15 may. 2018

"es un disco más abierto al gran público, pero tan cautivador y atractivo como lo fueron sus antecesores"



  • Genre(s):
  • Experimental | Black Metal
  • Release Date:
  • 4 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Solefald, Arcturus
  • Links:
Las one man band son un fenómeno muy particular e interesante que ha tomado mucha fuerza en los últimos tiempos en la música extrema. Quizá uno de los casos más emblemáticos sea el de Quorthon y desde allí se han presentado de forma carismática, y curiosamente, con una calidad musical importante, diversos proyectos. Es un común denominador entre estos artistas solitarios, que su música tenga una alta dosis de personalidad y propuesta. El caso de Thy Catafalque no es la excepción, con una larga trayectoria musical que logró consolidar con los geniales discos Sgùrr (2015) y Meta (2016), los cuales nos mostraban un black metal muy atmosférico que llamaba la atención por sus arreglos y su manera de mantener la intensidad musical, a pesar de todos los debrayes compositivos que se le ocurrían al señor Tamás Kátai. Debido al éxito de estos lanzamientos, la siempre atractiva Season Of Mist decide ficharlo y darle la oportunidad de llegar a un publico más amplio. Por eso Geometria, a mi parecer, es un disco más abierto al gran público, pero tan cautivador y atractivo como lo fueron sus antecesores.

La obra gira en torno a un concepto fundamental, el cual se ve remarcado desde la portada, siendo esta parte fundamental para poder entender lo que se quería conseguir en este trabajo. Dejando la especulación de lado para mí es claro que este músico buscaba exponernos los distintos apartados que puede tener la música extrema, para él este es un mundo sin horizontes o fronteras, el cual no está ligado únicamente a la distorsión de la guitarra. Es así como nos presenta pasajes contiguos a influencias muy dispares como lo pueden ser el jazz o el synthwave, pero todas están conectadas a una esencia particular, que es la oscuridad, la melancolía, y todas esas emociones intrínsecas que los géneros extremos han mostrado a lo largo de su existencia.


Pero no se confundan, Kátai no se olvida de sus raíces, el disco es en gran parte metal, pero se hace difícil definirlo, y la verdad considero que esto seria un ejercicio injusto para con la placa, puesto que la riqueza y sus virtudes radica en los arreglos y su complementación con la potencia e intensidad. Quizá los temas que mejor exhiben esta idea son "Lágyrész", "Ének A Búzamezőkről" y "Sárember", donde tenemos beats, samples, interludios de cuerda, sobre todo en la última mencionada, y growls demenciales que traen consigo toda esa rabia repentina que tanto énfasis hace en su discografía. Otro de los puntos llamativos de esta obra son esos pequeños momentos con melodías folclóricas, siendo estas principalmente de las culturas del norte del Reino Unido, donde reside actualmente este compositor, mostrando así a un autor que siempre está en búsqueda de nuevos sonidos y formas de entregar sus emociones, y no solo eso, como pueden evidenciar en los nombres de las canciones, la placa está enteramente compuesta en su lenguaje autóctono.

Si me pidieran definir lo acontecido, en una palabra, es muy probable que dijera popurrí, pero a diferencia de otros músicos y trabajos como lo puede ser lo hecho por Jack White, este experimento si logró grandes resultados, y no solo eso, también le dio un aura de confianza para seguir tratando de construir su mundo fantástico y sobrio. Es valioso para mi lo que logro este músico debido a que no es fácil intentar algo nuevo, normalmente terminan fallando en el camino, existen innumerables ejemplos, pero creo que la excelencia no radica en la excentricidad, sino en las ganas, pasión y respeto por lo que haces. Un disco muy recomendable para los amantes de la música.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba