7 abr. 2018

Inferi existe para no dar lugar a espacios muertos en sus melodías. Es el gran planteamiento que debían atender y la respuesta de Revenant supera gradualmente todo lo que viene detrás de ellos.



  • Genre(s):
  • Technical, Blackened, Melodic Death Metal
  • Release Date:
  • 21 / Apr / 2018
  • For Fans Of:
  • Arsis, Allegaeon, Virvum,
    The Black Dahlia Murder, Enfold Darkness
  • Links:
“Cadáveres humanos que han sido poseídos mediante magia oscura, obra de un mago tenebroso”.

Lo anterior es lo que puede encontrarse al respecto de Inferi, nombre sacado del referéndum literario creado por JK Rowling. Aunque no hay una relación directa que confirme que el nombre de la banda nacida en Nashville sea inspiración directa de la best-seller británica, explorando la esencia natural que trae implícita su música no parece algo muy difícil de ligar. Y es que sólo basta con reproducir dos pistas por disco entregado para darse cuenta del aire mítico, agresivo, épico y diestro que las creaciones de estos señores proyectan. Es como vivir un rito al filo de la mitología sin perder la materia prima sustraída de la habilidad casi cuántica, de la complejidad irrebatible y de una fusión soldada al fuego entre leyenda auditiva y melodía al dente técnico.

Inferi es sin duda una de las cartas fuertes actuales de The Artisan Era, mención que se sustenta por la gran expectación que ha generado el nuevo lanzamiento de la agrupación llamado Revenant, programado a estrenarse el 21 de abril. Dentro de la cual podría considerarse como la segunda movida de poder en la escena, por parte del sello americano en lo que va del 2018 (la primera con un Augury alcanzando la satisfacción total con su más reciente entrega), se nos ha otorgado la oportunidad de formar parte del banquete y darle un dedazo gigante al pastel para saber a que nos atenemos el próximo mes, por lo que afortunadamente tenemos el placer de extenderles algunas letras al respecto de esta monstruosa y cuantiosa manifestación hecha álbum.


9 son los temas que alimentan el profuso e increíble lienzo de portada hecho por el reconocido artista de fantasía Helge Balzer, marcando lógica y congruencia con las cualidades de la obra. La primera prueba de ello nos la da “Within The Dead Horizon”, ambientada en las alas de la tormenta y el trueno, avivada por una melodía intrigante en orquestación y violentada por una instrumentación bajo el dominio de blast beats ejecutados magistralmente en todas sus formas, un fluido bajo corpulento, guitarras técnicas y oscuras (mezcla perfecta de las influencias de sus ejecutores Malcolm Pugh y Mike Low) y una habilidad en la maleación del gutural sin precedentes. Se nos había manifestado esta pista como adelanto hace un mes en forma de playthrough en el canal de The Artisan Era por parte de Spencer Moore, versión final después de la pre-producción mostrada en el 2017. Si no le han dado un vistazo a tremenda exposición de recursos bien implementados a manos de tan refinado baterista, recomiendo que lo hagan. Visualizar el desempeño del artista dará un mejor ángulo al aprovechamiento del track y del disco en general, concientizando en buena manera la complejidad en la ejecución y en la soldadura de ideas dentro de la creación de Revenant. Desde el inicio es un hecho que la calidad y el buen sonido serán puntos básicos de la reproducción. El puente que se escucha después del minuto 3:50 da tanta sustancia e identidad a la canción que envuelve al oyente y provoca una ampliación considerable dentro de su condición de origen a Revenant.

Sin decrementar el vigor, “Condemned Assailant” se libera entre tiempos no tan negros y más dinámicos, fortalecidos por una cadena de solos de guitarra sumamente melódicos direccionados por una labor rítmica increíble, coronada por una articulación de cuerdas graves en solitario. Ni una línea lirica se repite en la declamación vocal de Sam Schneider, contando la historia de Minos al filo, como un juglar. Estoy personalmente impresionado por la manera bárbara de growlear de este chico, ver sus skills en vivo es un goce. Los low growls que constituyen este corte y “A Beckoning Trial” son contundentes y denotan solidez, es decir, no se escuchan débiles o faltos de fuerza en su expulsión. Además de ello, el resto de los componentes implícitos en el tanto siguiente, se expresan como calamidad a través de sus arreglos sinfónicos y ambientales, procurando por medio de las notas un coqueteo al miedo. Toda fibra es legible y perceptible, no se pierde nada en la proliferación de ingenio. “Through The Depths” vuelve a utilizar el factor del solo en las cuerdas sin caer en la monotonía ya que existe variación en la composición y diversos complementos que nutren el tema.


En este punto pude inferir que, a diferencia de muchos exponentes del género, el punto “solo de guitarra” no es implemento de riesgo, sino un cimiento esencial de todo el trabajo manipulado a placer para un resultado positivo. Tanta fue la confianza de inyectar guitarras en solitario que James Malone de Arsis se involucró en lo lead a esta altura como invitado. La ambientación también se vuelve principio primario de la obra, diluida en buena proporción en todos los desplantes instrumentales y vocales, que rayando con lo neoclásico en ciertos minutos del álbum concretan el estilo melódico, a su vez perfeccionado. “Enraged And Drowning Sullen” es el mejor ejemplo de lo anterior, sobre todo por ese intro chapado al tiempo del renacimiento a punta de órgano y guitarra. Una de mis preferidas desde la primera vez que la escuché. El dobleteo de dos tonos en la guturación (shrieks y growls) por parte de la producción es una movida astuta ya que surte de más corpulencia la experiencia en toda su extensión. “Thy Menacing Gaze” se escucha mucho más melodeath que el resto, muy similar a algunos aportes de Dark Tranquility o Be’lakor, con sus evidentes discrepancias, claro está. Muy remarcado al final, se recupera esa tendencia blackened y technical que de vez en vez se percibe durante la lista. Si hubieran extendido un compás más, el outro hubiera sido perfecto. La más amplia de la entrega toma por título “Malevolent Sanction”, conteniente de riffs finos y un amarre catchy de bajo, arranques de cuerda y bombo.

Principiar con la máscara de una balada para después evolucionar a un pilar de la reproducción, demuestra la pericia que Inferi posee como modelo a la hora de componer. A pesar de la duración, no se encuentran momentos flacos que puedan desembocar en un track lineal, al contrario, hasta un quiebre sincopado se puede escuchar. Creo firmemente que el mejor soleo está aquí. La naturaleza que se adquiere como producto después de todas las técnicas utilizadas en este tanto, es diversa, gallarda y audaz. “Smolder In The Ash” irrumpe con un juego más armónico y sinfónico a su vez.

Inferi existe para no dar lugar a espacios muertos en sus melodías, a un nivel riesgoso de atasque que sólo ellos y unos cuantos más logran dominar con sustancia y sentido. ¿Pero de ahí qué sigue? El desempeño técnico no lo es todo, este disco tenía la tarea de permanecer ahí ofreciéndonos más y mejor definición, pues esa actitud tosca de energía endiablada y demoledora es la que nos entusiasma a la hora de escucharlos. Es el gran planteamiento que debían atender y la respuesta de Revenant es justo lo que necesitas para superar gradualmente todo lo que viene detrás de ellos.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba