17 abr. 2018





Hubo un momento en la historia del metal donde el power alemán e italiano eran considerados la crema y nata de todo lo que se podía escuchar dentro del género, intensificando las melodías con cada entrega que se daba. Entre tantas bandas entusiastas por salir en el poderoso rubro de las flameantes guitarras y tendencias clásicas dentro de la musicalización estaba Drakkar, una muy persistente agrupación que tenía como único objetivo darse a conocer, en esos momentos (más o menos hablando de 1998) eran medianamente conocidos; conforme el tiempo avanzó fueron tomando más fama, y con esto, mejores canciones para apreciar, todas ellas acaparando clásicos elementos de los primeros años del power.

En realidad, no hay mucho que especificar dentro de este EP titulado Cold Winter’s Night, los que conocemos el género sabemos a lo que nos atenemos al escuchar una banda de esta categoría, las respectivas influencias siguen ahí de pie, tratando de mantener a flote una buena época para el power. Muchos que gustan de lo clásico, como las baladas dentro de este mundo se encontrarán satisfechos al inicio con un tema homónimo que es una mezcla de power y heavy sintetizado con tiempos intermedios y un muy vistoso sing along que no podía quedar atrás.

Por otro lado, un poco más nostálgico, los amantes de riffs a la Helloween, de las voces y bases Blind Guardian se sentirán muy agradecidos de escuchar el segundo y tercer tema con aún más velocidad y ferocidad en cada minuto que pasa, nada nuevo, pero definitivamente algo muy disfrutable y lleno de energía. Debo confesar que las guitarras en este disco de corta duración me retomaron instantáneamente a las primeras veces que empecé a escuchar el género, cuando mi mente era joven y se impresionaba con facilidad, ya que conservan una sólida base ochentera de cuando el power aún se trataba de separar un poco más del heavy, lo cual lo escucharemos de manera muy clara en el tercer tema "Leviathan Rising", claro que eso no demerita la grandiosa ejecución de la banda en cada instrumento.

No puedo decir que es un disco que deben escuchar inmediatamente, tal vez si conocen a la banda y siempre gustaron de lo que hacían, entonces no hay mayor razón para escucharlo; en sí es un disco que no ofrece nada nuevo ni innovador, funciona como un disco que te puede llevar a años pasados a recordar ciertos momentos donde escuchar power por primera vez era impactante, y quizá como un decente preludio musical entre discos de diferentes sonidos y/o géneros. Nada especial, solo un buen tentempié, una saludable dosis de poder, o bien, un vistazo al pasado.




¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba