5 abr. 2018

"...atrévanse a escuchar esta bestialidad de Within Destruction con la mente abierta y listos para disfrutar de unas buenas patadas en el cráneo..."



  • Genre(s):
  • Slamming Deathcore | Death Metal
  • Release Date:
  • 30 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Ingested, Vulvodynia, Acrania
  • Links:

No estoy seguro de qué me sorprendió más, este álbum de Within Destruction o, al haberles preguntado a mis compañeros, enterarme que ninguno de ellos lo había tomado con anticipación para reseñarlo. Como sea, me alegro por la combinación de ambos hechos, así he podido involucrarme en este escrito que no dudé en realizar después de habérmelo dado 3 veces seguidas hace un par de días, las cuales seguramente ya han de rondar la quincena una vez que se encuentren leyendo esto.

En 2016 los chicos originarios de Eslovenia sorprendieron a todo el mundo con el lanzamiento de Void, un segundo material que superó con creces a su debut (From The Depths) de 2012, cosa que los impulsó enormemente para ponerlos en el radar de los seguidores del death metal y específicamente el deathcore de lo más brutal que nos podamos encontrar hoy día. Aprovechando dicho suceso, el carismático quinteto europeo no quizó pasar demasiado tiempo para volver a presentarse en el ruedo, difundiendo su tercera placa de larga duración este 30 de marzo pasado.

Deathwish es genial por donde se le vea, esa es la primicia. Desde que se anunció la portada en enero del año en curso sabíamos que esto se iba a poner bueno, tener a Par Olofsson (quien ha trabajado con Immolation, Pathology, The Faceless y muchas bandas más de alto renombre) como el encargado de crear esa bestialidad de imagen al menos nos garantizaba una primera buena impresión, muy importante a la hora de querer generar un extra de hype a algo que ya lo venía sudando.

En febrero lanzaron "Human Defect" junto a ese video hilarante con un inicio de trap donde, para no desvariar con lo que han venido haciendo desde hace ya mucho tiempo, se burlan de los estereotipos que giran en torno a la comunidad del death metal en su rama sucia y salvaje, realizando un video digno de cualquier intento de artista que haga algo relacionado al hip-hop en estos tiempos: dinero, mujeres, drogas, fiesta, etc., finalizando con la clara referencia a esas personas que se atreven a catalogar y cuestionar si su música es slam o no, con un término que se ha vuelto muy ordinario entre ellos y sus seguidores, "the Slam Police". A ellos les importa poco lo que los críticos (haters) digan y eso está genial, siguen haciendo lo que quieren y hasta se burlan de sus detractores, no podrían manejarlo de mejor manera, diría mi amigo el argentino "a la gilada ni cabida".


Comenzando marzo nos dieron un segundo sencillo con un playthrough en la batería, "Torture Ritual", el cual seguía la línea del primero y en general de todo el álbum. La virtud en esta producción es sin duda alguna esa armonía con la que trabajan, sin referirme a armonía como paz o calma, más bien como una prudencia a la hora de recurrir a todos esos elementos de que hacen de Deathwish algo tan delicioso y de tan fácil digestión. Las entradas son siempre demenciales y crudas, sucios en los breakdowns que en ocasiones sí se sienten como martillazos en las sienes, también gozando de una alta participación de los elementos técnicos en las partes más rápidas, contrastando de modo perfecto con la lentitud de los segmentos de slam que le inyectan de vez en cuando. Otras cosas que le logran meter de manera excelsa son los controvertidos pig squeals (a veces meticulosos, a veces descarados), contaditos toques de un sonido enfocado a lo progresivo bien colocados, todo lo anteriormente mencionado sobre el concepto apocalíptico que da inicio en "External Interference", con esa clásica supuesta llamada de un trabajador del Área 51 advirtiendo sobre la catástrofe que se avecina una vez dichos seres extraterrestres se propongan a invadir nuestro planeta. Ha sido usada muchas veces, sí, pero para el propósito de este disco viene de lujo, como mandada a hacer.

Finalmente, un gancho potente fue añadido a Deathwish para hacerlo todavía más deseable, la participación de tres sujetos de élite en él: un caótico Duncan Bentley (Vuldovynia) en el homónimo y Dickie Allen (Infant Annihilator) con lo propio en "Human Defect", así como Adam de Micco (Lorna Shore) haciendo de las suyas en "Downfall of Humanity", un juego de cuerdas más interesante de lo habitual en uno de los temas que personalmente disfruté como loco. El resto va por su cuenta, atrévanse a escuchar esta bestialidad de Within Destruction con la mente abierta y listos para disfrutar de unas buenas patadas en el cráneo, cortesía de uno de los mejores lanzamientos de slam en lo que va del 2018.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba