1 abr. 2018

"si se habla de un trabajo serio y asertivo que lleve las cualidades de su procreador a buen término, Endless está en la cúspide de lo que se puede hacer con el deathcore..."



  • Genre(s):
  • Deathcore, Death Metal
  • Release Date:
  • 13 / Apr / 2018
  • For Fans Of:
  • The Schoenberg Automaton, Fit For An Autopsy
  • Links:
A quince años de que comenzara a sumar esfuerzos y adeptos, el deathcore con manufactura en el 2018 puede todavía ser frenético sin recaer en lo caótico, arrancar furioso con tonelajes de peso encima sin que eso requiera llevarlo a la misma exageración que han ridiculizado ciertas bandas actuales. Justo en el medio se puede escapar de lo genérico y ser elaborado con excelencia si se explotan sus aptitudes hábilmente. ¿Es cuestión de gustos? claro, es la razón por la que siendo de mis estilos favoritos en la música pesada tomo precauciones eligiendo un disco para escucharlo, no se diga para escribir o recomendarlo. Depths no es precisamente una banda australiana sino de Nueva Zelanda, pero como si lo fuera, su discografía no es fácil de despreciar en aquel continente y menos los años que llevan puliendo su oficio. Aunque no me declaro conocedor de su trabajo, The Mortal Compass (2015) es un disco imprescindible de los últimos 5 años en este contexto, sin embargo, tampoco necesito ir más atrás explicando su labor para reconocer su próxima placa Endless como la mejor hasta la fecha.


Con casi un mes de traerlo en reproducción y prácticamente de estarlo estudiando, no vengo a declararlo la piedra angular en la existencia del género ni decir cosas que no son, pero si se habla de un trabajo serio y asertivo que lleve las cualidades de su procreador a buen término, entonces puedo asegurarles que Endless está en la cúspide de lo que se puede hacer con el deathcore y de ahí mucho de lo que obtengamos en otros lados vendrá cuesta abajo. De inicio a fin me es difícil encontrarle debilidades, logran crear autenticidad y retener un concepto sonoro a través de detalles mínimos sin comprometer la dirección. Partiendo de la ejecución tenemos coherencia y substancia, de la mano viene una estructura articulada con un desarrollo legible que no suena como las vibraciones de una aplanadora, con eso hablo de la clara intención depositada en los temas hechos para meterse en tu cabeza y los que están para compensar el lado destructivo del disco, ya que en el empuje de las canciones no se equivocan al ir agregando elementos de interés con el objetivo por inyectarte un sonido agresivo pero inteligente simultáneamente. Más allá de caprichos para sonar diferentes prefieren invertir en cada ventana de oportunidad para enriquecer su modo de ataque y aquí esto es lo que vemos perfeccionado.


Pocas bandas, muy pocas realmente cautivan la esencia de combinar su composición con el death metal y seguir gozando del poderío destructivo de su contraparte, con eso en sus manos Depths logra en gran porcentaje anular la necesidad de insertar breakdowns en medio de la melodía, remplazándolos por momentos arriba y momentos abajo conectados con incesantes blast beats y crujientes riffs, pero lejos de hacer algo predecible en estas secuencias recibimos muchas sorpresas, ya sean arreglos inesperados que matizan lo repetitivo de la batería a esos niveles de rapidez, con jalones de cuerdas y grooves que dejan tambaleando al más resistente, o una pequeña melodía que persiste detrás de la mezcla. En los dos primeros temas (excluyendo el intro “Ptah”) no vemos esto, sino una canción larga que conecta “Apophis” con el breakdown inicial de “Osiris”, son la única referencia que tenemos hasta el momento del disco pero sirven para darte cuenta de lo profundo que pueden trabajar la expresión de aprobación en tu cara siendo apenas el principio. “Setekh” interrumpe la calma con que cierra el tema anterior y admite pasajes esquizofrénicos ayudados de una tonadita muy presente que suma personalidad a largo del disco, pasa desapercibido entre lo que está antes y lo que viene después, pero eso habla de cómo la banda implementa hábilmente sus recursos sin caer en la repetición, haciendo fácil percibir cada track como una continuidad aplastante de variaciones y pasajes. Es por ello que algunos temas se construyen desde abajo y algunos otros los vemos iniciar muy alto.

“Khonsu” y “Ba-Pef” existen en la mitad del tracklist para hacerte saber que llegaste a la parte más obscura, el primero es la versión downtempo de la banda enalteciendo un crescendo con efectos de atmósfera en las cuerdas, donde la batería pronto llega a jugar en par con la línea del bajo y la voz de menos a más conecta gritando hacia la entrada del segundo, dando pase a uno de los momentos más asquerosos, al mismo tiempo te hace reconsiderar en qué punto llevas avanzado el disco, sólo para darte cuenta que ya casi lo terminas. A este punto sobra decir algo sobre los siguientes tres temas, aunque para nada son menos relevantes. Es claro el gran aprecio que tengo por lo que estos dudes tienen preparado y fuera de todo lo que alcanzo a percibir, Endless es la prueba vigente de que más vale tener cuidado con las portadas coloradas salidas en este género.

Escuchándolo es imposible dejar de emparentarlo con los iconos que están detrás, pero una referencia que me entusiasma se atraviesa con mucha claridad, la de The Schoenberg Automaton y sus guitarras brillantes. A lo largo de las canciones veo a Depths devastando todo a su paso manteniendo una actitud creativa en las cuerdas que no es fácil de igualar, si pudieras hacer de esta referencia una versión más definida de los sonidos claves en el deathcore y anular lo que tiene que ver con mathcore o death técnico, obtendrías lo que estos chicos están por lanzar al público. Honestamente no puedo evitar reconocerlo como algo grandioso, pero respetando que al final es cuestión de gustos, si Endless no resulta entre lo mejor que escucharás del año, definitivamente sí es una reproducción obligatoria del 2018.

9 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba