16 may. 2018

“Atrapa a entusiastas del metal extremo extravagante. De un modo u otro es indicio de gran mejoría en las composiciones de una banda que en el pasado no tuvo ni pena ni gloría”.




  • Genre(s):
  • Extreme Symphonic Metal
  • Release Date:
  • 11 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Children of Bodom, Le Grand Guignol
  • Links:
Es probable que hace siete años una banda llamada Divine Insanity haya pasado por debajo de su radar, ya que no fue una banda que precisamente haya llamado mucho la atención. Su disco titulado The Howling Man, optó por tener tres temas con una duración de más de 20 minutos, llegó a ser abrumadora para los que pensaron escucharlo, algo así como un repelente más que un atractivo, a pesar de ello, muchos aventurados y quienes pusieron pie en el primer tema, se toparon con una canción que seguía un mismo patrón de tiempos y cambios de melodías nada interesantes. Claramente esto fue algo desmotivador para los que tenían esperanzas de escuchar algo bueno, pero, incluso hubieron algunos otros que se quedaron hasta el final a escuchar el resto del tan misterioso material que no se toparon con grandes diferencias. Pienso que ésta es la razón principal por la cual el título fue olvidado.

Reseñar a una agrupación que pudo dar uno de los discos más desalentadores en el 2011 puede parecer algo extraño, pero si nos conocen saben que RTMB habla de lo que es necesario hablar, y precisamente Akka, el tercer disco de esta banda de metal orquestal, opacó casi por completo (como si hubiese sido algo difícil) al disco anterior por múltiples razones y factores que ahora conoceran. Como pequeño adelanto diré que es un muy sorprendente título que no se pueden perder:

Todo el tedio del disco pasado fue erradicado casi por completo para darle paso a composiciones mucho más atractivas, colocando tiempos tranquilos solamente cuando deben estar, dándole sentido a los espacios calmados. Uno de los remplazos más sobresalientes son definitivamente los cambios de sonido y velocidad en las guitarras, que apelan a un potente death/black metal demasiado brusco, sonando voraces y muy descarados, a veces mostrando tendencias de technical o brutal death que son un gran cambio de potencia, y apreciamos mucho por ser los primeros segundos en recibirnos, después de la introducción con el tema "Receivers of the Pumpkinthrone" y hasta más adelante en el tema de mayor duración "Weeper"; claro que no es lo único nuevo dentro de un molde de composición que muestra su reciente frescura. Por otro lado, uno más elegante e igual de potente, apreciamos un sólido cambio en los teclados sonando casi en su totalidad a una interesante fusión neoclásica con melodic death y power que compete muy bien al momento de seguir los pasos de las veloces guitarras pues profundiza en la ejecución que proporciona una atmósfera fría y rimbombante, algo que escucharemos claramente en varias partes del título, pero considero que el tercer tema "Enchantments" los explota de manera más favorable.


Los arreglos melódico-orquestales conservan las raíces de los inicios de la banda, antes invasivas, ahora se encontraron con un punto de equilibrio que le da más sentido a sus momentos sin sonar abrumadores o aburridos. En cierto aspecto me recuerdan a lo que solía hacer Children of Bodom pero sin sobre explotarlo y siendo justo en la propagación de sonido junto con los demás instrumentos y las voces. Los guturales incrementaron considerablemente en este disco, tanto en presencia como en potencia, pero honestamente los growls parecen ser lo único atractivo en cuanto las voces, pues los cleans masculinos carecen de buena entonación y afinación, parecen más un intento de canto desesperado por sonar bien, tal vez funcionaría en un molde experimental que demuestre más química, pero siendo la mayoría de un camino power, la pobre voz se siente hasta incómoda de escuchar, por otra parte, la participación de la voz femenina es más agraciada, pero algo escasa, por lo que no llega a solventar completamente las entradas de su contraparte masculina. Honestamente parece que los coros sintetizados tienen más gracia...


No lo mencioné antes, pero estos chicos norteamericanos se influenciaron en el olvidado género ragtime, por lo que muchas de sus melodías sonarán algo pomposas o teatrales, un claro ejemplo son los temas "Clyde Jefferson Rag" y "Weeper" que le da un muy agraciado sabor avant garde en el jugueteo con el teclado y las percusiones, incluso hace que las voces masculinas sean más digeribles, y los guturales tomen un partido más fuerte. Este parece ser uno de los factores más fuertes en este aspecto en cuanto a variedad musical, pero también posee cierto grado de negatividad ya que en el tema homónimo al disco es de nuevo una de las voces la que nos vuelve a hacer sentir incómodos cantando ritmos "burlones", aun así, es un elemento que solamente fortalece más a la fusión y propuesta de Divine Insanity.

Puede parecer que me quejé un poco del disco, la realidad es que todo los "malos" elementos se pueden pasar por alto fácilmente. Akka atrapa a entusiastas del metal extremo extravagante. De un modo u otro es indicio de gran mejoría en las composiciones de una banda que en el pasado no tuvo ni pena ni gloría. Siendo éste un gran avance, no puedo esperar para escuchar su próximo material, si este disco casi rayó en el rubro de lo sobresaliente no me puedo siquiera imaginar lo que será en el futuro. Ya lo dije antes, no se lo pueden perder: extraño, de sonidos extravagantes y pintorescos.

8 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba