29 may. 2018

"Si pudiera depositar en una cápsula del tiempo varios lanzamientos del death metal que encasillen lo mejor que puede ofertar el metal extremo en estos años, no dudaría en poner Liquid Anatomy y del resto tendría que pensarlo".



  • Genre(s):
  • Progressive Death Metal
  • Release Date:
  • 18 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Agony Face, Beyond Creation, Augury
  • Links:
Entre los integrantes de Alkaloid, hay tantos aspectos ocurriendo en proyectos pasados y bandas actuales que honestamente me alcanza para desconocer e incluso ignorar algunas partes de su historial, por ello acá la experiencia y habilidad en la práctica son el elefante de la habitación y no hace falta siquiera mencionarlo. Lo importante es que a consecuencia existe este grupo que, con el debut de su lanzamiento The Malkuth Grimoire en el año 2015 hizo grandes (muy grandes) olas, algo relativamente fácil en esta generación que también los hace desechables sin esfuerzo cuando inevitablemente baja la marea.

El gran mal dentro del bien es que pocas son las olas que perduran más allá del hype instantáneo que provocan y dentro es aún mayor la reducción del cupo para bandas que de verdad marcan un sonido permanente.

Alkaloid en el primer esfuerzo se aseguró de quedarse en el gusto colectivo de fanáticos al death progresivo de primera clase y lo único que restaba era comprobar si serían de un hit único o lo lograrían por segunda ocasión. Diría que a eso se resume lo que muchos estuvimos esperando del segundo intento Liquid Anatomy, que llega intermitente entre la mucha actividad de sus miembros y bien podría tratarse más de marketing que otra cosa ya con el prestigio de Season of Mist de su lado. Antes de hablar de él, trate (al menos) de asegurarme en tener las ideas en orden y escucharlo hasta discernir lo suficiente de él, porque he visto opiniones divididas y se presta para ser un lanzamiento inflado, querido o despreciado por razones erróneas.

Siendo metalhead siempre buscas algo que exceda tus expectativas, lo que esperas recibir oponiéndose a lo que obtienes y aquí la única competencia a superar son ellos mismos puesto que, sin ser nada del otro mundo no hay otro nombre al que se les pueda comparar estilística y objetivamente. Sin embargo, siempre se puede tener un marco de referencia personal para estándares propios y de ahí me gustaría partir con la reseña, señalando de entrada una banda que este 2018 hizo trizas mis expectativas. Hablo de Rivers of Nihil y la explosión a campo abierto de su sonido que seguramente tú tampoco viste venir. Fue principalmente la adición de otros instrumentos y nuevos acercamientos lo que los puso a la delantera de ellos mismos y de todo lo que se esperaba. Para efectos de “alcance” y “repercusión” en un estilo como el death metal que ambos desempeñan, cabe señalar que en el caso de Alkaloid pasa lo contrario, se logra hacer muchísimo más sin salirse del espectro habitual de la instrumentación tradicional, algo que personalmente celebro y en mi escala de valoración tiene mayor mérito. No recurren al sonido de nuevos instrumentos o recursos ajenos para ahondar en el concepto sonoro que presentaron la primera vez y aún así es claro que logran expandirse.


A pesar de ser muy variados en la composición, en la comparación el pasado álbum era en resumidas cuentas más directo y asertivo de lo que Liquid Anatomy busca ser, el nuevo casi por obligación tenía la tarea de profundizar en la teoría del primero y en partes del tracklist a eso se dedican. Aunque, muchos de los aciertos cometidos vienen a destacar la segunda obra, como lo es abrir de tal manera que al paso de la lista te confirma que se trata de algo memorable; la entrada de “Kernel Panic” reivindica la impresión inconfundible de hace tres años con melodías pegadizas y el timbre autentico en las voces limpias proclamando una frase que no te despegas fácil: “The mind is willing, but the flesh is stuck in evolution’s lazy stride”, seguidos de los primeros guitarrazos que de actitud casi embriagante recuerdan ese clásico hard rock épico que al día de hoy sigue efectivo para encender la chispa. Ningún otro track pudo equipararse a esta entrada.

Una mescolanza enrevesada invade cuando las guitarras hacen lo suyo y la complejidad azota tu cara como lluvia a contraviento, refrescando y agolpando la sensación de gozo por disfrutar la marca personal de Alkaloid, con el baterista siendo la figura estelar en el desfile de personalidades del metal extremo. La mayoría de la dirección sonora del disco pasado se basa bastante en las dinámicas que obtenemos a continuación en el tanto “As Decreed by Laws Unwritten”. Tiene sentido que este sea tu tema favorito si esperabas recibir esa clase de agresividad; por mi parte no lo es y se vuelve el tema más flojo en el registro.


Siguiendo en los aciertos, vemos a esos armónicos regurgitantes que le dieron personalidad a la banda en los cortes como “Cthulhu” presentes en “Azghatoth”, este es uno de los singles que puso todo el entusiasmo por escuchar el álbum completo. Los arranques de furia llegan con la tracción del buen tech death de la década pasada pero le añaden capas de surrealismo, con conversiones inesperadas y decisiones en los arreglos para los que hay que tener huevos, no sólo amplio conocimiento y técnica. Por varios años consideré a los italianos Agony Face unos envalentonados en ese sentido pero tarde o temprano alguien llega a superarte, cosa que ha logrado este colectivo.

¿Estaría mal esperar que una banda llamada alcaloide traiga un activo especial en su música? Estaría mal no hacerlo. En adición al complejo entramado, la canción que titula el LP inicia emulando el pasaje de un clavicémbalo barroco en las guitarras y se extiende como acompañamiento secundario para sembrar el descanso sobre los sentidos que acaban de ser machacados. Podría continuar describiendo los componentes del listado pero debo salir, así que digamos que el resto es historia, una realmente buena que nos regala la ejecución de (casi) 20 minutos “Rise of the Cephalopods”, y más allá de la discusión que pueda generar el que sea necesario o no, creo que es la firma vanidosa de este súpergrupo declarando que tiene mucho más para dar, como si fuera la segunda parte incluida en el mismo libro.

La falla es que, sin abusar, en más de una ocasión llega a pecar de la repetición y se recrea la sensación de algo genérico a costa de ellos mismos con su propio enfoque y manejo de la dinámica, pero si te desatoras de esa idea tenemos otras cosas por las que vale la pena destacar su labor. La estampa vocal se fue por los cielos y no creo que sea una exageración, desde el inicio comienzan a provocar el pensamiento con líneas vocales limpias que van separadas de todo ese linaje de intervenciones que conocemos tanto dentro y fuera del espectro del metal como del género en sí. ¿Qué hacer con todo esto? No me adelantaría a considerarlo perfecto ni estoy de acuerdo en negar lo fantástico del resultado, superior a lo que se haya visto en gran porcentaje de lanzamientos del gremio. Personalmente queda valorado por encima de lo que es Rivers of Nihil para el 2018 y eso no es fácil decirlo. Si bien muchas de las cosas que entran en la ecuación funcionarían para catalogarlo como un disco atemporal, su virtud se asienta a la par de trabajos que han ayudado precisamente a definir esta década. Si pudiera depositar en una cápsula del tiempo varios lanzamientos del death metal que encasillen lo mejor que puede ofertar el metal extremo en estos años, no dudaría en poner Liquid Anatomy y del resto tendría que pensarlo. Son lanzamientos como este los que hacen de esta rama de un cúmulo de sonidos grandiosos y aunque está bien ser extra-exigente, también lo es disfrutar algo que es genuinamente bueno.

9.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba