13 may. 2018

La experiencia que Continuum ofrece no solo se adapta a un ambiente menos hermético, perfecto para el desarrollo de cada pieza...



  • Genre(s):
  • Instrumental | Post-metal | Space rock
  • Release Date:
  • 1 / Jun / 2018
  • For Fans Of:
  • Mother Engine, Dead Is Dead, My Sleeping Karma
  • Links:
Oriundos del sistema solar más cercano al nuestro (tal vez no) y con una carrera que comenzó a inicios de la década pasada, Sons Of Alpha Centauri se ha forjado cierta reputación en la escena británica, que además ha sido la única con suerte para ver alguna de sus poco comunes presentaciones en vivo, que en 17 años apenas y podemos contar pocas menos de 20 shows. Más que un interés exclusivo en el estudio, quizá podemos hablar de un miedo al escenario que se ve reflejado en una discografía bastante peculiar, compuesta en su mayoría por splits (con agrupaciones como Karma to Burn y Treasure Cat), un demo y un solo LP, eso es, hasta ahora.

Su primer material de larga duración, de nombre homónimo a la banda, es una odisea de doce tracks con extrema transparencia, dejando bien en claro las influencias que tienen y enorgulleciéndose de ellas. El nombre de los tracks es bastante peculiar aquí, pues son solo números cuyo significado no fue algo que necesitara entender para poder disfrutar de la música o que siquiera haya despertado mi atención como para hacer una investigación al respecto, sin embargo, creo que encaja muy bien con la temática de ciencia ficción que tenían por entonces. Space rock instrumental con cimientos en el post-metal y alguno que otro añadido de rock de los años setenta y ochenta son las bases de la música de Sons Of Alpha Centauri, que para oídos de su servidor su único pecado es la producción detrás (nada que no se pueda mejorar con una buena ecualización en nuestros reproductores).


Continuum es su segundo LP, próximo a salir en junio, y debo decir que cuando lo vi anunciado me emocioné bastante. Tras 11 años de un lanzamiento tan formal como su debut, tenía en muy altas expectativas a estos británicos, quienes de cierta forma han mantenido un sonido bastante uniforme a pesar de haber tenido tantas colaboraciones entre el 2007 y 2018. Son ocho temas y apenas cuarenta minutos de duración lo que tenemos aquí, que en comparación con los doce temas con una duración de casi setenta minutos de su debut, se sienten bastante escasos, no obstante, y por dicha puedo decirlo, se nota que han entendido que la calidad es de mayor importancia que la cantidad (aunque de ninguna forma sean términos excluyentes). La experiencia que Continuum ofrece no solo se adapta a un ambiente menos hermético, perfecto para el desarrollo sin restricciones de cada pieza, también se inclina por un ejercicio más casual para los escuchas, un esfuerzo aparentemente orientado a la obtención de una audiencia mayor.

La transparencia del primer álbum contrasta con la de este, que deja entrever muchas menos cosas que el primero, no hablo solo de las influencias, la estética de su música es mucho más placentera, y la producción y mezcla, que corrieron a cargo de Aaron Harris (ISIS, Palms), inmediatamente nos hacen caer en cuenta de la enorme brecha entre este y su primer material. Tras años de seguir una misma línea visual con sus artworks, muy a la Neal Morse y sus distintos proyectos, el arte de la portada finalmente se siente ad hoc, no solo a la música, sino a la temática de SOAC en general, denotando la experiencia acumulada e inclusive un poco más de seriedad, misma que se ve reflejada en el espectro general del álbum.

El space rock de SOAC siempre ha dejado espacios muy amplios para la implementación de voces, ahora, este es un supuesto que podríamos hacer de cualquier banda instrumental, pero la realidad es que es sumamente notoria la mucha o poca pericia que se tiene a la hora de componer música instrumental si lo que se hace es tomar estructuras propias de canciones que están construidas de tal forma que los coros y los estribillos sean las estrellas. Si la música instrumental que haces no ofrece otro tipo de ganchos, corre el peligro de caer desapercibida para un porcentaje significativo de tus escuchas. Parece ser que Continuum sigue padeciendo de esta condición, aunque de forma controlada; esta es una obra que continuamente se debate entre un lado oscuro (post-metal) y otro luminoso (hard rock con tendencias progresivas), por tal, se siente mucho más natural la ausencia de voces en esos pasajes que serían el equivalente a un coro o estribillo, algo que Rosetta y ISIS, por ejemplo, dominaron en sus inicios.

El equilibrio general del tracklist es muy fluido, pero es en temas como “Interstellar” y “Return Voyage” que queman el combustible de su nave indiscriminadamente, y es que tras la primera mitad del álbum uno no espera un giro tan abrupto hacia un lado tan oscuro, mismo que sin duda atrae mucho y recuerda a las últimas ediciones de pg.lost y Tides From Nebula, o incluso a Pelican en sus momentos de mayor esplendor. Rápidamente me purgué de expectativas y gracias a ello es que mi experiencia en las primeras dos vueltas fue tan agradable, este es el tipo de space rock que destaca de entre el montón de grupos genéricos allí afuera, y además uno bastante honesto, si me preguntan. No hay aquí exageraciones ni pretenciones, pero tampoco pecan de inconscientes, pues a final de cuentas Continuum representa uno o dos pasos adelante desde su debut. Sería agradable que SOAC lanzase más álbumes y menos splits, pero de no ser así, al menos esto nos mantendrá satisfechos por algunos años.

7.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba