6 may. 2018

A pesar de todos los elementos electrónicos y gracias a la temática de las letras, Reach se mantiene como un álbum orgánico, resultando en...



  • Genre(s):
  • Progressive Metal | Ambient | Math Metal
  • Release Date:
  • 4 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • The Contortionist, TesseracT, Uneven Structure, Skyharbor
  • Links:
La decadencia del math/djent como estilo dominante dentro del prog (por popularidad) es un hecho desde hace un par de años, algo que personalmente me agrada mucho. Pasado el hype por hacer aquello de lo que todos hablan, para los involucrados o los que planeen involucrarse vienen momentos de reflexión que los llevarán inevitablemente a plantearse cuál es su posición respecto a un estilo en decadencia y cómo pueden hacer para diferenciarse del resto de personas repitiendo el mismo riff una y otra vez. El año pasado vimos manifestaciones muy interesantes a tales cuestiones, artistas como Uneven Structure, Voyager, The Contortionist, Disperse, Mother Of Millions, etc., hicieron cada una algo distinto con aquellos remanentes de agresión sincopada. Desde irse a las raíces del género para una reinvención de sí mismos hasta seguir buscando riquezas mientras trabajan en el mismo suelo, a partir de tales decisiones, la sobreexposición a ese prog de tiempos anormales y afinaciones por los suelos disminuyó.


2018 nos ha mostrado que para ciertas bandas que en su momento fueron exponentes del djent, éste no tiene necesidad de ser removido, es más, hemos visto que lo que se puede buscar es una reintegración completa y de mayor potencia, TesseracT es el ejemplo perfecto. Sonder representa para muchos el faro en medio del mar de oscuridad que los guiará a la tierra de la que se vieron despojados cuando recien había sido lanzado Polaris porque trae de regreso los harsh vocals con los que Dan Tompkins nos fascinó en One y los combina perspicazmente con las voces limpias en las que lleva ya tantos años trabajando (algo que más de uno ansiaba desde que Ashe O’Hara partió caminos con los demás), resultando en una experiencia bastante destacable y disfrutable pero que al concluir no deja de sentirse como un medley hecho con las sobras de Altered State. En el otro lado de la balanza tenemos a Atmospheres, en quienes siempre hubo una influencia muy notoria de TesseracT en el espectro sonoro general, pero que en más de un aspecto los han superado con creces desde hace tiempo. Con The Departure dejaron demostrado que eran más que unos chicos que corrieron con suerte, el intelecto detrás de su composición continúa asombrándome hoy en día y se sigue manteniendo muy fresco incluso ahora; la forma en que utilizan ciertos elementos de una canción en alguna otra más adelante dota de una continuidad natural al disco, que apuntaba hacia un metal progresivo más etéreo y rodeado de pasajes ambientales que depuraran de asperezas a aquel modesto halo de color negro azabache que era su "djent".

Honestamente, tras pruebas muy insípidas de lo que Sonder era y con cosas como Savages frecuentando mis playlists, el primer single de Reach, llamado “Morph”, no me sorprendió con gratitud, se trató incluso de lo contrario, como si hubiesen dado un paso atrás hacia la etapa de su primer disco, y si bien procuraba cierta animosidad en los coros, la pieza apenas lograba ponerse a la altura de otras como “Energy” u “Oxygen”; “Time”, por el otro lado, me sacudió por completo cualquier pizca de incertidumbre sobre sus capacidades y ambición. La diferencia de sonido entre los dos singles hizo que me cuestionara sobre el hilo conductor que los ataría con el resto, acaso fuera remotamente similar a las construcciones digitalizadas y a los cánticos angelicales de la segunda y tercera parte de “Time”, entonces seguramente estaríamos frente a uno de los pesos fuertes para fines de año.


Reinando a lo largo del disco hay una atmósfera de corte cyberpunk, muy a la Deus Ex, cuya densidad puede pasar del más simple acorde de teclado a un loop de distintos algoritmos que funcionan como el esqueleto del cuerpo en cada tema. Hablando sobre las voces, el principal atractivo de la banda quizá nunca ha sido la voz de Stef Exelmans, cuya modulación en realidad roza con la perfección, no porque la música tenga más peso, sino porque es un recurso para usarse con mucha moderación, que en más de una ocasión ha sido más bien minimalista. Ya en The Departure hablaban de un nuevo futuro pero no en este planeta, y parece que en los tres años de ausencia viajaron hasta algún cuerpo celeste cuyo sueño prometido fue muy distinto de lo que encontraron allí. La lírica de Reach gira en torno a esa idea de reconocerse a uno mismo fuera de nuestro lugar de origen y zona de confort, obligado a razonar y actuar a partir de ese proceso de sincronización con nuestro inner self, eso sí, en ningún momento se siente como un cliché, algo que no siempre es fácil de evitar. Veo en este disco el puente que muchos buscan entre Language y Clairvoyant, con momentos explosivos que saben cómo coexistir en un mismo espacio con música ambiental. Vamos, que no hablo de que haya una influencia directa entre ese lo último de TC y Reach (a pesar de que Stef Exelmans reconoció que la dirección que TC tomó se asemejaba mucho a la que él mismo estaba tomando), al menos no en la composición per se, pero creo que se vuelve valido decir en los aspectos de la mezcla y la masterización, se volvió muy tangible el peso que tuvieron en los últimos momentos del proceso de producción.

A pesar de todos los elementos electrónicos y gracias a la temática de las letras, Reach se mantiene como un álbum orgánico, resultando en un plato fuerte que si bien toma tiempo digerir por completo, no supondrá retorcijones nocturnos. Si Le Partition hubiese tenido una mezcla por lo menos decente, el concepto final habría podido sonar tan bien como lo hacen los belgas aquí. La conciliación entre los elementos ambientales y el metal de propuesta es un ejemplar más que propicia la creación de nuevas combinaciones que respeten la afinidad por la formalidad musical sin perder el ingenio y la creatividad, que además atenta a escapar del molde hermético en el que se encuentran. Atmospheres nos entregó un muy bien desarrollado estilo de metal templado con pocos puntos proclives donde cada tema resulta en un escenario único pero que finalmente se siente como parte de un plano mayor,

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba