presenta en ésta ocasión, es que es un producto con bastante ambición aunque sea en teoría; a lo largo de los 55 minutos de duración es posible escuchar un material con un sentido conciso de identidad, aún no siendo exactamente la cosa más original del mundo, el sonido que persigue la banda es uno que se entiende fácilmente sin mayores confusiones; éste sonido siendo un post-metal progresivo, sludgy y doomy con sensibilidades “etéreas” y bastante dramáticas, cosa que personalmente siempre aprecio en un álbum.


La pregunta del millón en éste caso es, ¿Logran el sonido que pretenden? Bueno, ahí ya entramos en materia de discusión. A pesar de los detalles que en definitiva reconozco y por los que le doy crédito a KHôRADA, éste no es ni de cerca un disco libre de problemas, de hecho, desafortunadamente podría decir que por mayor parte del metraje del mismo, los problemas parecen ganarle a las virtudes. El primer problema que salta en éste disco son las vocales de Aaron Gregory; el performance vocal presente por la mayoría del disco tiene un aura extraña de incomodidad, la única forma en que puedo describirla es como esas veces en las que uno está “cantando” las letras de su banda favorita con voces ruidosas pero ya sea por estar en público o simplemente por no tener el rango, las “suspira” con el mismo drama, casi sonando como a una burla no intencional de las voces originales. La razón de esto se debe a una combinación del performance “retenido” de Gregory, junto con la producción del álbum que pone su voz muy en el fondo y con demasiados efectos encima para mi gusto, haciendo sonar las voces muchas veces fuera de lugar, incómodas y hasta ligeramente cómicas, robándole muchísima potencia a un estilo vocal que pudo haber proveído muchísima más fuerza al álbum, cosa que en definitiva le hizo falta.

Respecto a la producción sin embargo, además de las decisiones no muy atinadas respecto al manejo de voz, considero que está bastante bien lograda; no hay momentos en el disco que recuerde en lo que me haya sido complicado seguir la línea de un instrumento, en su mayor parte sonando bastante claros y con fuerza, particularmente en la batería a la cual se le da un buen protagonismo en la mezcla.


Musicalmente hablando, el álbum tiene puntos a su favor y en su contra. Todos los músicos en ésta banda son sumamente talentosos y por lo tanto entregan un trabajo técnico perfectamente competente, fuera de la mezcla clásica de guitarra bajo y batería, en algunos tracks aparecen arreglos de cuerdas, sintetizadores, e incluso trompetas en el track "Wave State", todos siendo adiciones que en ningún momento se sienten forzadas y que fácilmente logran añadir algo de emoción a la música, particularmente en la recta final del álbum con el track anteriormente mencionado, y con "Ossify", siendo en definitiva los dos mejores del disco. Por otra parte, la composición deja mucho que desear y considero es tristemente el punto más flaco del disco; de los 7 temas que componen el álbum, 5 no los puedo recordar para nada a pesar de haberlo escuchado detenidamente por lo menos 6 veces antes de comenzar a escribir ésta reseña, en definitiva hay momentos durante éstos tracks en los que algún fill de batería, riff, cambio de tempo o hasta de género captan mi atención, pero normalmente se terminan antes haber logrado algo particularmente memorable. Se siente meramente como un conjunto de músicos tocando de manera muy competente algo en lo que realmente no están muy interesados, y eso malamente crea la misma sensación en el escucha: desinterés.

No es por decir sin embargo que no haya salvación de ningún tipo para el disco, Wave "State" y "Ossify" son canciones legítimamente memorables, interesantes y entretenidas en las que la gran mayoría de los problemas que mencioné anteriormente no están presentes, o sólo están en una medida lo suficientemente pequeña para dejar pasar, por lo que ésta salvación resulta algo agridulce pues solo nos hace preguntar: ¿Por qué rayos el resto del disco no sonó así de bien?

Salt al final del día es un disco que terminó siendo relativamente decepcionante debido a la calidad de músicos envueltos en el proyecto, y a un sonido con ambiciones tangibles pero que no se enfoca lo suficiente para producir algo poderoso, o memorable, o triste, o… algo. Fuera de los últimos temas, siendo éstos la principal razón por la que mantendré el proyecto dentro de mi radar ya que considero son una muestra del gran potencial que tiene el proyecto, éste es un álbum que sale tan fácil como entra, no es terrible, sólo es terriblemente inofensivo, y parece que hasta ahora en la competencia (ya sea intencional o solo por percepción de la escena) entre los ex-miembros de Agalloch, Haughm tiene la delantera.

6.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba