16 may. 2018


La gira en México de los provenientes de Manchester, INGESTED, prometía ya una serie de shows con una atmósfera slam/beatdown/deathcore lista para llegar a los oídos de los fanáticos del metal extremo y sus infinitas vertientes. En esta ocasión en Guadalajara Jal., Colostomy Promotions puso a nuestro alcance el acto en vivo de esta banda con casi quince años metida en este bussiness de la brutalidad más o menos moderna. Esta mezcla de géneros no es sólo por mencionar a la banda protagonista, sino por la variedad que la escena local y nacional nos ofrecieron esa noche, mostrando que se ha mantenido el espíritu de crear música extrema en este ámbito, de hacer buen ruido, con huevos, y tomando elementos de la vanguardia, dando como resultado una noche nada tranquila, haciéndonos mover la cabeza, o incitando al crowdkilling, con breakdowns imparables desde los primeros minutos, esto en contraste con la poca asistencia registrada, pero como sabemos, el brutal death metal, incluso el deathcore (aun en estos tiempos) no son géneros digeribles para cualquiera, por lo menos en el caso de México, no a todos les gusta la putazera.

Comienza el show, la primer banda que se arroja al escenario, Natural Selection, haciéndole honor a toda esta combinación de géneros, usando riffs con open notes y chuggin, comienzan haciéndolo bien, la vibra slam de la que hablábamos se empieza a percibir, es la primera vez que los veo tocar en vivo, a ellos y a todas las bandas esa noche, (con excepción de beneath the horror) honestamente he estado desconectado un poco de la escena local, pero estos vatos parecían brindarle los primeros brotes de energía al show, haciendo que algunos de los presentes pusieran en práctica sus habilidades ninjas, mosh hardcore, tratar de golpear en la cara a sus amigos y todo eso, (des)afortunadamente no había muchos amigos a quien patear. Me dio gusto ver que las bandas locales se preocupen por el backline, en invertir en gear, etc., buscando tener un buen sonido en vivo, mostrando ese lado pro, (desde el punto de vista de quien haya tenido una banda en Gdl), que todas las bandas deberían cuidar, un poco de nervio se alcanza a percibir en sus caras, la sincronía y seguridad en el escenario tambalean un poco, al final, lograron animar el show.

Darkness of the Ocean se encargó de mantener este sonido repleto de los más lentos breakdowns con ligeros destellos de metalcore. Algo sencillo, apto para la ocasión. Aquí se notaba un poco más de precisión al momento de ejecutar, (se pusieron a ensayar los tipos) dieron lo necesario para mantener esa energía, no se les exige más.

Después de esto, entra en juego una vez más esta mezcla de géneros antes mencionada, llega Medical negligence, dándole un giro un poco diferente al show, vendiéndonos una serie de composiciones y estructuras musicales que oscilan entre el sonido de bandas clásicas porno gore, como Rompeprop o Cock and ball torture, adaptando un sonido slam, breakdowns que no le piden nada al beatdown o downtempo. Terminan ofreciéndonos una dosis de baile, no importa que seas xHCx o metalero gacho, su propuesta es sólida y verlos plantados en el escenario hacen recordar a otros threesomes brutaloides de la talla de Cephalotripsy.

Desde Tepic, además de incorporar riffs duros, repletos de alternate picking, al estilo The black dahlia Murder, All deserve to die entregó una actuación intensa poniéndose a la par de las demás bandas de la noche, exponiendo un buen deathcore un poco más a la vieja escuela, (sí, oldschool deathcore) sin exagerar sobre su propuesta, fueron hasta el momento la banda que en el aspecto de ejecución y técnica, comenzaban a despertar la sed de virtuosismo en escena de algunos de los pocos asistentes que apreciamos unos buenos sweep tappings -no todo es moshear en un eventos así-, faltando dos actos para el principal.

Aparece Beneath the horror, que a diferencia de las demás bandas, he tenido la oportunidad de escucharlos un gran número de veces, la banda comienza su show, como siempre los frontman haciendo lo que mejor saben hacer, esta conexión con el público, que todo buen acto de HC debe tener, siempre explosivos manteniendo la línea musical con la que iniciaron, un hardcore metal, con bastante influencia beatdown hecho especialmente para poner a lanzar patadas al séquito que siempre está con ellos en cada show, personalmente no soy fan del crowdkilling mosh y del género en sí, incluso de la banda, pero es de reconocer que llevan tiempo demostrado constancia y han crecido hasta llegar a ser escuchados en otras partes del mundo.

Acercándonos ya al acto más esperado de la noche, esta banda de Leon Gto, Hallux valgus, siendo la última banda telonera vuelve a caldear los ánimos del ambiente con un poderoso slam y bases evidentemente brutal death, dejando llegar sin miramientos los breakdowns que pusieron a más de uno a mover el cuello, debo admitir que su acto lleno de este brutal death superó mis expectativas de al menos escuchar a una de las bandas nacionales abusar de los blast beats como ellos lo hicieron, (en el buen sentido).



Finalmente, lo más esperado de la noche, los autoproclamados reyes del slam, INGESTED, reúnen al frente del escenario a la escasa cantidad de gente que llegó al lugar, únicamente para llevarse su respectiva dosis de los más desoladores y podridos riffs, junto con esos ritmos demoledores de batería que caracterizan a este conjunto inglés. En vísperas de lanzar su más reciente producción discográfica, INGESTED llegó para bombardearnos con este nuevo material abriendo con uno de sus tracks, purveyors of truth, mostrándonos un poco más la inclinación por el deathcore que ha adoptado la banda, a diferencia de sus inicios, sacando a flote también su parte técnica (y con mejor producción) en pasajes como the divine right of the kings o narcissistic apathy, con todo esto se abre el pit con la mayor intensidad que te pueden brindar 30 o 40 espectadores, tal vez un poco más. Vuelven los blast beats con Skinnned and fucked, remontándose a su sonido más crudo por allá cerca del 2009, un detalle importante que no he mencionado, fue la ausencia del frontman Jay Evans en esta gira, su sustituto fue Stephen "Mud" Mashburn de I Am Destruction, banda originaria de Texas, Mud trato de hacerlo bien y terminó dejándonos con un sabor de boca un tanto parecido a lo que pasó hace unos años aquí en el mismo foro con Suffocation sin Frank Mullen y con Thy art this murder sin CJ Mcmahon, (van tres al hilo). Aunque predominaron los temas de su reciente producción, no pudieron faltar algunas joyas de años atrás, como manifesting obscenity o titanomachy, haciendo caer a los presentes en un trance lleno de circle pit y mosh, mostrándonos un show digno de presentarse a por lo menos el triple de personas que ahí estábamos, dando por terminado el show con anal eviceration, de manera contundente INGESTED llego al foro independencia para darnos una cátedra de cómo se hace slam con huevos.

En contraste y como ya lo había mencionado antes, espero que la poca asistencia a shows de esta índole, no afecte tanto a que siga siendo posible tener a este tipo de bandas en nuestra ciudad, ya que de otro modo nos quedaríamos sin conocer la experiencia que nos deja ser testigos del poder musical de una banda como esta, para los amantes de la música extrema, claro está, que siempre estamos a la expectativa de nuestras bandas favoritas, de su merch etc., sin duda un buen show en el que debiste estar, espero estar ahí junto con una mejor entrada de personas la próxima vez que estén en México.

Texto por Hugo Psaras.


¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba