3 abr. 2018

"Con una delicadeza y sobriedad soberanas, nos invitan a ser participes de su recorrido astral, llevándonos por lagunas galácticas, cuerpos celestes, valles universales y puertas a lo desconocido. Una pintura que utiliza las herramientas más precisas y finas para adentrarnos en su belleza."



  • Genre(s):
  • Post-Black Metal
  • Release Date:
  • 30 / Mar / 2017
  • For Fans Of:
  • Nero Di Marte, Alcest, Lantlôs
  • Links:
Uno de los grandes retos a enfrentar por cualquier artista con una trayectoria musical a sus espaldas, es llenar las expectativas del publico y critica con su nuevo material. Siempre que llega algo reciente los músicos se suelen enfrentar a dos puntos de opinión, los cuales para mi suelen ser juicios de valor tibios que no consiguen aportar nada más allá de lo evidente. El primero de ellos es aquel que se limita, a apoyar o no, que el creador siga con su línea tradicional, sin darle mayor innovación a su fórmula. El otro lado del espectro es aquel que busca que el artífice mute con cada entrega y se aburre fácilmente de lo repetitivo. Esto se suele ver con una doble moral bastante arraigada al fanatismo que se promulgue por el autor de la obra en cuestión. Son muchísimos los ejemplos que refutan ambas tesis, debido a que pocas veces se habla del contexto mediático, artístico y publicitario que tienen los materiales detrás. Por eso considero más valioso y rescatable, tratar de expresar lo que representa por sí sola una pieza de arte.

Deadly carnage es un conjunto que lleva más de una década trabajando de forma tímida en el ámbito mundial de la música extrema, pero en este 2018 creo que han logrado dar un salto de calidad que quizá los posicione mucho mejor dentro de la escena. La placa que lleva por nombre Through The Void, Above The Suns, sugiere un sonido hipnótico y prominente, que se rodea de melodías de todo tipo que van creando un aterciopelado manto cósmico. Durante 43 minutos nuestros cuerpos son dejados a un lado, para introducirnos en un imponente y perpetuo recorrido astral, por el vasto e imponente universo del metal.


Este viaje comienza con un atrapante uso de las voces en "Matter", las cuales, con un estilo y tono muy particular, sedimentado en la forma de frasear y entonar, logran generar un interés instantáneo en el escucha, siendo consolidado de forma brillante por un ataque incesante de riffs ominosos que nos integran en las profundidades desquiciantes de sus sombras. El tono opaco y sombrío es revalidado por "Hyle", tema que abre con un requinto con un sabor sureño delicioso, que perfectamente puede llegar a ser parte de algún álbum de Corrosion of Conformity o Fu Manchu, pero luego llega la transición rítmica acompañada por un punteo armónico que despierta a la bestia del abismo y nos adentra en sus fauces, haciéndonos participes de un volcán de sonoridades apabullantes, para luego terminar deshechos en la culminación de la canción.

Continuando por esa inmersiva supernova, llega a nosotros "Cosmic", trayendo consigo melodías cálidas y acogedoras que poco a poco van siendo relegadas por una base rítmica dinámica, aumentando su intensidad a medida que avanza el crescendo, siendo esto un tanto previsible, pero sirve de antesala a la desgarradora y caótica apertura de "Lumis", donde la esencia primitiva de la barbarie es promulgada con gran algidez. Los growls salen a la luz y son bienvenidos, puesto que esa puesta en escena de sus influencias del black metal le dan un condimento muy atractivo a su propuesta. "Ifene" nos consigue transportar a un mundo habitado por las estrellas agonizantes, las cuales con su belleza nos dejan impregnados de su magia particular, abrumándonos con una esperanza conmovedora, siendo esta manifestada en la ultima mitad del track, exponiendo esos toques de shoegaze que recuerdan al Alcest más conmovedor.

Pero todo esto era tan solo la punta del Iceberg de lo que se avecinaba con "Entropia". El desarrollo omnipotente presente en esta pieza, nos deleita con grooves en su prólogo, para luego atascarnos con acordes de trémulo pick, generando esa atmósfera de majestuosidad con la cual han trabajado a lo largo del disco, las notas finales se pueden llevar al intertexto extrapolándolas al famoso y genial cuento de Asimov, "La ultima pregunta", donde la luz se hizo y fuimos uno con el universo. Con una delicadeza y sobriedad soberanas, nos invitan a ser participes de su recorrido astral, llevándonos por lagunas galácticas, cuerpos celestes, valles universales y puertas a lo desconocido. Una pintura que utiliza las herramientas más precisas y finas para adentrarnos en su belleza.


8.5 / 10



¿Cuál es tu opinión?

Copyright © 2018 RTMB


Ir Arriba