2 abr. 2018

"Es de esos discos que puedes escuchar una segunda vez el mismo día y no lo sientes soso ni da la sensación de ser quemado solo por el gusto (o necesidad) de escucharlo de nuevo, revives la misma experiencia tan fresca como la primera vez"




  • Genre(s):
  • Blackened, Technical Death Metal
  • Release Date:
  • 22 / Mar / 2018
  • For Fans Of:
  • Whorion, Belphegor, Hour of Penance
  • Links:
Hay que darle crédito a Order ov Riven Cathedrals, llegar a un nivel muy alto dentro de la cadena alimenticia del tech-death en tan poco tiempo es una hazaña que no muchos pueden lograr, esto se dio el año pasado cuando sorprendieron a los escuchas y levantaron aplausos con su primer disco The Discontinuity's Interlude, ya que se sentía un auténtico fervor de construcción sonora dentro de éste, su título debut.

Como comenté, no es para menos considerando que de la tierra de donde provienen hay muchas más agrupaciones del mismo género que han marcado un sonido demasiado brutal, es una nueva cara que se debe tomar en cuenta cada vez que se hable de buen death metal italiano, que además es de las pocas que comparte el terreno de la técnica al lado de un enigmático blackened con tendencias avant-garde.

Es comprensible que estos muchachos se sintieran completamente halagados al saber que su primer trabajo haya sido recibido con tan buenos comentarios en boca de tantos, porque muchas bandas al tener esta clase de resultado prefieren tomar las cosas de una manera lenta y segura para no cometer el error de producir algo deficiente y ser vistos como unos apresurados o hambrientos músicos por la fama. Ellos hicieron exactamente eso, comieron sus ansias para sacar otro disco en menos de un año y vaya, me alegro que haya sido así porque personalmente considero que Göbekli Tepe opacó considerablemente a la primera huella que dejaron.


Si gustaron del enfoque progresivo del disco pasado, temo decir que no lo encontrarán mucho en este nuevo título; hablando por mí, puedo decir que aunque carezca de ese sonido vertiginoso que por lo general escuchamos en el prog-death, no siento tanto la “pérdida” de dichos elementos ya que se inclinaron por una forma impresionante de entregar disonancias auditivas, aunadas a carnosos riffs de guitarra y devastadoras percusiones que provocan cerrar tu puño y agitar fuertemente tu brazo. Eso es solo la base en lo que todo esto está cocinado, la ambición de la banda fue dos pasos adelante del anterior título y decidieron adornar un poco más su promiscuo nuevo disco con más elementos, tales como pequeños coros y arreglos melodicos que personalmente me recuerdan mucho a las bandas melodic black o si hablamos de un terreno más conocido, seria a Whorion o Empyrean Throne, de fuertes tintes blackened que manchan las composiciones de una profunda negrura que va muy bien integrada con otro gran elemento añadido a la fórmula de estos italianos, un poco de inlcinaciones industriales que no son invasivas ni de ejecución perezosa, pues se perciben de una manera sólida y muy agraciada.

¿Mencioné que Ralph Santolla participó en el disco? Ya saben, guitarrista de bandas como Death, Obituary y Deicide; no obstante de todo lo que incluye el disco, su presencia no se esconde ni se pierde pues encontramos muchas tendencias del más puro death metal de cuando surgió el género. El disco, en general, no se siente en ningún momento plano o carente de fuerza, va directamente al grano en gran parte de su reproducción, habran veces donde las introducciones pueden sentirse solo un poco fuera de foco (algo así como al estilo Mechina), industriales, lentas pero al final muy atractivas), debo decir que hay otros momentos que parecen un sacrificio del tiempo, pues tomaron la libertad de montar audio de diálogo de dos series televisivas, y aunque me gusta ese detalle siento que va un poco en contra de la velocidad y dirección del disco, tal vez como estándares narrativos que sigan la línea lírica del mismo está bien, pero confieso que me tomaron un poco desprevenido, sobre todo por la clase de descarada potencia que posee Göbekli Tepe que me hizo desear más adrenalina para después ponerme un letrero de alto en la cara, el tomarse tiempo de mostrar su libertad en la edición de sonido en un progreso no abrupto, pero poco sutil si desprecias cualquier clase de interrupción entre la conexión de un sonido brutal y tu reacción hacia éste.


Honestamente espero escuchar más de estos chicos en el futuro, que bueno que al final apresuraron las cosas al sacar un nuevo disco relativamente pronto, pero también pienso que tuvieron cierto desinterés en esto, considero que deseaban entregar algo mientras se mantenía fresco. Sonará muy extraño, pero ligo estos pensamientos ya que no se encuentra mucha información de Order Ov Riven Cathedrals, por lo que pienso que, si hacen algo bueno no quieren ser tan reconocidos como otras bandas, simplemente desean hacer música por amor al arte y ese gesto de humildad es algo que aprecio, y que sobre todo se siente en la manera de hacer música, no se percibe forzado ni demasiado pensado, simplemente fluye de manera adecuada. Sin lugar a dudas es muy gratificante escuchar un trabajo así de genuino, y bajo las mismas circunstancias de antes, nadie los esperaba y de nuevo saliendo de la nada para arrasar con todo como cuando se dieron a conocer. Es de esos discos que puedes escuchar una segunda vez el mismo día y no lo sientes soso ni da la sensación de ser quemado solo por el gusto (o necesidad) de escucharlo de nuevo, revives la misma experiencia tan fresca como la primera vez, debido a su impredecible esencia, siempre tomándote por sorpresa, como la naturaleza de la banda misma.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba