28 abr. 2018

A pesar de que dista de ser perfecto y novedoso, es un disco lo suficientemente certero que representa el honorable retorno de un gigante noruego



  • Genre(s):
  • Symphonic Black Metal
  • Release Date:
  • 4 / May / 2018
  • For Fans Of:
  • Carach Angren, Old Man's Child,
    Satyricon, Behemoth
  • Links:
El mayor problema que trae aparejado el dejar pasar mucho tiempo para lanzar un nuevo material, es que sobre la banda inactiva se va creando un aura de expectativa cada vez mayor conforme pasan los años y no hay noticias de música nueva y fresca; las ansias suelen comer a los escuchas y finalmente, si no se es cauteloso, se llega a un punto en el que esa expectativa se convierte en un arma de doble filo, más aún si se trata de una banda de larga trayectoria y renombre. El mejor supuesto es que las expectativas se superen o se mantengan y con ello se retome el camino de éxito hasta ahora trazado, y el peor es que esos anhelos se vuelvan en su contra, porque entre más tiempo se deje pasar, más peligro hay de que el golpe duela más si no se tiene cuidado de retornar a la escena pisando firme.

Hoy le toca a Dimmu Borgir conocer el resultado que trajo su larga ausencia desde Abrahadabra (2010) y el lanzamiento de su nuevo material de estudio titulado Eonian, el disco que rompió ocho años de penumbra y con el que la banda también quiso rendir honor a su propia historia tras veinticinco años de cargar con un nombre ampliamente reconocido, del cual siempre se espera algo digno de escuchar por aquellos que los han seguido durante la mayor parte de su carrera musical.


Sobre Eonian, debo reconocer que a pesar de ser un disco algo interesante, le era imposible cumplir con esas expectativas tan enormes que se generaron durante casi una década de espera, empezando por el hecho de que se dejó pasar demasiado tiempo, lapso en el que la fanbase de la banda se planteaba ideas al por mayor sobre el camino por el que la banda debía seguir, muchos exigiendo un retorno sutil a las raíces, otros que siguieran experimentando, es decir, prácticamente ya era imposible satisfacer a todo mundo, y la banda terminó por hacer lo que ellos consideraron mejor, tomándole poca importancia a lo que por el boca a boca se sabía que se esperaba de ellos.

De entrada, se debe saber Eonian es un material conceptual basado en una filosofía personal alrededor del concepto del tiempo. Tanto la portada como la lírica reflejan a la perfección el anhelo de la agrupación por compartir su perspectiva personal sobre lo que esa figura representa en la vida de todo ser humano, y es algo en que reconozco, le metieron gran empeño a la hora de sentarse a discutir el tema de que debía tratarse su décimo álbum. La canción encargada de abrir el acto, "The Unveiling", impone una pauta que te da una idea certera de lo que Eonian representa. A diferencia de los lanzamientos anteriores, el uso del sintetizador se incrementó para dar a la sinfonía una importancia aún mayor de la que ya tenía en la identidad de la agrupación noruega, el sonido de los coros además le termina por dar un toque escabroso a la voz de Shagrath, quien busca con mucha fuerza mantener con su técnica un sonido que declare que se sigue respetando el estilo de black metal noruego, aunque curiosamente el sonido que termina por recrear en compañía de las guitarras y percusiones habituales ya no emana una atmósfera sombría, sino enérgica e irónicamente algo animada, siendo esto justamente lo que hace un poco interesante a esta nueva entrega. De hecho esto último se logra percibir mucho más en el segundo tema titulado Interdimensional Summit, donde si no fuera por saber que estás escuchando a Dimmu Borgir fácil es creer por momentos que estás escuchando un tema de Épica y su peculiar atmósfera positiva, sea como sea, si la banda sigue encajando o no en los parámetros cada vez menos restringidos del black metal, lo cierto es que su sonido sigue siendo algo que logra encender una llama de interés.


Existen en el disco varios temas que siguen guardando un gran respeto a la fórmula que la banda ya había creado, como "Archaic Correspondence", "Ætheric" y uno de los más enérgicos titulado "Lightbringer", que sin duda darán momentos de felicidad a quienes extrañaban de la banda un sonido similar a "The Chosen Legacy", tema de su disco de 2007, ya que en estos temas se guarda un poco más la compostura en cuanto al uso de los recursos orquestales y corales, permitiendo a las guitarras y a las percusiones liderar un camino en que el vigor logra dejar un buen sabor de boca, además de que se logran entrelazar entre sí permitiendo que el contenido del material guarde una consistencia que solamente se ve eclipsada por el error en que la banda incurrió al tomar la decisión de cerrar el disco con un tema instrumental y lento, "Rite of Passage", que es el tema subsecuente de uno de los más jugosos del disco titulado "Alpha Aeon Omega" en donde la epicidad fue parte esencial de su estructura tras estar plagado de riffs y pasajes que por momentos hacen recordar a bandas como Emperor, además de nivelar con gran cautela los elementos modernos con los de su fórmula pre-establecida, sin saturar el tema ni con unos ni con otros. Honestamente, y a pesar de que la mayoría de los temas guarda una línea musical digna en que se corrigieron los errores del último lanzamiento, también me hubiera gustado escuchar aún más la experimentación que Dimmu Borgir decidió utilizar en "Council of Wolves and Snakes" de donde se deprenden pasajes musicales de música nórdica pre-guerra, que por momentos se cortan por una atmósfera envolvente de guitarras con una técnica de riffs de corte muy old school, y que es el único tema del que se podría decir que la banda puso algo nuevo sobre la mesa.

Dicho lo anterior, más allá de aciertos y errores, lo cierto es que Eonian a pesar de que dista de ser perfecto y novedoso, es un disco lo suficientemente certero que representa el honorable retorno de un gigante noruego que nos hace ver que aún tiene cosas por ofrecer.

7 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba