16 abr. 2018

"...me deja contento poder volver a escucharlos y saber que han encontrado una plenitud como siempre la desearon, después de una carrera musical tan ajetreada, de verdad se lo merecen..."



  • Genre(s):
  • Alternative Metal
    Post-Hardcore
  • Release Date:
  • 6 / Apr / 2018
  • For Fans Of:
  • Sleepwave, Bring Me The Horizon, Thrice
  • Links:

Hay tantas cosas alrededor del nuevo álbum de Underoath que es un tanto complicado saber siquiera por dónde empezar, por lo que la banda se ha ganado a través de los años y por la desorbitante expectativa que se generó en febrero cuando anunciaron oficialmente la información de Erase Me, el cual marcaría su regreso 8 años después de su último lanzamiento.

Ø (Disambiguation) fue ese último trabajo, mismo que salió meses después de que Aaron Gillespie (batería y voces limpias) dejara de formar parte de la banda y diera paso a una nueva etapa en el estilo siempre cambiante que ha caracterizado a los originarios de Florida, quienes comenzaran como una banda cristiana de metal extremo y sembraran su fase más recordada y alabada hasta después de su tercer material, convirtiéndose en un leyenda para quienes crecimos disfrutando de su arte. Después de eso consiguieron mantener cierta constancia en su sonido pero nunca se estancaron en presentar un material similar a alguno anterior, el más claro ejemplo de esto es precisamente ese disco de 2010, donde la partida de Aaron dio pie a un sonido mucho más oscuro y denso, dos años antes de su inminente separación.

Desde que anunciaron su reunión en 2015, la esperanza que se mantenía en mí y supongo que en muchos de sus seguidores era esperar a que aclararan sus asuntos y aparte de presentarse en shows, decidieran volver a las andadas y producir un nuevo álbum, el cual, en teoría, sería lo mejor en la historia de la banda, considerando que su último trabajo fue el más maduro y completo musicalmente y sumándole el regreso de Gillespie para nuevamente conformar esa alineación épica de aquellos días de antaño que tantos recuerdos me generan. Eso en teoría sería como un sueño hecho realidad, sonaba demasiado bien y al surgir los rumores de este disco solo pude fingir paciencia mientras la ansiedad me mataba por dentro, hasta que se llegó el día. El álbum se anunció junto con el primer sencillo titulado "On My Teeth", con el cual quedé satisfecho pero expectante y no fue hasta que apareció el segundo sencillo de nombre "Rapture" que decidí esperar el resto de Erase Me con otra actitud totalmente diferente, más reservada y contemplativa que nunca.


Hablando de esa mancuerna Aaron/Spencer, dejó de ser esa clase de light - heavy que tanto adoramos en álbumes pasados cuando su enfoque era mayormente hacia el screamo y el post-hardcore, siendo ahora más una clase de complemento homogéneo digno de una de las mejores duplas que haya tenido la oportunidad de escuchar, donde ambos se pronuncian muy bien pulidos, tanto en los gritos como en las partes de los cleans, una de las características más disfrutables en el largo proceso que ha sufrido Underoath para convertirse en lo que son hoy día; menos desfachatez a la hora de evocar sus letras (que siguen crudas y directas, aunque ya desde hace rato sin una proyección religiosa de por medio) y mucha más prudencia al darle ese rumbo ligeramente más comercial que protagoniza gran parte del disco.

Musicalmente siguen tomando una cantidad importante de elementos de diferentes estilos que a veces parecieran unos muy lejanos de los otros, complicando más que nunca el tratar de catalogarlos en tan solo uno o dos géneros. El reconocimiento para ellos al hacer esto es sin duda alguna lograr una mezcla apetecible sin que se pierdan en el intento o terminen haciendo un revoltijo imposible de digerir. Aprovechan recursos de post-hardcore, post-grunge (a veces exagerando notoriamente en la similitud con Sleepwave, el proyecto alterno de Chamberlain), progresivo, industrial y altas descargas de elementos electrónicos y melódicos, entre otras cosas, hacen de su sonido algo muy singular que los destacaría en cualquier escena musical donde se les quisiese relacionar.

Esta peculiaridad no quiere decir que el nivel de complejidad en su composición sea mayor, porque a pesar de mantener cierto nivel de experimentación (también marca de la casa) en las melodías de sus canciones, en general las estructuras me parecieron más simples que cualquier cosa que les haya escuchado anteriormente. Los coros súper catchy y esas muy bien detalladas transiciones sutiles son una demostración palpable de mis palabras.

Erase Me cumple como un disco agradable que sonará de vez en cuando en mi reproductor cada vez que lo ponga en aleatorio, porque sinceramente no me quedaron ganas de dármelo completo de nuevo, siendo que tras algunas escuchadas pude digerirlo y aceptarlo como un regreso decente de un Underoath que se dice por fin pleno en su existencia. No soñaba su renacimiento de esta forma y soy sincero al decir que siento que me quedaron a deber, pero por otro lado me deja contento poder volver a escucharlos y saber que han encontrado una plenitud como siempre la desearon, después de una carrera musical tan ajetreada, de verdad se lo merecen y eso es lo que más cuenta, ya veremos que nos traen para la próxima.

6.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba